sábado, 21 de julio de 2018

No sin música

Viernes, 18,30 horas, Cuesta de las Calesas... Bajamos andando hacia Cádiz centro... y nos sorprende un ruidazo de guitarras, baterías, voces, ... que casi nos hace taparnos los tímpanos... Ah, es el festival No sin Música que se está desarrollando en el muelle... Vaya tela!.

Les hablaba yo el otro día de cómo los idiotas se han apoderado del gobierno de este país. Pues eso; que sí, que vale, que sólo son las seis y media de la tarde... Pero, de verdad, de verdad, hace falta que la música esté a ese volumen?... Recuerdo que el año pasado ya hubo quejas de los vecinos de los edificios colindantes por eso, por el volumen de la música. Pues nada, si no quieres pan, toma dos barras... Anda que el ayuntamiento de Cádiz ha tomado nota... Para que ustedes se hagan una idea: si a nosotros el volumen de la música nos molestaba casi, casi arriba de la Cuesta de las Calesas, ¿qué no será los pobres diablos que están a pie de escenario?... Y los vecinos, pues figúrense...Insisto: ¿de verdad es necesario que el volumen de lo que tocan sea tan, tan alto?...

Dudo que el centro de Cádiz sea el mejor sitio para celebrar este tipo de conciertos; ya saben ustedes que el puerto de Cádiz está en el mismo centro de la ciudad... Y dado que la falta de calidad de mucho de los grupos actuales de música lo quieren suplir con los altavoces puestos al 2000%, creo que deberían de buscar un sitio algo más alejado para la celebración de estos conciertos. Añádanle a esto que, si no idiotas, al menos parece tontos los gobernantes del Ayuntamiento, porque pese a las quejas de otros años de los vecinos, con toda la razón del mundo, ahí están, tan tranquilos, no pasa nada, en una demostración más de cómo esta gente de Podemos son "distintos" de la casta (sic)....

A mi parece estupendo la celebración de conciertos, ó de lo que sea, que atraigan a la gente a la ciudad; es bueno para la ciudad misma, para hosteleros, turismo,... todo. Pero creo que se debería de controlar el volumen, porque no es nada normal lo altísimo que lo tienen... Sinceramente, creo que incluso a la cuarta parte de cómo está se escucharía y disfrutaría perfectamente... Aunque claro, ya no podrán así disimular la falta de calidad de la que adolecen, que creo que es donde está el quid de la cuestión... Independientemente de unos políticos sordos, mudos y tontos... sean del color que sean.

En fin, como el título del libro, "España... destino tercer mundo".

sábado, 14 de julio de 2018

País de idiotas

Estoy llegando a la conclusión de que en este país tenemos una habilidad especial para elegir como dirigentes a los más tontos ...

Se habrán enterado de la última moda: Málaga, ciudad de... "despedidas de solteros". Con las consecuentes, y previsibles, consecuencias, claro, como no podía ser de otra forma: gritos, ruidos, peleas, molestias al vecindario,... Un despitote, oiga...

Pero, ¿y el Ayuntamiento?... Pues lo esperado; ó sea, nada, de brazos cruzados... Hombre, ya saben ustedes, es que en cualquier país occidental, avanzado y moderno, lo "normal" es eso: niñatos corriendo desnudos por la calle; broncas en el mismo centro de la ciudad; cánticos a voz en grito;... Vamos, los españoles estamos hartitos de ver eso mismo cuando viajamos a París, Roma, Londres,.... O sea, que para qué vamos a actuar aquí...

Como ya saben que todo lo anterior es ironía, porque no pasa en las ciudades occidentales de este hemisferio, habrá que llegar a la conclusión de que tenemos como políticos a los más tontos del mundo, cuando permiten y toleran lo que ningún otro dirigente de otro país ni permite ni tolera. Aquí, después de cuarenta años de dictadura militar, se quiere batir el récord mundial de tolerancia; así que no pasa nada si los ingleses en Benidorm destrozan comercios, niñatos en Ibiza la lían cada dos por tres, idiotas se matan haciendo "balconing", y etc, etc, etc...

Ayer, veo en la Sexta, en TV, un reportaje sobre el escándalo de Forum Filatélico, con las pérdidas millonarias de miles de ahorradores de buena voluntad... Bueno, pues los dos señores que ven ustedes arriba, en la imagen que encabeza esta entrada, los dos, repito, aparecen (año 2006) ante las cámaras diciendo que se les va a resarcir a los clientes de esa entidad financiera de las pérdidas que han tenido por la intervención que se ha hecho por parte del gobierno socialista, que eso no va a quedar así ¡Los dos!. El resultado ya se lo pueden imaginar: doce años después, aún se está esperando que hagan algo, lo que sea, pero algo... Ni uno ni otro... Así nos va, claro, en cualquier faceta que se mire, un desastre, se mire por donde se mire...

Hablaba yo no hace mucho por aquí de las tardes de gloria que nos iba a dar Carmen Calvo, la incompetente ministra de Igualdad del nuevo gobierno socialista... No ha tardado mucho: "Si una mujer no dice sí, todo lo demás es no".... Estupendo, doña Carmen: ahora hay que demostrar eso, ¿no?... Ó simplemente, en un estado de derecho, porque una mujer diga que ella no ha dicho sí, eso ya va a misa, y se puede condenar al varón, sin más pruebas ni nada... Qué se hace a partir de ahora: se firma por los dos miembros de la pareja un contrato, en el que ambos firman?... ¿Se graba un vídeo en el que ambos dan su consentimiento?... ¿Se busca testigos del sí de ella?... Y lo peor es que esta señora se quedó tan pancha y tan satisfecha de lo que había dicho... Un genio, oigan...

En fin, vaya país!

viernes, 13 de julio de 2018

Vestuario de verano

Odio las camisetas de tirantes... Mejor dicho, odio a los hombres que para salir en verano a pasear  por la calle, se ponen una camiseta de tirantes... Me parece de un mal gusto y una mala educación impresionante, de verdad... 

Las camisetas de tirantes están muy bien en tu casa, cuando aprieta el frío en invierno; para eso se inventaron, ¿no?... Pero como se ve ahora, en tiempo de calor, a tantos hombres, ya sean jóvenes, ó, peor, maduritos,... paseándose con su barriguita cervecera por la calle Real, por ejemplo, me parece de un horterismo galopante.... ¿Qué tiene que ver, digo yo, la libertad de vestirse como cada uno quiera, que para eso estamos, se supone, en democracia... con esa empanada mental que se tiene hoy en día a la hora de vestir?...

Si encima el sujeto se acompaña con un bañador... eso ya es de multa, oigan... No lo puedo soportar: el "uniforme" camiseta de tirantes +  bañador debería estar, directamente, prohibido... So pena de sanción y cárcel... Porque, a ver, ¿a alguien con la cabeza en su sitio se le ocurriría aparecer en la playa... con chaqueta y corbata? No, ¿verdad?... Alguien con las neuronas en su sitio iría a una boda... en calzona y chancleta?... No creo, verdad?... Pues eso... ¿Cómo se puede utilizar de prenda de paseo una camiseta de tirantes?... No me lo explicaré nunca...

Eso pasa como con esa moda que veo mucho en Cádiz en esta época veraniega de ir, por ejemplo, en pleno Campo del Sur... simplemente con el bañador, sin nada por arriba (en el caso de varones, claro)... Mire usted, el bañador está muy bien en la playa ó en la piscina; fuera de ahí, como que rechina... Pues resulta que a esta moda tan nefasta se han apuntado con un entusiasmo juvenil... muchas personas mayores. ¡Hay que joderse!... Así que, para desgracia de la vista, se puede usted encontrar a un señor mayor ya con setenta años, con las carnes no precisamente prietas, sino, seamos sinceros, hecho un asquito... y tan tranquilo el tío, encantado de la vida, como si todos estuvieran admirando su silueta... Y si no le entran a uno ganas de vomitar, pues casi, casi, con "eso" enseñando su cuerpo "esplendoroso" (sic)... Pero esos señores no saben lo que es el sentido común?...

En fin, ya ven, no todo en democracia es bueno; el horterismo galopante, la falta de sentido común a la hora de vestirse, impera en estos tiempos de libertad. Para nuestra desgracia....

lunes, 9 de julio de 2018

Playa, agua, y despilfarro

Fuimos este sábado, por primera vez este año, a la playa, a Camposoto... Ya saben ustedes que el desapacible tiempo que ha hecho hasta hace nada, no animaba, precisamente, a darse un chapuzón...

El sábado, sí, hizo un día de bastante calor; así que después de unos churritos y cafelitos, allá que nos fuimos, no demasiado cargados puesto que lo que hacemos, generalmente, es andar...

Por una vez, y sin que sirva de precedente, no había demasiadas olas en Camposoto. Supongo que será por la fisonomía del terreno en el que está; pero como sabrán ustedes si suelen ir allí, es raro que no haya un exceso de olas, aunque no sople viento alguno... Me di el primer chapuzón, breve, porque aunque hacía bastante calor, el agua estaba fría, casi helada, el sol no había tenido tiempo aún, supongo, para calentarla algo...

