jueves, 27 de octubre de 2011

A Gabriel de Anzur

Todo lo que usted quiera, sí señor,
pero son las palabras las que cantan,
las que suben y bajan...
Pabo Neruda

El viejo poeta lo sabe,
y por eso las quiere.

¡Dejadlo sólo con ellas!.

¡Dejad que el viento
ondee en la marea,
que las hojas paseen por el cielo azul!

(Campanillas.
Fuera, el sol).

¡Gabriel! ¡Gabriel!
 
¡Tus letras,
que son tus letras!.

El agua de la playa
no muere aún.
Descansa.
Y el viejo poeta
pasea por la orilla.

Sus pies se mojan,
¡los pies del poeta!.

Pero las letras,
sus letras,
no le abandonan.

(Un pajarillo canta.
A lo lejos,
espuma blanca)

Y sus ojos negros
miran el cielo.
El corazón le late.

Y son las palabras
las que saben y cantan.

Y Gabriel les da cobijo en su alma.

(Música.
Un tambor suena)

3 comentarios:

  1. No sabía quién era este poeta. Nunca he leído nada de él, pero seguro que sus letras son excepcionales.

    Si tienes más como este... te compro la tienda entera. Es realmente hermoso. Bellísimo. Eso de... 'un pajarillo canta. A lo lejos espuma blanca', es casi un haiku. Una pequeña joya.
    Todo el poema lo es.

    Gracias por compartirlo.

    Y ahora sí, ahora llueve con fuerza sobre los tejados de Fuenlabrada.

    Feliz tarde para vosotros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Mª Carmen. Como los anteriores, estos versos tienen sus añitos. No recuerdo bien, la verdad, el porqué lo escribí. En aquellos entonces, hice algunos talleres literarios, y no recuerdo si Gabriel participó en alguno de ellos, y por eso le dediqué éste.

    En fin, cosas de la edad.

    ResponderEliminar
  3. Hola, he llegado a este blog buscando en google GABRIEL DE ANZUR porque estoy haciendo un estudio sobre él y es muy difícil encontrar alguna información sobre su vida ¿podrías mandarme alguna información si la tienes o decirme dónde puedo localizarla? Te lo agradecería de corazón. Mi correo es: nuriarufe@hotmail.com

    ResponderEliminar