miércoles, 4 de enero de 2012

Un buen día

Como esta semana estoy libre de ataduras laborales, y aprovechando que hoy aquí hace un día espléndido, me he ido a dar un buen paseo, andando, por supuesto. Acabo de llegar, y antes de que se me escurran las ideas, he decidido plasmarlas en esta entrada.

Un día soleado, no demasiado frío, como sí lo fue ayer, sin ir más lejos; y unas calles muy, muy animadas, rebosantes de gente, de vida, de ilusión... Parejas de novios, con esas manos agarradas que parece que no quieren que se escape la otra persona amada; matrimonios ya mayores, en los que quizás la pasión hace mucho que desapareció, pero que aún conservan en sus gestos, en sus miradas, ese "cariño" hacia el/la compañero/a de tantos años; y padres paseando con sus hijos; y madres pendientes de que no se les perdiera ante tanta marabunta de desconocidos ese ser chiquitito por el que darían la vida; y montones de niños montados en las atracciones que el Ayuntamiento ha puesto en las distintas plazas de la ciudad; y el sol como agradable compañero de paseo, mientras ando absorto en este vivir diario, escuchando en mi mp4 las bachatas sabidas  ya  de tanto repetirlas. Pero es que son tan bonitas...

Reflexionaba mientras en la suerte de vivir en este mundo occidental, que nos permite disfrutar de la vida, de las compras, de esas calles abarrotadas de ilusiones, de gente, de latidos, de... vida. ¿Qué sería de mi en una de esas sociedades abocadas, parece, por designio cuasi divino a vivir en la pobreza, en la miseria, sin ni siquiera una esperanza en el mañana..? En Africa, en Asia, incluso en algunos de esos países centroamericanos, que llevan, sí, nuestra misma sangre, pero que son, al tiempo, tan diferentes (Nicaragua, Guatemala, ....).

Y sin embargo, hoy estoy aquí, embutiéndome con gozo de la alegria rutinaria del vivir diario, disfrutando de algo que, por tan cotidiano, nos pasa a casi todos desapercibidos, como es poder disfrutar de una libertad individual que nos permite hoy en día, para bien ó para mal, en ocasiones, hacer lo que nos apetezca. ...

Como es hoy este paseo por entre el bullicio de la gente....


1 comentario:

  1. Creo que todos nos preguntamos eso, en algún momento... ¿qué sería de mi si hubiera nacido en algunos de esos pobres países africanos? Sin duda ya estaría muerta, hace muchos años, o a punto de morir. O quizá no, quizá anduviera malviviendo descalza, comida de mierda, rodeada de críos (los míos y los ajenos), y sumida a la servidumbre de un marido para el cual yo sería casi un objeto más.

    No, no es una visión muy halagüeña, desde luego. Podría haber nacido en tantos sitios pobres... Pero he tenido la fortuna de nacer en la parte 'buena' del mundo, en cuanto a comodidades, me refiero. Puedo hacer cosas que otras mujeres, en otras partes del planeta, ni siquiera pueden soñar. Soy afortunada. No todo es perfecto en este mundo nuestro, por supuesto, pero estamos a años luz de esos lugares que nos parecen tan remotos y que de pronto pareciera que los tenemos aquí al lado gracias a la magia de la televisión, de las noticias.

    Me alegra que hayas disfrutado de un estupendo día de sol. Yo he tenido una mañana muy agradable, primero compartiendo el Roscón de Reyes tradicional en la cafetería de mi Escuela, con el resto del grupo, después hablando un rato por teléfono con Lola, y más tarde, al salir, yendo a El Corte Inglés a terminar unas compras. Sí, todo estaba lleno de gente, por todas partes. Yo también me pregunto... ¿realmente hay crisis?

    Un abrazo

    ResponderEliminar