domingo, 23 de octubre de 2011

Allá donde reine el silencio

Allá donde reine el silencio
y las garras del odio
encuentren su hogar;

allá donde el olvido
presagie la tristeza
de un hombre al morir;

allá donde se confunda
abandono y sepulcro,
niebla y cielo,
Dios con Satanás;

allá donde, en fin, los restos
del engaño mi mente haga amar,
y las tinieblas en la mentira
disimulen mi goce al no existir,
allá, en la incógnita,
estaré yo, sólo y muerto,
corrupto y olvidado,
sin nadie que pregunte:
¿quién eres?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario