domingo, 20 de noviembre de 2011

Palomas, siempre palomas

Palomas, siempre palomas.

En el atardecer del día,
en el ocaso de la vida,
en montañas, valles y ríos,...

De todos los nombres,
de colores indistintos,
blancas, negras, grises,
jugueteando a tu lado,
riendo, llorando,
acariciando tu mirada,
corriendo en la plaza...

Palomas, siempre palomas,
vayas donde vayas,
en el fin triste de una película,
en la nada que se acerca,
más allá de la muerte,
en el limbo del misterio,
vuelan, cantan ríen,
en la mar,  el campo,
la rosa, el sol,...

Palomas que no saben su nombre,
ni su edad, ni su DNI,...

Palomas disfrutando el momento
de comer pipas, palomitas, avellanas,...

Palomas, siempre palomas,...

17/07/1982

1 comentario:

  1. Tan unidas a nuestra existencia, esas palomas. Y, sin embargo, las quieren erradicar de nuestras vidas.

    Pobres palomas... Sin ellas, tú no podrías haber escrito este poema.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar