martes, 8 de noviembre de 2011

A Gustavo Adolfo Bécquer

Alma peregrina que desorientada
por el mundo anda,
espíritu sin nombre, incomprendida
conciencia de tenuez luz buscadora,
solitario corazón sombrío de mujeres,
que no de amor,
incansable sufridor, solitario
cuerpo del alba, chispeante
figura de amor y comprensión,
pura esencia de luminosa imaginación,
tórtola herida por el disparo del amor,
sensible cristal de dolor...

1978

2 comentarios:

  1. Bécquer, si pudiera leerte, se sentiría orgulloso de tus letras, Carlos.

    Buenas noches :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, pero que más quisiera yo.... :-) :-)

    ResponderEliminar