sábado, 3 de diciembre de 2011

A vueltas con mi primer amor

Conocí a Mª Jesús en primero de BUP. Bueno, lo de conocer es un decir. Mª Jesús estaba en el mismo curso, pero en otra clase distinta a la mía. Con lo de conocerla me refiero a saber de su existencia, verla, saber que vivía un ser así. Mª Jesús era impresionante. Soy y he sido siempre muy enamoradizo. Pero es que además ella era una chica auténticamente despampanante. No hace falta decir lo que pasó: me enamoré. De hecho, siempre recuerdo a Mª Jesús como mi primer amor, aquél que todos tienen a esa edad, 14 ó 15 años. Ya he comentado que tuve novia, Africa, pero ni ella ni yo teníamos edad suficiente para ser consciente de lo que eso significaba. Así que mi primer amor, lo que en las películas y en los libros se denomina "primer amor", para mi fue Mª Jesús. 

Soy, y sé que esto es un pensamiento, quizás, machista, soy de la opinión de que a las mujeres les sientan muy bien los vaqueros. Pues a Mª Jesús no es que le sentaran bien, sino mejor. De hecho, siempre recuerdo su imagen con unos vaqueros gastados, unos zapatos de tacón no demasiado altos, un jersey verde, y unas trenzas; aunque las trenzas no eran fijas, había veces que iba con el pelo suelto. 

Mª Jesús era guapa de cara, con algunas pequitas, ojos verdes, no demasiado "sonreista", más bien seria. Pero, Dios mío, quitaba el hipo sólo verla. Siempre recordaré esos vaqueros ajustados, esa cintura al viento, ese movimiento de caderas. Me rompió el corazón. Ella nunca lo supo, porque pudo más la timidez de la edad que el arrojo que se presupone. Y yo soy muy, muy tímido ahora; así que a esa edad, figúrense.

 De hecho, llegué a escribirle hasta una carta de amor declarándome, carta que, como se pueden imaginar, nunca le di. Y tenía medios para ello, porque en su misma clase estaba Espada, compañero mío en el curso anterior. Así que la cosa era fácil: le daba la carta a Espada, para que se la diera a Mª Jesús, que ella me dijera que sí, y nos hacíamos novios. Pues no. Nunca le di la carta a mi excompi, y por tanto, eso sí, nunca Mª Jesús me dijo que no, lo cual, ciertamente, no sé si ponerlo en mi debe ó en mi haber.

(Continuará)

18 comentarios:

  1. Pues sí, los vaqueros son muy majos y, claro, a esas edades... No me extraña que tu María Jesús estuviera tan fenomenal :)

    Ay, Diossss, estoy segura de que si volvieras ahora a aquellos días, muchas cosas cambiarían, y harías lo que no te atreviste a hacer entonces, ¿a que sí? Y hasta seguro que ella te lo agradecía :)

    A mi me encantaría saber a quién gusté siendo adolescente (y no tan adolescente), porque había algunos chicos que lo veías muy claro, pero otros te miraban de una manera que nos sabías a qué atenerte.

    Hasta lueg :)

    ResponderEliminar
  2. Anda... y hasta me ha salido en verso la segunda parte del mensaje, y me he comido la 'o' de hasta luego, jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Perdona Carlos, ¿esta Mº Jesús es la que trabaja en el mismo lugar que tú? Y como está ahora? ¿que edad tiene? ¿se conserva bien? que de preguntas ¿verdad? por cierto ¿tu mujer entra en tu blog? ayyyy! lo siento

    Me gusta tu entrada :)

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, eso mismo me había preguntado yo, Lola, y no me atreví. ¿Tu mujer lee el blog? Bueno, de todas maneras, no pasa nada, una cosa es la vida adolescente y otra la actual, sólo que no todo el mundo lo podría entender.

    Está muy bien que uno pueda contar sus amores juveniles, y sobre todo si es un hombre el que lo hace. No sois muy dados a eso, mientras que las mujeres no tenemos reparos en contar todo, o casi todo, con pelos y señales.

    Un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar
  5. Carlos, si en algún momento decimos algo que creas que no es conveniente, por favor, perdónanos, y borras el mensaje. Lo último que queremos nosotras (y hablo por Lola también) es causarte algún trastorno.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Hola, chicas. ¿Creeréis que cuando entro al blog, lo primero que busco son vuestros comentarios?...
    Me tenéis enganchado, así que no, Mª Carmen, ni por asomo voy a borrar el mensaje. Uno tiene su vanidad personal, quiérase ó no, y siempre, al menos para mi, es motivo de orgullo que haya alguien en este mundo dispuesto a gastar un minuto de su tiempo en leerlo. Así que, para ambas, mi más sincero agradecimiento.

    Respondo, pues, a los interrogantes planteados: sí, Lola, es la misma Mª Jesús. Bien, yo ya he cumplido los 50, así que ella andará por ahí. Se conserva muy bien, nadie le echaría esta edad; sigue guapa, sí, tal y como la recordaba: su pelo, su mirada triste, sus ojos castaños.. Como me habréis percibido, me ha hecho volver a esos tiempos. No sé, ¿se olvida alguna vez tu primer añor?. ¿O está siempre, oculto, esperando mostrarse de vez en cuando?.
    En cuanto a mi sufrida esposa, pues creo que algo ha leido, pero poco de este mi blog. En cualquier caso, suscribo las palabras de Mª Carmen, y una cosa es el después de... y otra lo que haya pasado antes.
    ¿Tuvo ella un primer amor antes que el mío?. ¿Salió con alguien antes que conmigo?. No creo que yo ni le pueda ni le deba pedir explicaciones sobre sus vivencias antes de conocerme, no lo vería coherente. Uno no puede vivir su presente pensando permanentemente en su futuro.

    Besos a las dos, y muchas gracias por vuestra "amistad" virtual.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, lo que me extraña es que nadie más, o casi nadie más, te deje comentario cuando estoy convencida de que deben ser muchos los que te leen.

    Aunque puede que te envíen los mensajes a ti directamente, a tu correo electrónico, que podría ser.

    Un abrazo

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
  8. Perdona, te envío de nuevo el mensaje que dejé hace unos minutos, porque he visto un par de errores que quiero subsanar.

    ---

    Oye, el poema es precioso y está muy bien esta historia de tu Mª Jesús, Carlos. Ella, oh diosa tan amada y tan inconsciente de ese amor platónico con el que te irás a la tumba, jeje. Lástima, seguro que estaría encantada de conocerla.

    Por supuesto que todos tenemos nuestras historias en el trastero, tan tiernas ellas. Siempre hay alguien que te ha gustado, que él lo sabía, y que no te ha hecho ni puñetero caso, y tu, ya ves, 'embobá' con él, y él, por supuesto, 'embobao' con alguna que otra María Jesús, que para más inri nunca supo de su amor.

    Ayyyy, qué vida esta de nuestra adolescencia tontorrona, ¿verdad?

    Bueno, pues ya sabes, si quieres compartir más amores platónicos con nosotras, aquí estamos dispuestas a escucharte, pues como te decía, no es usual que un hombre hable de estas cosas :)

    Un abrazo.

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, hoy día una mujer que esté en la cincuentena es una 'muchacha', y si sabe cuidarse puede estar muy pero que muy rebién. Supongo, pues, que María Jesús es de las que saben lo que tienen que hacer para estar hermosas.

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
  10. Mi primer amor se llamaba Juanjo (Juan José del Río Hebrero, para ser más exactos, y era un año mayor que yo). Estuve loquita por él durante 3 laaaaaargos años, desde los 14 hasta los 17. Él era de Fuente de Sta. Cruz (Segovia), primo hermano de mi amiga Merche. Seguíamos coincidiendo en las fiestas, y me lo encontré después en el instituto de Coca, en Segovia, aunque los chicos y las chicas no nos mezclábamos en clase, cada uno estaba en un aula diferente.

    Dios mío, Juanjo... era tan guapo, tan alto, tan interesante, tan bien plantao, tan moreno... y TAN GILIPÒLLAS!!!!, jajaja.

    Por favor... ¿cómo pude perder 3 años de vida intentando que me mirase un idiota engreido? :) No lo entiendo porque yo era alta, bonita, bien plantá, con unas piernas preciosas (eso me lo decía Pedro Carlos, el hijo del cabo Carlos, ¿te acuerdas de él, Lola?, y tenía moscones a montones a mi alrededor, pues nada, yo ciega por Juanjo, y él ni puto caso. Por ahí tengo una foto suya, igual que tengo de otros compañeros de clase.

    Hasta que me largué de Coca y me di cuenta de que Juanjo era una estafa. No merecía la pena, pero... mira, aquí está, y me acuerdo de este chico aunque solo sea para decirme a mi misma que fui una imbécil persiguiendo un imposible.

    Hala, ya ves que he sido solidaria contigo, Carlos, y yo ya he contao sobre el que fue mi primer gran amor (antes hubo otros, pero no merecen tal nombre).

    Mari Carmen

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A ver Mari, Juanjo estaba muy bueno, la verdad, y si me acuerdo de Pedro, a mi me gustaba el Dioni,jajaja, con diez años, madre mía, con lo alta que era yo, todos se me quedaban chicos, jajaja.
    Yo también he sido muy enamoradiza, pero no me han marcado mucho o ya no me acuerdo.
    Si hubo un chico que me marcó, con 18 años,y en realidad no tuve mucho con él, más bién huía, tan solo dos bailes, unas cartas...
    Y después de 30 años, una declaración y un no olvidarme en tanto tiempo... algún día formará parte de mis entradas.

    Por cierto, Carlos, vivo a tan solo 5 minutos de donde das clases de informática.

