viernes, 21 de octubre de 2011

Del fin de ETA

Acojonante, no?. Ustedes miren bien la foto: tres sujetos, con la cabeza cubierta como si fueran fantasmas provenientes del más allá; vestidos de negro excepto la fantasmagórica capucha que les tapa la cara; y con el brazo en alto, como si hubieran ganado la Liga...

Y cuando uno lee la noticia, pásmense ustedes, resulta que esos individuos lo que están proclamando es "el fin de la lucha armada". Alucinante... No entiendo, la verdad, a que viene esa alegría desbordante que muestran tantos y tantos políticos, porque ETA "dice" que abandona la lucha armada. No entregan las armas; no piden perdón por tanto latronicio perpetrado; no se muestran como, supuestamente, son: hombres ó mujeres que dan la cara, reconocen su error mantenido durante 50 años, piden perdón a víctimas vivas y familiares, y dan muestras de un cambio de actitud... 

No, nada de eso: con la cara cubierta, como vulgares delincuentes; con el brazo en alto, no sabemos(y quizás sea lo mejor....) el porqué; y con una actitud que dista mucho de ser la viva imagen del arrepentimiento... Y sin embargo, ahí están: como escribí hace mucho en un poema mío: "... y se van tan contentos y tan felices, dejando tras de sí el rostro amargo de la muerte"....

Pero de verdad de la buena, ¿con esa foto nos podemos sentir tranquilos, Dios mío?. ¿Están anunciando la paz, ó celebrando que acaban de cometer un atentado... Cuando uno se acerca la foto a los ojos, analiza los gestos de tales sujetos, se da cuenta del cuadro que hay a sus espaldas, y reflexiona sobre esa capucha, esos brazos levantados, esos ojos ocultos que no dejan que se vean, ¿alguién con dos dedos de frente puede gritar: se acabó tanta sangre inútil y lastimosamente derramada?.

¿A qué grado de patetismo estamos llegando en este país llamado España?.

Lean a este respecto el artículo de Mariló Montero: http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1094699/la/hipotesis.html 






4 comentarios:

  1. La verdad es que a mi siempre, al mirar a esos sujetos encapuchados, me han parecido unos paletos de tomo y lomo, aparte de unos cabrones-hijos-de-puta de mucho cuidado, pero como decía en otro blog, donde se hablaba de lo mismo, en algún momento tenía que suceder, y mejor ahora que no más tarde. Además, estarán encapuchados, sí, pero se sabían quiénes eran. Y en otro orden de cosas, cierto que deberían ocurrir cosas que aún faltan, pero supongo que todo se irá dando, pasito a pasito. Saben que si quieren lograr algo, tendrá que ser así, dentro del juego democrático.

    En fin, que esto no podía durar eternamente, y ni yo, ni nadie (me imagino), querría que durase mucho más. Podría decirte más de lo que pienso, por ejemplo, que de aquí a 50 años, quizá algunos más (y posiblemente hasta alguno menos) en la Península Ibérica habrá cuatro países: Portugal, España, Cataluña y País Vasco. Es algo que, para mí, está cantado, y dentro de cien años, todo estará tan normalizado que al echar la vista atrás los ciudadanos de esa época pensarán... cuánto sufrimiento inútil para, de todas maneras, llegar a lo que tenía que llegar.

    A menos que cambien de idea (lo cual dudo mucho) y piensen que es mejor seguir conformando un gran país que pasar a ser dos países minúsculos que haya que buscarlos con lupa en el mapa, y cuyo idioma hablarán ellos porque a ver quién coño va aprender un idioma que sólo hablan cuatro, aunque muchos querrán aprenderlo, es verdad, pero les pasará como a los holandeses, que al final tienen que aprender todos los idiomas de alrededor suyo, para poder estar al tanto de lo que ocurre en el mundo, porque el holandés sólo lo aprenden ellos, y pocos más).

    Y esto me recuerda a un señor casado con una catalana viviendo en Amsterdam. Le preguntaron que si él sabía catalán, y él les contestó que bastante tenía con haber aprendido un idioma inútil, como para encima aprender otro más (yo no pienso que un idioma sea inútil, todos son útiles, pero es cierto que hay algunos que tienen más proyección que otros).

    En fin, y volviendo al tema del comunicado de ETA, que ahora se están comenzando a dar los pasos para eso, para la independencia, por muchos sofocones que la gente se lleve esto no se va a parar, me temo (igual sucedió con la URSS, con Yugoslavia, etc., etc., y ahora, con el paso de los años, todo se ve de lo más normal y conforme pasen los decenios, más aún). Yo no lo veré (vamos... creo que no), la independencia de Cataluña y País Vasco, digo, pero nuestros nietos, seguro que sí.

    Yo creo que no son idiotas, es decir, sí lo son, unos gilipollas de cuidado, pero saben que o las cosas se empiezan a hacer así, o no llegarán a ningún lado, y ellos saben muy bien lo que quieren.

    Saludos, y buen sábado :) Yo estoy aquí, con la hija de unos amigos, una nena de 6 años, inquieta, linda y preguntona, que no me deja escribir sin interrumpirme cada dos segundos. Qué maravilla de niños y que paciencia hay que tener, Dios mio...jajaja

    ResponderEliminar
  2. Oh, Dios mío, qué testamento te he escrito, lo siento :)

    Buena tarde...

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mª Carmen. Qué va, no te preocupes por la extensión de lo que escribas, estoy encantado siempre de leerte.
    Respecto al artículo, pues fíjate, yo creo que con el tiempo las ínfulas independentistas irán cada vez a menos. Quizás se llegue, en unos años, a un sistema más ó menos federalista(estilo EE.UU), pero bien organizado, no como el cacao que están suponiendo las actuales Comunidades Autónomas.

    ResponderEliminar
  4. Pues ojalá que así sea. El tiempo, y las negociaciones, dirá en qué queda todo esto. En cuanto a las Comunidades Autónomas, estoy de acuerdo contigo. Yo me pregunto muchas veces si realmente eran necesarias.

    Un abrazo y hasta luego :)

    ResponderEliminar