domingo, 12 de febrero de 2012

Del tranvía y otras desgracias...

Leo en nuestro Diario de Cádiz, edición de San Fernando, el artículo "Los fallos del tranvía"... y es para echarse a llorar. Vean:

-Tapas de registros, pluviales y agua, equivocadas en el "90%" de los casos.
-Faltan en torno al 50% de las juntas elásticas que deben de unir la plataforma con la calle.

-Han tenido que retirarse unos 15 bancos de los que se colocaron "por fallos estructurales".
-Innumerables malas terminaciones.
-Conexiones indebidamente realizadas.
-Arquetas hundidas.
-Importantes problemas de alcantarillado que dan la cara en forma de malos olores e inundaciones.
...
Vamos a ver, aquí hay cosas que no cuadran. Por ejemplo: ¿de dónde han traído a obreros tan poco profesionales, por ejemplo?. Porque no parece que hayan sido unos profesionales exquisitos, la verdad... Pero junto a esto, hay otra cosa que creo mucho más preocupante: ¿hoy en día, las obras no se supervisan?. Quiero decir: ¿en las obras de la calle Real, por parte de la "empresa contratada", no había ningún encargado?. Sí, hombre, un encargado de los de toda la vida, de esos que se encargan (de ahí su denominación) de supervisar que lo que se haga, esté bien hecho... Pues parece que no...

Es decir: ya sabemos que el ideal de todo (o casi todo...) español que se precie, es cobrar a final de mes, y trabajar... lo menos posible. Seamos sinceros, no?. Pues para que este ideal no se cumpla, y que al menos, se trabaje en consonancia con lo que se cobra, de toda la vida de Dios ha existido la figura del "encargado", no?.  Pues parece que no, que las obras de la calle Real nadie las supervisaba a tenor del resultado final: una porquería, dicho en Román Paladino...

Todo esto sin olvidarnos, claro, del papelón del Ayuntamiento, vamos a dejarnos de tonterías. ¿O es que nadie, nadie, repito, del Ayuntamiento, hacía un control periódico, no sólo del estado de ejecución de las obras, en cuanto al tiempo, sino también de la "calidad" de lo que se hacía?. Yo empiezo a pensar en pedirme para el futuro la plaza de Arquitecto Jefe del Ayuntamiento de San Fernando, porque me parece que no hay funcionario que trabaje menos que este señor(ó señora, que no lo sé...). Junto a verdaderos atentados urbanísticos, al permitir la construcción de lamentables edificios en la denostada calle Real, ahora nos encontramos con esto, con una incomprensible falta de control del desarrollo de las obras... ¡Qué bien ser arquitecto a sueldo del Ayuntamiento de San Fernando, sin obligación de ningún tipo...!. Ó si no es él(ó ella), alguién tiene que haber en dicho ayuntamiento, no?, que supervisara al supervisor de la empresa... Ó como esto es un desastre, aquí nadie tiene responsabilidades de nada...

En fin, patético.. ¿No les parece?.



3 comentarios:

  1. Sí que es patético, Carlos, ya lo creo.

    Me tenías preocupada, has estado tres días sin poner entradas. Solo espero que haya sido por estar ocupado en otros quehaceres

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Bueno, sí, no he tenido tiempo, y cierta "perezitis", lo reconozco...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hola :) Los fallos de las obras... Sí, me suena. Por ejemplo, gastarte una pasta en aceras que se ponen nuevas y a los dos meses ya están las losetas levantadas cuando no rotas. ¿Profesionales? ¿Supervisiones? Yo creo que todo el mundo se desentiende menos para cobrar. Aquí hay empresas que se contratan y que a su vez contratan a otras contratas y así hasta llegar al último escalón de la subcontratación. Resultado: un churro, en San Fernando, en Fuenlabrada, y en todos lados.

    Buen fin de domingo, Carlos. Y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar