jueves, 1 de diciembre de 2011

Hoy la he visto, ¡y no me ha mirado!

Hoy estaba desayunando sólo (aclaro: suelo desayunar con dos compañeros; pero hoy tuve una reunión a la hora en la que desayuno, así que me vi sólo...), y entonces entró: Mª Jesús...

Fue mi primer amor, allá a finales de los 70 del siglo pasado (joder, cómo pasan los años). Yo cursaba 2º del extinto BUP, y ella también, pero en otra clase. La veía por los pasillos, en el recreo, con sus compañeras, hablando, charlando, pasando junto a mi, casi sin mirarme... mientras yo suspiraba y me derretía con su sóla presencia.

"A ti, Mª Jesús, te canto y te cantaré siempre
                                 oh, Mª Jesús, dueña de mi corazón...".

Ese fue mi primer poema, que por ahí aún conservo.

Hoy estaba casi a mi vera, apenas a dos metros, y la observaba rememorando aquellos tiempos ya pasados, que nunca volverán y en el que ¿era más feliz?... Mª Jesús desayunaba con un compañero de trabajo, supongo, y yo veía su melena castaña bajando por su adorado rostro, sus ojos tristes, su mirada tranquila, y yo no dejaba de preguntarme cómo es posible que, titantos años después, esta mujer siga sin saber que, un día, yo estuve locamente enamorado de ella.

No es la primera vez que me la cruzo, no crean; sé que trabaja en mi mismo edificio, y otras veces ya la he visto en mi desayuno; pero hoy... no sé, quizás porque estaba sólo, sin los compañeros tertulianos, me ha invadido la nostalgia, el recuerdo, ¿el amor?...

Supongo que uno en estas circunstancias siempre se hace las mismas preguntas: ¿qué hubiera pasado si...?. ¿Estaríamos hoy casados?. ¿Separados?. ¿Hubiéramos tenido hijos?. ¿Tendríamos los trabajos que tenemos?.

Yo hice una nota para ella declarándome; mi plan era sencillo: le daba la nota a un compañero suyo que lo había sido mío el curso pasado; éste le daba la nota; ella la leía, sonreía, y cuando nos encontráramos por los pasillos, en el recreo, se me acercaba, me tomaba de la mano, acercaba sus labios, me besaba,.. y me decía que sí, que quería ser mi novia. ¡Perfecto!.

Pero el plan falló en lo más tonto: nunca le di la nota a mi amigo, con lo cual se rompió la cadena... Y Mª Jesús se quedó siempre con el honroso título de "mi primer amor".

5 comentarios:

  1. Una pregunta, ¿ella se acuerda de ti? ¿os habláis? Porque si es así, entonces... ¿por qué no quitarte esa espina y decirle, casi como en broma, que, allá por el siglo pasado (¡y qué mal suena eso, por Diosssssss!, quiero decir lo de 'siglo pasado') ella copaba todos tus pensamientos? Ella lo tomará como un halago, como un pudo ser y no fue, y tu te sentirás más relajado.

    O quizá no te hables con ella, y entonces... nunca lo sabrá. Pero bueno, hay tantas cosas que otros no sabrán nunca que nosotros pensábamos (o pensamos) de ellos...

    Buena tarde de jueves (ya casi noche)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mª Carmen. No, no me conoce, fue amor platónico. Estábamos en clase distinta, no llegamos a ser compañeros. Pero bueno, a lo mejor, algún día de estos me presento, se lo cuento, y hasta seamos buenos amigos. ¡Qué poco cuesta soñar, verdad?.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que entrada más bonita, me encanta!. Yo también te haré una pregunta, ¿sabe ella que existes? pienso lo mismo que mi hermana, si te acercaras a ella le dijeras lo que sentiste por ella en aquel tiempo, se sentiría muy halagada. Verás hace 30 años estuve viviendo en El Bosque, hubo un chico, que conocí, un baile, una copa... nada serio. Hace unos meses, en el facebook tenía un mensaje diciendo que creía que me conocía, me puse en contacto con él,y no veas como me sentí cuando me dijo que durante todo este tiempo no me había olvidado, realmente es algo muy bonito, que alguien te diga algo así, y te recuerde después de tantos años. Desde entonces seguimos en contacto,somos amigos

    Buenas noches, Carlos

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  4. Hola Carlos, es una entrada salida del corazón; es un escape del alma.
    Es curioso pero a veces pienso que la web 2.0 es un confesionario que se deja abierto al infinito y sirve de catarsis que alivia al escritor y entretiene al lector. Buena entrada compañero.
    José Mª Diánez

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestras palabras. Y sí, José Mª, aunque como sabes mi blog es un poco "batiburrillo", en cuanto que mezclo temas, es verdad que alivia mucho escribir tus sentimientos, y verte luego reconfortado por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar