martes, 3 de enero de 2012

Un lugar

Un lugar.
Un paraíso de flores y ensueños,
un valle inmenso en el que una montaña,
altiva y orgullosa, inmensa,
constituye obstáculo insalvable
para la luz que del lejano sol escapa.

Una llanura.
Allá donde cielo y mar se confundan
y dejen traslucir quejas de soledad,
al alba en la mañana le hablaré de ti,
y teñirá el nuevo día de esperanza.

Tú.
Y tu sóla presencia iluminará aquella montaña
de picos como diamantes, fría y alta,
y hará que la noche se haga día,
y que en el día brillen estrellas,
y entre las estrellas,
tú...

24/11/1981

4 comentarios:

  1. 24 de Noviembre del 81... no sé si por esas fechas vivíamos aún en Cádiz o ya estábamos viviendo en Motril...

    Bonita poesía, ya estabas con tu mujer ¿verdad?, que gracia y seguías escribiéndole poesías, estaría encantada :)¿con que edad te casaste?

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Como dice Lola, es una poesía muy bonita. Es hermoso que un marido, un novio, un amante, le escriba poesía a su chica. No es algo común. A mi me han escrito, que yo recuerde... que yo recuerde... no, no recuerdo, jajaja.

    Un abrazo, Carlos. Espero que los Reyes te traigan muchas cosas, y ante todo, salud y amor.

    ResponderEliminar
  3. Pues en aquellos entonces éramos novios, empezamos a salir en febrero del 81 (sí, sí, cuando lo de Tejero). Y el poema está dedicado a mi actual esposa, sí.
    Besos a ambas, y que los Reyes se porten como deben(ó sea, bien).

    ResponderEliminar
  4. Seguro que sí, seguro que se portan de maravilla. Igualmente para ti, Carlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar