miércoles, 25 de enero de 2012

Un beso

                                      Un beso que en el tiempo se prolonga
y en nuestro recuerdo perdura,
anhelante y deseado. Bello.

Dos manos, frías ó calientes,
que el espacio cruzan
para darse calor y amistad. Amor.

Ojos que se miran y sonríen,
atentos a una mirada dulce y cálida,
reflejo de sus mutuos deseos. 

¿Brillará nuestra estrella para siempre?.

Besos, manos y ojos perdurarán siempre,
eternos e inmutables,
en nuestros jóvenes corazones,
como muestra de nuestro amor,
para que no pase ni un sólo día
en el que, nuestros dedos entrelazados,
no dejemos de decirnos:
"Te quiero".
Para siempre y por siempre.

26/12/1981

3 comentarios:

  1. Joder Carlos, de veras tú escribiste ésto. Perdona que dude pero sí que me ha gustado y me ha llevado a aquéllos años en los que yo podía vivir con ése deseo de amar y querer que tú transmite aquí.
    Como verás sí que sigo tus poemas aunque algunos me resulten a veces difícil de entender.
    Buenas noches y salud.

    ResponderEliminar
  2. Es un hermoso poema, sí. Y más si en verdad esa estrella sigue brillando, lo cual no es muy usual, con el paso del tiempo.

    Buenas noches :)

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, desconocido "Anónimo" :-) Rebuscando en mis archivos cuasi perdidos, he encontrado unos cuantos que, debo de reconocer, al releerlos después de muchos años, me he dicho: "Me gustan..."; lo cual, sinceramente, no puedo decir de todo lo que escribí hace años, lamentablemente, claro. Y éste es uno de ellos.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar