miércoles, 20 de septiembre de 2017

Padilla y la bandera

Qué aburrida está la gente, por Dios... Hay algunos, y algunas, que tendrían que apuntarse con sus hijos a las actividades extraescolares, ahora que acaba de empezar el colegio... A ver si así no tiene tiempo para aburrirse...

Les supongo debidamente informados del "affaire" del torero Juan J. Padilla: tras una faena, alguien del público asistente le lanza al ruedo una bandera de España, que el torero, ni corto ni perezoso, y como suele ser normal en estos espectáculos, se la pone, mientras saluda a l respetable... Y se armó el belén, porque resulta que la bandera era "franquista"...

La diputada andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, ha saltado como una fiera, acusando al torero de "exaltar el fascismo"... Y luego ya han salido en tropel, redes sociales incluidas, tropescientas mil personas poniendo verde a Padilla. Y yo, sinceramente, me quedo pasmado...

A ver, almas cándidas: hacer un esfuerzo grande de imaginación... En el improbable caso de que hubieran sido cualquiera de ustedes, de los críticos, el torero (que sí, que ya sé que eso es imposible...), ¿qué hubieran hecho en ese momento?... ¿Coger la bandera, mirarla de cerca, estudiarla, y percatarse de que la bandera que le han dado es "constitucional?... ¿De verdad, de verdad, que cualquiera de ustedes, sin dudar, se hubieran puesto a estudiarla antes de colocársela al cinto?... No lo creo...

Ustedes, sean sinceros, hubieran hecho lo mismo que el torero: cogerla, y lucirla. Y vamos a dejarnos de tonterías... Con la adrenalina a cien, la tensión del momento, la sangre volando por las venas tras enfrentarse a un toro, miles de personas mirando y aplaudiendo... el pobre de Padilla hizo lo que cualquiera hubiera hecho en su lugar, ponérsela y pasear con ella. A quien coñ... se le va a ocurrir que esa bandera es fascista y preconstitucional... 


Que se digan cosas como que "es una vergüenza que esto siga pasando y no pase absolutamente 
nada" ante una cosa como ésta, me van a perdonar ustedes, pero me parece a mi que esto es sacar los pies del tiesto, como suele decirse, ¿no?... Pero doña Teresa, ¿usted qué quiere?; ¿fusilar al torero?; ¿darle cien latigazos?; ¿encarcelarlo?... La culpa será, en todo caso, del sujeto que lanzó la bandera... no del pobre Padilla que se limitó a hacer lo que, hay que reconocerlo, todos hubiéramos hecho en esas circunstancias... Y lo demás, como se dice en Cádiz, son pamplinas de la plaza Mina..

En fin, que hay que sosegarse un poco, tranquilizarse... Y apuntarse a actividades extraescolares.

lunes, 18 de septiembre de 2017

La condición humana


Me avergüenzo de pertenecer a la raza humana. 

La Naturaleza, que casi siempre acierta en sus designios, se equivocó con nosotros, haciéndonos evolucionar del mono, y no, por ejemplo, yo que sé, del perro... No sé si habrán ustedes visto alguna vez algún documental que les haya mostrado la crudeza de una batalla entre monos; yo sí, y es espeluznante la sangre y la crueldad de las imágenes, de tal forma que no creo haber visto algo tan horripilante (hablando sólo de animales no humanos, claro...), Pues de tales fangos...

Les supongo enterado de la evacuación de españoles de la isla de San Martín, en el Caribe, por los efectos del huracán Irma. Una de las afectadas, ya en Madrid, decía:

"Ha sido horrible. No solo la fuerza del ciclón, que eso ya fue terrible, sino el caos y la inseguridad y los robos posteriores al ciclón", ha asegurado a RTVE una de las evacuadas nada más bajar del avión. "Ha sido bastante duro, sobre todo los dos primeros días porque no había ningún orden, la gente estaba robando, llevaba armas…". Ver, por ejemplo, aquí...

¿Pero en qué mundo de locos y desquiciados vivimos?. En una situación de emergencia, de catástrofe, de caos, cómo puede haber gente, se supone que seres "humanos" (?), dedicados al saqueo, a la rapiña. al amedrentamiento de personas asustadas, débiles, que ven peligrar su vida por esas descomunales fuerzas desatadas de la Naturaleza?. 

"La gente estaba robando, llevaba armas...". Pero, ¿qué mundo es éste?; ¿qué legado estamos dejando a nuestros descendientes?.  Esos animales con patas que portaban armas, ¿en qué demonios pensaban mientras el huracán destruía todo a su alrededor, y hombres, mujeres y niños luchaban por su salvación?... Me quedo sin palabras cuando leo este tipo de noticias; es tan... incomprensible, tan penoso, tan triste,..

Este año hace ya un siglo desde la finalización de la primera guerra mundial; cien años ya... Y setenta y dos, desde la segunda, que tantos y tantos millones de víctimas se cobró... Pues parece mentira, pero mira uno la violencia que se desata a diario en el mundo, y parece estar leyendo en los ojos de buena parte de esta humanidad perturbada el deseo de que estalle otro conflicto a nivel global. Y visto los derroteros que esto está tomando, hay veces que uno piensa que casi puede ser lo mejor... Que todos nos vayamos, de una maldita vez, a hacer puñetas....


sábado, 16 de septiembre de 2017

Viernes

Pues fue ayer, viernes, un día de... contrastes. Por la mañana, me enteré de la tristísima noticia del fallecimiento, inesperado, de un gran compañero de trabajo; aunque no compartimos sitio directamente, sí teníamos de vez en cuando algún contacto... Él me llamaba para alguna cosa, y yo, para alguna gestión que necesitaba. Y siempre, con una gran amabilidad y trato. Porque Pepe Màrquez era así, una persona servicial, dispuesta, humana.

Me lo encontré en el cine hace unos meses, aquí en San Fernando, no recuerdo ya si al entrar ó al salir; era una película, creo, de los X-Men ó de los Vengadores, al que parece que era muy aficionado... Y aunque ya digo que el contacto entre nosotros era más telefónico que en persona, me alegré mucho de que compartiéramos esos gustos, y esa charla. Sé, me consta, que ha dejado un gran vacío entre sus compañeros de trabajo, de oficina. Lo ha dejado en mi, así que entre los que lo conocían más profundamente, ni lo puedo imaginar... Descansa en paz, querido amigo...

Y por la tarde, en el Centro de Congresos, acudí a la presentación de la novela "Callejuelas. Ni olvido, ni perdón", del "nuevo" escritor Alfonso Pavón. Fue un acto bonito, entrañable, ameno. La presentación corrió a cargo de Ignacio Bermejo, concejal del Ayto de San Fernando; y Antonio Díaz, escritor, pero que está especializandose en presentaciones, ya que también lo ví presentando Isla Cultura, hace un par de meses... La sala estaba llena, lo cual, tratándose de la presentación de una novela, y en esta España de nuestros dolores y de tanta, tanta incultura, , ya es sorprendente; y se pasó el tiempo entretenido, escuchando a los diversos participantes, y prestando atención a cómo Alfonso iba desgranando el porqué del libro, que él mismo cataloga de novela histórica, pues, si bien la trama que se narra es imaginaria, los datos que se proporcionan sobre la época en que discurre (los años treinta del pasado siglo...), sí son verídicos, dejando para las generaciones venideras la memoria de cómo era la vida en La Isla de esos años. Antes de que el natural e inevitable fallecimiento de sus protagonistas la hagan desaparecer... Acabó este acto con un par de canciones del cantautor Paco Luque, que me encantaron...

A Alfonso lo conozco también desde hace bastantes años, ha sido compañero en Diputación, aunque en otras Dependencias; jubilado desde hace un tiempo, ya le dicho a él personalmente que me tiene totalmente sorprendido, porque desconocía yo esta faceta literaria suya... A tal punto, que aquí lo tienen, presentando la que es su primera (y seguro, que no última....) novela. Una novela que, estoy seguro, será todo un exitazo, de lo cual yo me alegraré un montón. La iba a comprar al finalizar el acto, para que así me la pudiera dedicar; pero había tanta, tanta gente ya para comprarla, que me dije: bueno, ya haré que me la regalen, y como suelo coincidir con él en bastantes actos culturales, ya me la firmará y dedicará...

Recuerden: "Callejuela. Ni olvido, ni perdón". Cómprenla, segurísimo que les gusta... Y a Alfonso, mi enhorabuena más grande por esta publicación, me alegro muchísimo...

En fin, como les he dicho, un viernes lleno de contrastes: tristeza por un lado; alegría por el otro.



jueves, 14 de septiembre de 2017

Raro, no?

Como creo que les he dicho en otras ocasiones, vivo en la calle Real, en San Fernando; y como creo que ya sabrán la mayoría de ustedes, algún siglo de estos, se supone, pasará el anhelado tranvía por ahí...

El caso es que, debido a esto, a los vecinos que tenemos garaje en la dicha calle Real, nos han dado una pegatina que debemos llevar visible en el cristal delantero del coche, y que nos sirve como autorización de paso. Y nos dicen también por qué calles anexas debemos llegar al garaje. En nuestro caso, por Argüelles...

Eso está muy bien; aunque a los usuarios del garaje comunitario nuestro, por ejemplo, nos cae más cerca la calle Terán para llegar... Supongo que los doctos funcionarios que han seleccionado las calles tendrán razones que los probos ciudadanos ignoramos, para hacer la selección de calles de acceso que han hecho; ya saben aquello de "doctores tiene la iglesia...".

Lo curioso del caso, y es a lo que voy, es que en mi bloque, abajo, han abierto hace unas cuantas semanas ya una tienda de estas de todo a 100, a 200, a 400, a 500, a 600, etc... (vamos, un moro; aunque no quiero decir lo de moro no vayan a acusarme de racista....). Y observo perplejo que la "fragoneta" que usan para acarrear mercancías no utiliza la calle Argüelles para llegar y salir, sino ó Terán ó la misma calle Real... Y para salir, da media vuelta, y sale por esta última... en dirección prohibida, porque hay un disco que lo indica...

Y ahí es donde me surgen las "preguntas": por ejemplo, ¿los vecinos somos más tontos que este comerciante?; ¿las directrices de tráfico varían en función de quién sea?; ¿al encargado del comercio no se le han dado las instrucciones de circulación por la calle Real?; ¿hay algún inconveniente de peso para que los vecinos podamos acceder por Terán, y salir por Arguelles?; ¿hay comerciantes con dispensa para saltarse a la torera las normas de tráfico?,...

Por cierto: rogaría "a quien corresponda" se diese una vuelta por Arguelles, que hay veces que se convierte circular por esta calle en un circo: hasta tres furgonetas he contabilizado allí paradas, dificultando el tráfico de los que nos vemos obligados a ir por ahí; y si no, coches estorbando; y sino, motos;... En fin, un pelotazo...

A ver si hay suerte...

miércoles, 30 de agosto de 2017

En fin...

Leo unas declaraciones de un consejero de la Generalidad catalana (sí, verán, ustedes cuando hablan de Londres, hablan de Londres, no?... No de "London")...

No sé si es el de Interior, ó de otra cosa. El caso es que respondiendo a una pregunta que le hacen sobre esto de los atentados, el hombre dice, y se queda tan pacho, que es que los ciudadanos catalanes le piden que sean los "mozos" (para que ustedes me entiendan, los mossos...) los que investiguen estos atentados... Fíjense bien en el detalle: los "mozos", ein?, es decir la policía autonómica catalana.. No la guardia civil, ni la policía nacional,... No, no, "su" policía.. Que es que "se lo piden" los ciudadanos...

Y claro, ante esta manifestación popular; ante esta petición de los "ciudadanos" catalanes; ante esas personas que cuando él va en su coche oficial, se lanzan temerariamente contra dicho coche, pidiendo, rogando, llorando, gritando,... que sean los mozos, que sean los mozos,... los que investiguen, él, probo hombre, qué va a ser... Oiga, que no le dejan ni respirar, que él va, un poné, por la calle, paseando tranquilamente, y la gente se le acerca, le abrazan, le agarran, y le piden, le exigen, le ordenan, que tienen que ser mozos, oiga, los que indaguen, averigüen, investiguen... Que se olvide de los guardias civiles, home, que ni se le ocurra llamar a la policía nacional, que donde estén unos buenos mozos de escuadra, hombre ya, que quien va a investigar mejor...

Ya ven ustedes, amables lectores, el nivelazo de la política autonómica catalana... Oye, y el tío, después de esto, se quedó tan pancho...

viernes, 25 de agosto de 2017

A las andadas... con el ruido

Lo de los hosteleros españoles y el ruido empieza a tener tintes de... paranoia. 

Diario de Cádiz de hoy:  "Lo que hacemos aquí es generar empleo y trabajar para comer, y siempre habrá quien se queje", dice un tal Guillermo Barranco, encargado del M2, un bar sito en la calle Manuel Rancés, de Cádiz...

Lean bien: ""Lo que hacemos aquí es generar empleo y trabajar para comer, y siempre habrá quien se queje"... Y qué?... Usted está diciendo que, para que usted gane dinero, los vecinos tienen que aguantarse y no poder descansar?. ¿Eso es lo que quiere decir?... Porque me da la risa eso de "generar empleo"... Seguramente, y no creo que me equivoque mucho, donde tendría que haber, un poné, cuatro camareros, usted tenga uno, sobresaturado y de mal humor, que suele ser lo "normal" (?) en estos establecimientos hosteleros, que generan mucho ruido, muchas quejas... y pocos empleos. Y sigo apostando: seguramente, tendrá unos precios desorbitados (no sé, un botellín de coca-cola, un poné, a tres euros...); y la atención que se preste al cliente será... horrorosa, como también es normal en esta zona, en el que cualquiera, repito, cualquiera, es camarero, viste estilo quinqui, el trato deja bastante que desear, y la amabilidad... vamos a dejarlo.

A mi me da una pena de los hosteleros del Norte de Europa, de los países escandinavos... Porque dado que allí lo que prima cuando uno entra a tomar algo en un bar es el silencio... habrá que suponer que estos dueños de bares no ganan dinero, sino incluso "les cuesta" dinero de su bolsillo mantener abierto el bar... Porque si no hay ruido, es que es imposible tener un sitio de hostelería abierto... al menos, aquí, en España.  Así que "ni generan empleo ni trabajan para comer", porque no puede ser, es imposible, sin ruido que moleste... 

Aquí ya se sabe, lo importante es el clin-clan de la caja registradora, qué más da que los vecinos ni duerman, ni descansen. Ya se sabe, "ande yo caliente...". Qué barbaridad, por Dios, que en una ciudad turística sus vecinos quieran poder descansar, vamos hombre, qué se han creído... Cómo se va a crear empleo así...

No entiendo cómo los países nórdicos ya mencionados tienen menos paro que aquí, en España, en el que hay tantos y tantos establecimientos hosteleros "creando empleo y trabajando para comer"... A este Guillermo Barranco habrá que mandarlo para allá, a que imponga un poco de orden...

jueves, 24 de agosto de 2017

Atentado

Se queda uno, no sé, grogui, con estos atentados, con la muerte de tanto inocente, con la sangre derramada, con el desasosiego de estar ante una historia que no parece tener fin...

Yo no digo que todos los musulmanes sean terroristas; tampoco digo que todos los cristianos sean santos...

Yo no digo que ellos no tengan alguna razón para quejarse; tampoco digo que, quizás, lo que deban de hacer es integrarse...

Yo no digo que sus mujeres deben de vestir como las occidentales; tampoco digo que las occidentales deban de cubrirse cuando viajen a esos mundos tan distintos...

Yo no digo que si vienen aquí, vivan como nosotros, de acuerdo a nuestras costumbres; tampoco digo que se queden allá, donde parece que tan bien se vive...

Yo no digo que no existan cien mil vírgenes en el Paraíso; tampoco digo que una Virgen española deba de ser alcaldesa perpetua..

Yo no digo que no tengan aquí, en estos mundos tan bárbaros, sus mezquitas; tampoco digo que, en justa reciprocidad, se abran Iglesias en tierras tan tolerantes...

Yo no digo que sus costumbres no sean respetadas; tampoco digo que a ver cuándo ellos respetan, en justa reciprocidad, las nuestras...

Yo no digo que se conviertan en católicos enfervorecidos; tampoco digo que nos conviertan en islamistas a la fuerza...

Lo que sí digo, si es que digo algo (Iron Man dixit...) es que no puede construirse un mundo mejor si no hacemos del respeto al prójimo nuestra razón de ser; si creemos que la matanza de inocentes es la mejor forma de imponer nuestras creencias; que la paz es imposible con quienes sólo desean causar daño a quienes no son (somos) como ellos; y que ya está bien...