Tuvimos suerte, y como aún no eran las once de la mañana, pudimos aparcar bien, sin problemas, aunque no había ya demasiado aparcamiento libre; de hecho, las pocas plazas disponibles a nuestro lado se ocuparon enseguida... Y como la playa la están regenerando ahora de arena, había una parte de ella con muchas piedras que hacía incómodo pasear por la orilla... Otra parte estaba bien, hasta llegar a la última pista, que estaba ya cortada, porque algo más allá estaban las máquinas... Misterios de este país: porqué las obras, sean de lo que sean, empiezan siempre tarde y mal... Mira que ha habido tiempo desde que acabaron aquellos temporales que destrozaron las playas. Pues nada, ¿cuándo se empieza?... Cuando la gente, turistas incluidos, empiezan a frecuenta la playa, dado el calor que hace... Fenómenos paranormales, oigan..

Al irnos, duchita para quitarnos la arena de encima... Pero hubo que esperar, claro; porque aquí, en Camposoto, una de las diversiones de los niños es... usar las duchas más próximas a la arena para jugar. Y eso pasó: varios niñ@s se divertían a grifo abierto. Supongo que mientras, sus papis y mamis, estarían regodeándose a unos metros, viendo lo bien que se lo pasaban "sus niños" mientras esas duchas no paraban de echar litros y litros de agua. Y claro, díganles ustedes algo: si tienen suerte, los niños no le harán ni puñetero caso (ya saben, estamos ante la generación más preparada de nuestra historia...); y si no la tienen, les aparecerá por allí el macho alfa de la manada, guturándoles que sus niños hacen lo que a ellos les salga de los cojon... que para eso son sus hijos, y los tienen muy bien educados. Claro, como debe de ser...

Desde este modesto espacio, me atrevo a hacerle una pequeña sugerencia a nuestro querido Ayuntamiento: ¿no se puede limitar de alguna forma el uso de las duchas?... No sé: que la policía local de vez en cuando, se de una vueltecita; poner el primer minuto, gratis, pero a partir de ahí, que haya que pagar un euro... Porque, claro, lo de educar está muy bien... pero como no se hace, vayamos a cosas más prácticas...

Porque, ¿cuántos litros y litros de agua se pierde cada día en la playa por culpa de los niños que usan las duchas como salón de juegos?...

En fin, aquí lo dejo...


lunes, 2 de julio de 2018

Ilusión y magia

Volvimos hace un par de semanas a Disney-París... Y sentí de nuevo esa magia, esa ilusión, esa alegría de estar en un sitio deslumbrante, que no parece de este mundo...

Uno, como ustedes saben, tiene ya una edad... Pero eso no disminuye ni un ápice, sentir, cuando se está en ese mundo hecho para los más pequeños, sentir, digo, que ha sido transportado a otro lugar maravilloso, muy distinto de aquel en el que sobrevive como buenamente puede...

Hace ya como cinco meses que tuve el sueño de, en compañía de la familia, parejas incluidas, hacer este viaje. Dicho y hecho... Comentado con ellos, todos estuvieron encantados... Y mi hija, Belén, con la ayuda de Desi, mi nuera, se encargó de todo: viajes en avión (con billetes muy baratos...); estancia en uno de los hoteles del parque (el Sequoia, magnífico; ya lo conocíamos de una vez anterior...); transporte aeropuerto.hotel; comidas en el Parque;... En fin, que todo estuvo magnífica y estupendamente organizado...

Llegamos un jueves, cerca de las dos de la tarde; y nuestra estancia se prolongó hasta el lunes siguiente, por la tarde... Y todo, repito, todo, ha sido como vivir en un sueño; todo ha salido muy bien, sin fallos, con una convivencia genial entre jóven@s y menos jóven@s; y uno ha disfrutado, lo tengo que repetir, como si tuviera cinco, ocho ó diez años... 

Porque cada dos por tres se me iluminaba el alma cuando veía a esas "niñas" abrazándose con cualquiera de los personajes animados que pueblan el Parque, con una sonrisa que hacía palidecer al mismo sol... O cuando nos montábamos en cualquiera de las muchas atracciones de allí; o cuando compartíamos la comida en el restaurante-buffet que ese día nos tocaba; o cuando nos hacíamos alguna de las dos mil fotos que nos hemos traído; o cuando veíamos esa cabalgata de luz, color, música y ensueño que cada día a las cinco de la tarde recorre Disney; ó cuando disfrutamos, admirados, de ese espectáculo de fuego que representan cada noche a las once...

Porque allí, en el Parque, todo es ilusión, alegría, dinamismo, fantasía,... En un mundo oscuro, tenebroso y cruel como es éste que nos acoge, visitar Disney es transportarse al cielo en la Tierra, a sus películas que tanto disfrutamos, a esa otra vida en la que nuestra alma de niño, quizás escondida en más ocasiones de las necesarias, resplandece y se muestra tal y como es: divertida, soñadora, infantil,...


Han sido unos días de magos, de Aladine, de Sirenita, de Micky, de Ligh Buss Year, de risas, de alegría, de encantamientos, de convivencia, de Pinocho, de Peter Pan, de Capitán América, de cansancio, de sueño, de ilusiones cumplidas, de sueños vividos, ... De pensar, quizás,... ¿en volver?...

Ha sido una ilusión cumplida; el mejor viaje nunca hecho.

viernes, 29 de junio de 2018

El ser humano

La capacidad del ser humano para hacer el tonto, el idiota, ó como se quiera llamar, parece, lamentablemente, infinita...

Escuchar que un grupo de jóvenes varones se hace llamar la "nueva manada", hace que uno se plantee hasta dónde puede llegar nuestro grado de imbecibilidad ... Porque, vamos a ver, ¿los miembros de estos tontos del culo qué es lo que admiran de esa otra manada, famosa por haber violado a una chica?... ¿Qué aspiran a ser en esta sociedad infame que entre todos estamos creando: delincuentes?; ¿violadores?;...

Es que, no sé, pero no alcanzo a comprender los pensamientos estratosféricos y profundos que han llevado a estos muchachos a, un día, reunidos entre ellos, conversando (supongo), debatiendo (esto es más difícil, visto el nivel...) cómo se iban a llamar, a alguno de estos inteligentes se le ocurriera, de pronto, y con  un grado de genialidad difícil de encontrar en la historia, dijera: "¡Ya lo tengo!.. ¡La nueva manada!...."... Y el resto de sujetos en vez de freírlos a torta limpia, lo aprueban por unanimidad, exultantes ellos, felices por encontrar el nombre de un grupo.... que está formado por violadores. ¡Acojonante!.

Qué triste que no quieran emular a ningún científico, investigador, poeta, músico, artista,... de esos grandes personajes que, afortunadamente, también hay y ha habido entre esta especie monstruosa que somos el ser humano... Qué preocupante que este grupo de jóvenes no quieran emular a los miles de voluntarios que entregan sus vidas a y por los demás, en España, en África, en el mundo... Qué mundo estamos formando cuando el mal es admirado y soñado...

Qué futuro estamos diseñando?...


miércoles, 27 de junio de 2018

Madrid

Estuvimos este fin de semana en Madrid. Un viaje cortito, autobús de madrugada el sábado, día entero allí, y vuelta el domingo al mediodía para acá... Breve, pero intenso.

Habíamos quedado buena parte de los Salseros Invencibles para arrejuntarnos y ver el colosal espectáculo de El Rey León, que, como saben, sigue incombustible en el Teatro Lope de Vega de la capital; y visto el lleno que había en nuestra sesión (sábado, seis de la tarde...), me parece que aún le queda tiempo de actuación... Gracias a Dios, añado, porque es un musical ex-cep-cio-nal... En cuatro palabras...

Reconozco que fue una paliza; ya pueden ustedes imaginarse que hasta Madrid son unas cuantas horas de autobús. Pero debo de reconocer que no se me hizo pesado, con las dos paradas por trayecto que se hicieron, para estirar las piernas y comer algo... Uno de las sitios de parada a la vuelta fue, además, en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real), en cuyo gran balneario estuvimos hace unos años con la familia de mi amigo Juan pasando unos días; así que me trajo bellos recuerdos.

La estancia en Madrid fue en el hotel de 4* Eurobuilding 2... Digo el nombre para que ustedes lo retengan en la memoria, y lo recuerden: cuando tengan la dicha de ir a Madrid, NO se alojen en este apartahotel... No es que sea malo, sino pésimo; y pongo lo de las estrellas para recalcar que en absoluto se corresponde esa categoría con lo que allí se encontrarán: un desastre. Se ve que el director, gerente, ó lo que sea que lleve el negocio, no tiene la profesionalidad debida para mantener un hotel en las mínimas condiciones exigibles de habitabilidad; y no digo que es un impresentable por no insultar... . Instalaciones viejas y abandonadas; grifos de ducha que se rompen; toallas sucias en la habitación; la comida es para, directamente, echarse a llorar; agua fría para ducharse (supongo que para fortalecer el espíritu...); atención del personal muy, muy mejorable;... En fin, uno no entiende de dónde saca este hotel esas cuatro estrellas. ¿No hay en este país nada ni nadie que supervise esas cosas?....

Quitando esta mala experiencia, el resto fue estupendo: en el teatro estábamos muy bien ubicados; el musical en sí, como supongo que sabrán, es una gozada; la diversión y el buen humor entre nosotros estuvo garantizado; la comida de vuelta, incluida en el precio de la excursión, fue espectacular; el domingo por la mañana, antes de la vuelta, incluso tuvimos la oportunidad de acercarnos al Santiago Bernabeu y hacernos unas fotos (en contra del criterio de Antonio, colchonero reconocido...)...

En fin, que gracias a Manolo, Charo, Ana, Miguel, Loli, Domingo, Antonio, Carmen, Luis, Tere, ... y consuegros viajeros de algunos de ellos, que nos hicieron pasar un fin de semana fantástico...