miércoles, 9 de noviembre de 2011

El debate

Llegué tarde al debate del siglo (entienden la ironía, en?), así que no tengo una opinión muy completa y formada de lo que dio de sí. Lo cierto es que vi poco del debate, no más allá de media hora, más o menos. Pero, bueno, aquí quedan mis reflexiones.

La verdad es que sorprende mucho Rajoy: un señor que ha sido presidente de una Diputación; varias veces ministro de distintos ministerios; lleva años en la vida política y pública; tiene una buena preparación, se supone, como notario que creo que es... Bueno, pues a pesar de eso, resulta patético verlo en un debate cara a cara. Vi un Rajoy asustado, cohibido, parapetado detrás de no sé cuántos papeles.

Y todo ello enfrentándose a un ex-representante de un gobierno pésimo, que ha hundido a este país en la mayor de las miserias, casi a punto de caramelo de ser intervenido; con un señor al que casi todos recuerdan como portavoz de aquel gobierno del GAL, y etc, para qué ahondar en la pena...

No entiendo ni a Rajoy ni a sus asesores, qué quieren que les diga. Si con todo lo que tenía a su favor, ha sido incapaz de destrozar, metafóricamente hablando, a Rubalcaba, eso da para mucho que pensar. 

Ahora bien, tampoco es que el candidato socialista hiciera nada del otro mundo; si teniendo en frente a alguien taimado, sin punch, como agobiado, deseando que terminara aquella tortura,... las encuestas le dan como perdedor, pues no sé qué pensar; me parece decepcionante, y empiezo ya a santiguarme ante el próximo Presidente del Gobierno. Aunque, todo hay que decirlo, ¿qué gestión va a defender el Sr. Rubalcaba?. ¿Los cinco millones de parados, por ejemplo?.

Con uno ó con otro, me parece que es hora de empezar a rezar...

3 comentarios:

  1. Bueno, yo llegué tarde a propósito... Vamos, que ni me molesté en verlo. Ya me pusieron al tanto, y bien al tanto, todas las tertulias mañaneras del día después. Estoy tan hastiada de unos y otros, que en cuanto aparece un político en la pequeña pantalla, o en la radio, pretendiendo llevarme al cielo con sus propuestas, yo lo quito inmediatamente, no sea que termine creyéndomelo y luego tenga que darme de tortas, como me ha pasado en tantas ocasiones.

    Y como opiniones hay para dar y regalar y para cada partido su candidato fue el más cojonudo, pues qué quieres que te diga...

    Yo votaré, sí, pero desde luego si nunca he votado al PP, que no esperen que lo haga ahora, a tanta desesperación no llego. Y no lo hago porque no me creo de la misa la mitad (la verdad es que en cuestión de creencias... voy a ir derechita al infierno, jeje), y esta gente tiene muchos lazos con la Iglesia, demasiados, para mi gusto.

    Un abrazo y buen jueves, lluvioso por Madrid, pero aún así, placentero.

    ResponderEliminar
  2. Por Cádiz un día estupendo, la verdad, sol fuera, calor... Pero cuidadín, cuidadín, que fijate que has dicho: "derechita.... a ver si al final la cabra va a tirar al monte :-)

    ResponderEliminar
  3. Uy, qué vaaaaaa, pierde cuidado, jajaja. La cabra puede, pero yo, rien de rien.

    Hasta luego :)

    ResponderEliminar