    Buenas noches

    ResponderEliminar
  12. Me estáis dejando anonado con tantas historias ocultas... Yo ya sospechaba que todos tenemos un desván con recuerdos guardados, y creo que es positivo que vayan saliendo. Gracias.
    Este martes, como es fiesta, no hay clase. pero si te acerca el próximo, 13 de diciembre, estaré ecantadísimo de darte un abrazo y un breso, Lola.
    Saludos a ambas.

    ResponderEliminar
  13. Anda, pues mira qué bien, hasta podriais saludaros un día de estos. Supongo que cuando yo vaya a San Fernando, también podremos saludarnos, ¿verdad?

    Buenas noches...

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
  14. Ni la menor duda. Mª Carmen. Cuando vengas por estos lares del Sur, házmelo saber.

    Aunque, no sé, no sé... Sabes que cuando se conoce a una persona, se suele comparar con la imagen que de ella se tenía, y no siempre el resultado es positivo... ¿Qué opinas?

    ResponderEliminar
  15. ¿Lo dices por ti o por mi? jajaja. Bueno, si lo dices por mi, no sé qué imagen te has hecho, o te estás haciendo de mi persona, pero no creo que un saludo pueda hacer mal a nadie. Total, sólo sería un saludo y tomar un café junto con Lola. No creo que nos vaya a ir la vida en ello. Yo suelo ser como escribo, por eso te aseguro que no vas a encontrar nada muy distinto a lo que ya sueles leer. Y si te decepcionas, al menos de una cosa no lo harás: de mi sonrisa, porque esa siempre está ahí, en primer plano.

    Sé que vas a conocer a Lola dentro de poco, y te vas a reir mucho con ella, ya verás. A mi me encanta ir a San Fernando y encontrarme con Lola porque si bien físicamente diferimos un poco (aunque en altura estamos a la par), y soy la hermana mayor, somos bastante parecidas a la hora de pensar, y las dos somos Leo, y somos de armas tomar. Jo, y me ha salido otra frase en verso, es que estoy sembrá, aunque esta mañana no he podido acceder a Internet ni a correo, ni a nada de nada, en la Escuela, hasta ahora, así que estaba cogiendo un cabreo que ni te cuento...

    Esta tarde voy a poner una foto de San Fernando en uno de mis blogs de fotos (que creo tu no conoces, o no sueles mirar), porque fue por estas fechas, hace un año, que estuve allí, y fue una sensación maravillosa la que tuve paseando por la calle Real, en una mañana gris pero cálida. Y allí estaba yo, caminando sola, comiendo un dulce árabe y disfrutando de aquellos momentos. Dentro de poco, iré de nuevo.

    Un abrazo y buen comienzo de semana.

    Mari Carmen

    ResponderEliminar
  16. Hola, Mª Carmen. No, si lo decía por mi...
    Quedo pues en impaciente espera (¡hala!, qué profundidad, eh?) de vuestros avisos, y ya me ilusiono sólo con pensarlo(qué empalogoso, no?!).
    Por cierto, me ha parecido leer por ahí que has vivido en Coca, no?. Este septiembre estuvimos por allí, disfrutando de su maravilloso Castillo (una de mis muchas debilidades).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, tres gloriosos años viviendo en Coca, parte de ellos pensando en el imbécil de Juanjo, que tiene narices... Y el que yo saliera con otros chicos no impedía que siguiera pensando en él, y temblando sólo con verle.

    Coca era un trocito de cielo para mí, me lo pasé tan bien, tan bien, tan rebién, que nunca podré olvidarla. Fueron los tres mejores años de mi vida, junto con mi año de La Bermeja. Que no sé si leiste algo sobre esa estancia en el blog de Lola y mio, pero te dejo la entrada:

    http://mardeconchas.blogspot.com/2011/10/fotos-de-polaroid.html

    A ver si reconoces quién soy :)

    Como te decía, Coca fue fabulosa para mi y mi familia. Allí me dijeron por primera vez... Mari Carmen, yo te quiero...
    Yo tenía 16, él 19, era de la provincia de León, tenía nombre de rey godo y una sonrisa pa morirse de gusto.

    Ainsss, qué bonito... pero no resultó bien porque yo era una cría y lo que él quería, que fuera su novia, yo no se lo podía dar, sabiendo como sabía que nos iríamos de Coca a Andalucía, como así fue (¿te das cuenta la cantidad de rimas que me salen sin querer?) :)

    Coca es una villa muy bonita y alrededor de su castillo nos íbamos a coquetear con los chicos que allí estudiaban para capataces forestales y que venían de toda Esapaña. He vuelto muchas veces a Coca, y seguiré volviendo.

    Quiero ir a San Fernando en este mes o en el próximo, ya veremos como están las cosas, pero ir, iré, eso seguro.

    Un abrazo y buenas tardes.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Mª Carmen. No, no leí en su día esa entrada. Lo acabo de hacer, y la verdad, no sabría decirte quién eres... :-) Desde luego, es la viva imagen de la diferencia entre una española "de raza" y la imagen que teníamos hace años de los americanos (así rubitos, y eso...)
    Un saludo.

    ResponderEliminar