jueves, 8 de diciembre de 2011

Dame la mano

Dame la mano, y no te separes,
que junto a ti quiero pasear bajo la luna
y refrescar mis pies cansados,
ó mi corazón si aún puedo,
mi corazón ardiente anhelando tu amor,

Dame la mano, y no te separes,
deja tu piel hermosa reposar en mi hombro,
que tus ojos oscuros me iluminen el camino
y nos sirva de guía en la oscuridad.

Dame la mano, y no te separes,
que quiero sentirla junto a la mía,
rebosante de vida y feliz,
calentando la mano enfriada por el alba.

Sí, quiero tu mano, 
quiero entrelazarla con la mía,
quiero correr, jugar, gritar tu nombre al viento,
viajar por mundos infinitos junto a ti.

Dame la mano, y no te separes,
que quiero sentirla cuando al oído te susurre:
"te quiero".


1 comentario:

  1. Qué feliz estará Alicia, con poemas como estos.

    Feliz tarde de viernes.

    ResponderEliminar