sábado, 11 de febrero de 2012

Esposado

Fue una casualidad. Al lado del cajero, un coche de la policía. Saqué dinero, y cuando me iba, los vi... Una pareja de policías, de la Nacional, custodiando a una persona joven, situado en el centro, caminando juntos. Y fue cuando me di cuenta: iba esposado, como ustedes pueden ver en la fotografía de la izquierda (que no corresponde a este hecho; la he tomado de Google...).

Me impresionó, la verdad. Estamos acostumbrados a ver a gente encadenada, sí, pero en las películas americanas... Pero ver una escena así, en directo, a escasos dos metros tuyos.... es fuerte, te hace pensar. Como digo, era una persona joven, y me invadió la pena, la tristeza, al contemplarlo. No sé qué habría hecho, espero que algo no tan grave, pero enseguida me invadieron los interrogantes: ¿Qué pensará en estos momentos?. ¿Cómo estará?. ¿Y los policías que le acompañan, que, al fin y al cabo, no dejan de ser seres humanos, a lo mejor, con hijos de esa misma edad?. ¿Y su novia?. ¿Y su madre?. ¿Estarán al tanto de esta escena?.

No pude verle la cara, iban delante mía. Creían que iban al Juzgado de Menores, que está a unos metros de donde se produjo esta escena; pero no, doblaron, y caminaron hacia el Centro de Salud de Vargas Ponce, ante mi sorpresa. Como no pude verle, no pude ni siquiera atisbar sus posible s pensamientos al encontrarse, de frente, con las otras personas que a esa hora paseaban por la calle. ¿Vergüenza, quizás?. ¿Altanería?. ¿Pasotismo?. No sé, no puedo ni siquiera figurarme qué pensamientos cruzarían por mi cabeza si viviera una situación así...

Algo habrá hecho, sí, claro, no estamos en tiempos de dictadura, para que alguien sea detenido así porque sí... Pero en estos tiempos que corren, a lo mejor, sólo a lo mejor, este joven detenido es un parado que, desesperado, robó para dar de comer a su hijo/a, porque sólo ha tenido trabajos precarios, y ya no le quedaba nada. Y de perdido, al río... O se ha educado desde pequeño en la violencia y el robo, y éste ha sido una más de una prolífica carrera delictiva... O, simplemente, un día perdió los nervios ante el vecino ponepegas y listillo, que le llevaba tocando los huev... tantos años. No lo sé.

Sólo sé que siempre es triste ver a una persona esposada, privada de su libertad, como un león enjaulado.

5 comentarios:

  1. Buenas tardes Carlos. Como bién indicas es muy penoso, triste,y compasivo a la vez. En los tiempos que vamos a vivir no creas que va ha ser el único que vayas a ver. Díme tú que haríamos nosotros hoy con la edad de éstos jóvenes que quizás esten hasta la misma coronilla de ver todas las injusticias que se estan cometiendo y ellos sin una esperanza, ni ilusión, ni modo de vida.Actualmente la mayoría se sienten y están amparados bajo el techo protector de los padres, pero pronto veremos que esta situación cambiará para mal de todos.
    Pienso que surgirá una revolución porque éste pensar de los políticos sobre la mayoría de la población no son tolerables ni admisibles. Cuando la desesperación llegue a lo más alto dentro de todos nosotros, y la necesidad de comer todos los días no esté cubierto, no voy ha ser yo quien le diga tú donde vas si le veo robar para cubrir ésta necesidad. Lo que no se puede consentir es la imagen de todos estos corruptos de "Altos Cargos" sin esas exposas y además protegidos, porque señores, no son como tú o como yo, sino unos entregados al servicio de su pueblo muy honrados, de mucha responsabilidad, ejemplar para el partido y con sus ideales, en fín "UN MACARRA" que vive en la grandeza a costa de que sabe que tiene unos "JUECES","UN PARTIDO", "UNOS AMIGÍSIMOS", "UNA FUERZAS ORDENADAS POR SU AMIGO PARA PROTEGERLE"... y así como cantaba "Cecilia" hayá por los setenta, "Ésta España mía, ésta España nuestra"...
    Díme tú hoy para qué sirve todo éste expresar de pensamiento contrario a cuantas decisiones toman si luego se lo pasan por los "Huevos" estos fantoches del poder y el dinero, sinó fijémonos en el individuo "RUIZ MATEOS Y SU GENERACIÓN", por favor para explotar...
    Recibe un cordial saludo.
    Manuel Cuevas

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Manolo, tienes toda la razón del mundo. Casi da asco un país que permite, que tolera, tanta desvergüenza de sus políticos, y con unas leyes, encima, pensadas, parece, para encubrirles. Sería muy, pero que muy fácil, aprobar, por ejemplo, una ley que castigue con dureza al político corrupto, pero que además, le mantuviera en la cárcel hasta que no devolviera el último céntimo que hubiera robado... Veríamos cómo, así, habría, al menos, menos robos.

    ResponderEliminar
  3. Carlos, yo entiendo tu pesar, y entiendo todo lo que comentas sobre nuestros 'magníficos' politicos de los que sí, es cierto, estamos hasta los cojones, con tanto como han hecho y deshecho a su antojo.

    Comprendo también que quizá el chico que observaste no ha tenido fortuna en la vida y ha terminado como le viste: esposado, pero también es cierto que a nadie 'obligan' a delinquir, que siempre se puede elegir no hacerlo, y por tanto, si el chico iba esposado es porque no es un angelito del cielo, precisamente, que aquí estamos hasta los mismitos de que te atraquen en cualquier esquina, jóvenes como ese que iba entre dos policías, que los detienen y a las tres horas los tienes de nuevo en la calle, dispuestos a atracar a otra persona. Y eso también es intolerable, igual que lo es que los de la Gürtel se vayan de rositas y a Garzón lo aparten de la carrera judicial, que ya hay que tener morro y mala uva y que se dejen de zarandajas de que si el juez fue contra esto o lo de más allá, simplemente a todos esos políticos corruptos no les interesaba que el juez siguiera fastidiándoles la vida, a ellos o a otros como ellos, y ya está.

    Y por eso mañana me voy a manifestarme a Madrid, en apoyo de Garzón, y para gritarles a la cara a toda esa gentuza que dicen que nos gobiernan que son unos hipócritas.

    Y ojalá que el chico que se llevó la policía tenga más suerte en la vida y consiga salir de los líos en los que ha metido, que seguramente no será la primera vez y posiblemente no sea la última.

    Buenas noches y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  4. Mª Carmen, es cierto: a nadie "obligan" a delinquir. Pero, ¿tú estás al 100% segura de que un día, por cualquier cosa, tu paciencia se agota y no cometerás una "barbaridad"?... Hablando de mi, esa es una posibilidad que veo "improbable"... pero no imposible.
    Todo ello sin prejuzgar la justicia ó injusticia del detenido, cuyo caso desconozco por completo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, nadie sabe el diablo que lleva dentro hasta que no se le ponen las cosas muy feas, pero te aseguro que si ya no he destripado al gili de mi vecino, puedo casi asegurarte que no lo haré en cualquier otra circunstancia. Fuera de bromas no, no se sabe qué pueda pasar, pero uno sabe hasta qué punto puede controlarse y no cometer ninguna barbaridad. Y una sabe también hasta qué punto son permisivas nuestras leyes, vamos que son el paraíso de todos los chorizos propios y foráneos.

    Hasta luego :)

    ResponderEliminar