martes, 27 de marzo de 2012

Bailando todo



Pues verán ustedes: hoy hace un levante infernal por esta zona, y será por eso, supongo, por lo que estoy melancólico. Así que les voy a contar una historia.

Desde hace años, como mis lectores habituales saben, estoy apuntado en clases de baile de salón. Sí, esos movimientos que ahora están tan de moda, y cuyas academias enpiezan a florecer como setas. Con algo de exageración, intrínseco a mi ser andaluz, puedo decirles que soy un consumado bailarín de bachata, merengue, salsa, cha-cha-cha, pasodoble, rumba-bolero, etc. Semanalmente, ahora los lunes, durante hora y media allá que nos machacamos recordando nudos, aprendiendo nuevos pasos, y esas cosas.

En los últimos años, nuestro profesor ha sido Alei, un chaval de 21 años, más ó menos, que baila, sinceramente, pá morir... Es espectacular este chaval. Él lleva bailando desde hace bastantes años, y te domina todo, ó casi todo. Magnífico profesor, a esa edad sabe mandar y dirigir a alumnos que en la mayoría de los casos le duplicamos ó incluso triplicamos la edad; pero sabe llevar la clase, sabe enseñar, y domina sin problemas, con unos dotes de mando poco habituales a esa edad.

El caso es que, en septiembre de este año, Alei se nos fue; estudiante de Danza, para continuar progresando en los estudios, hubo de matricularse en Madrid e irse a vivir allí. Y eso para nosotros, sus alumnos, fue un mazazo, la verdad; porque todos estábamos encantados con Alei, aprendíamos mucho, y lo pasábamos muy bien en las clases. E, inevitablemente, surge la pregunta y el temor: ¿quién le sustituirá?.

Y entonces, como el título de esa película de Ben Stiller y Jennifer Aniston, llegó ella...

Llegado el reinicio de las clases, el primer día nos encontramos allá a "la sustituta". No la conocíamos, la verdad, aunque lleva años dando clases en otras academias y localidades, y tiene un curriculum espectacular, que les animo a leer. Tenía además el gran hándicap, la dificultad añadida, de tener que sustituir a un magnífico profesor, y mejor persona. Bueno, pues ya desde el primer día, nos ganó: graciosa, simpática a rabiar, pura música en movimiento, sus técnicas de enseñanza, como es normal, varían respecto a Alei, pero es igual de eficaz. El 0, el 1, el 2, el 7,... En salsa, nos sorprendió a todos; pero nos permitió aprender una cantidad de pasos nuevos, con muy poco esfuerzo, en nada de tiempo, al combinarse entre ellos: el 10, el 11, el 12, el 21, el 121, etc. ¡Sencillo, y eficaz!.

Mª José Periñán (cuya web pueden ustedes visitar en: http://bailandotodo.jimdo.com/ ),es la simpatía hecha mujer, salerosa, encantadora, andaluza con una gracia a rabiar, una profesora para quitarse el sombrero, maravillosa persona,... y verla en movimiento es, simplemente, ver la representación de la música  encarnada en un ser humano... Semanalmente, sabe convertir sus clases en una repetición de risas, buen humor, sana alegría, ... en los que ella participa como la que más, metiéndose con nosotros, corregiéndonos, enseñándonos, riéndose a mandíbula batiente, y haciéndonos partícipe a todos de una hora y media de constante felicidad.

Ya ven, si es difícil en la vida encontrar a una buena persona, yo he tenido la suerte de encontrar, no ya a dos, como son Alei y Mª José, sino a bastantes más, como son todos los compañeros de nudos y sudores, con los que compartimos una liberación semanal de tensiones acumuladas. Y estoy muy agradecido por ello.

Gracias, Alei, no te olvidamos; y gracias a ti, Mª José, que nos haces seguir disfrutando de la música, del baile, de la alegría cotidiana del vivir diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario