miércoles, 10 de agosto de 2011

El ruído en España

Lo del ruído en España parece una maldición bíblica; ya me he referido en otra ocasión  a esto en el blog(leáse aquí), y parece que es algo de muy difícil ó imposible solución. Ayer mismo leí en nuestro querido Diario de Cádiz las protestas de los vecinos de la calle Muñoz Arenillas por la movida nocturna(ver noticia), algo con lo que llevan años y años, sin que se vislumbre ningún arreglo.

¿Pero qué les pasa a los españoles en general, y a los andaluces en particular, con el ruído?. ¿Obligatoriamente hay que ser escandaloso se vaya a donde se vaya, se haga lo que se haga, y sea la hora que sea?.  Después de Japón, somos el país más ruidoso del mundo), que ya es lo que nos faltaba: además de "ruinoso", ser también "ruidoso" (no sé si captan la ironía...). Pero aquí no pasa nada: pueden ser las tres ó las cuatro de la mañana, que si estamos en la calle hablaremos con los compañeros de fatiga a todo volumen, y que se jodan los que estén descansando. De verdad que es algo que no entiendo. Hemos llegado a tal extremo, lo tenemos tan, tan asimilado, que aquí prevalece el derecho a molestar, al de descansar; se asume que la gente tiene todo el derecho del mundo a pasarlo bien y a disfrutar, aunque esa diversión pase por formar el mayor escándalo posible, y que los pobres vecinos que no tienen culpa de nada,  mucho de los cuales se tendrán que levantar a las 6 ó a las 7 de la mañana para irse a trabajar, no puedan pegar ojo en toda la noche.

Ciertamente, el panorama es bastante desolador; no llame Vd a la Policía, que de poco le servirá, porque ya se sabe que ésta va a lo suyo(descansar por la noche, pasear en sus coches, etc); no se queje a las autoridades de su ciudad, que no están por la labor de "cercenar los derechos" de los escandalosos (aunque se viole el derecho de  los vecinos al descanso); si acude a la Justicia contra ese bar que lleva años aporreándole los tímpanos, posiblemente le darán la razón... al cabo de 3, 4 ó 5 años, cuando ya esté sordo del todo, ó se haya trasladado al campo a vivir...

Y en el fondo de todo esto, lo único que subyace es esa falta de educación del españolito, esa falta de respeto a los demás, ese no saber vivir en comunidad, ese, en fin, puro egoísmo que siempre ha caracterizado a este pobre país.

1 comentario:

  1. Es cierto, los españoles somos muy escandalosos. A cualquier país europeo que he ido, los he reconocido a la legua. Me temo que esto no tiene mucho remedio, aunque está relacionado con la educación. Pero no somos los únicos, tenía que venir usted cualquier mañana en el tren que va de Fuenlabrada (donde yo vivo) a Madrid. Los únicos que hablan a gritos, en los vagones, son los inmigrantes negros, algún que otro chino, y los menos que gritan son los españoles. Supongo que porque se sienten intimidados ante tanta potencia pulmonar de los extranjeros :)

    Saludos desde Madrid

    ResponderEliminar