jueves, 6 de octubre de 2011

Del habla "andalú"

El sr Mas, presidente de la Generalidad de Cataluña, dijo hace unos días que: "los niños de colegios que la practican (la inmersión lingüística) obtienen las mismas notas en castellano que los de Valladolid, Burgos o Soria. «Y no le hablo ya de Sevilla, de Málaga, de A Coruña, etcétera, porque allá hablan castellano, efectivamente, pero a veces no se les entiende"... Y se ha liado la de Dios...

No es la primera vez que por algún político se menciona el habla andaluz, y no precisamente para elogiar.... Y lo más sorprendente de todo es que, poco más o menos, se pretende linchar al criticador!. Qué quieren que les diga, estoy de acuerdo; no con que se critique el habla andaluz, que bien hablado, con gracia, con ese deje cantarín y a veces hasta poético, debe ser respetado; pero sí estoy de acuerdo, y a ver si de una vez se renonoce, que una cosa es hablar andaluz, y otra no saber expresarse. ¿Pero ustedes creen que la juventud andaluza sabe hablar, por Dios?. Debo de reconocer que en demasiadas ocasiones se me cae la cara de vergüenza cuando escucho a algún joven gaditano hablar... Escuchen ustedes, por ejemplo, a alguna "promesa" del fútbol andaluz, especialmente si es de la provincia de Cádiz: "Yo lo voy a dar tó", "pá partirme la cara", .... Eso es todo lo que saben decir: no saben hablar, no saben expresarse, no son capaces de hilvanar más de cinco palabras seguidas...

Y si se va paseando por la calle, dígame alguien que sea capaz de oir alguna conversación en la que, sin venir a cuento, y aproximadamente, cada dos ó tres palabras, no se acompañe de un "cojone", un "picha", un "carajo",.... palabritas sin las que parece que el gaditano joven es incapaz de hablar, y a las que recurre cada dos por tres...

Somos un pueblo, hay que reconocerlo, medio analfabeto, leñe. Uno se admira de cómo se expresa cualquier sudamericano que salga en televisión, por ejemplo: esa cadencia al hablar; ese ritmo poético que le imprime a las palabras; esa dulce pronunciación; esa conjunción de palabras que más parece que está escribiendo un poema... Sea de la clase social que sea, tenga la educación que tenga, incluso si es de la aldea más perdida de la montaña más remota... Saben hablar divinamente.

¿Tanto cuesta reconocerlo, e intentar poner remedio a esta manifiesta incultura?

No hay comentarios:

Publicar un comentario