viernes, 19 de agosto de 2011

De las Diputaciones y otras ocurencias

Pues sí, lo reconozco abiertamente: no me gusta Rubalcaba. Es verdad que es culto, brillante orador, con una dilatada experiencia política... Pero reune todos los defectos que puedan acumularse en una persona: manipulador, intrigante, seguidor acérrimo del "todo vale"... En fin, no sé si Maquiavelo en su "Príncipe" ya pensaba en Rubalcaba, ó Alfredo tiene como libro de cabecera "El Príncipe".

Para la gente más joven que quizás no lo sepa, Rubalcaba era el "portacoz" del gobierno en aquellos oscuros tiempos del GAL y la corrupción política imperante; habilidad hay que reconocerle, sí señor, al personaje, que ha logrado no ya sobrevivir, sino mover los hilos necesarios para ser actualmente el candidato del PSOE en las próximas elecciones generales. Asimismo, paradojas de la vida, fue el que acuñó, en las elecciones generales del 2004, una frase que hoy en día es histórica, y que ha pasado a los anales de la democracia española: "España no se merece un gobierno que miente". Y lo dijo él, precisamente él, un sr. que ha hecho de la mentira un modo de comportarse: ver sino http://lagrancorrupcion.blogspot.com/2010/11/rubalcaba-y-amedo-de-los-gal-al-caso.html.

Ahora, como candidato, y cuando el POSE ha perdido muy buena parte de las Diputaciones provinciales, aboga por su desaparición.... Ha tenido unos 30 años para proponerlo, pero no lo ha hecho. ¿Porqué?. Simplemente, porque mandaba en las Diputaciones el PSOE. Como ahora no manda, hay que hacerlas desaparecer, y así, de camino, se le quita un poquito de poder al PP....
¿Tiene ó no tiene catadura moral el personaje?. Lástima que un hombre tan inteligente y preparado prefiera el lado oscuro de la vida, en vez de poner su sabiduría a disposición del país.

No sé otras Diputaciones españolas; pero sí puedo decir que flaco favor le haría a la provincia de Cádiz la desaparición de la Diputación, porque puedo asegurarles que son muchos millones de euros los que ésta invierte en los municipios gaditanos, así como impagables los servicios y el asesoramiento que ofrece, especialmente a los más pequeños. 

Pero en fin, allá el  Sr. Rubalcaba con su conciencia. Esperemos que los ciudadanos lo dejen en el lugar que, por sus nefastas actuaciones, se ha ganado a pulso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario