viernes, 30 de marzo de 2012

De las elecciones andaluzas

Bueno, pues pasada la resaca electoral (menos mal, hasta dentro de tres años creo que no vuelven a ver elecciones...), voy a dar mi opinión sobre lo acontecido en las elecciones de este domingo pasado.

Aviso a navegantes, para que no me prejuzguen: no voté a ninguno de los partidos mayoritarios; pero como el voto es secreto, me reservo mi opción electoral.

La primera impresión que tuve al conocer los resultados fue, cómo no, de estupefacción. Si Javier Arenas no ha ganado ahora, creo que ya no ganará nunca. Lo segundo que pensé es que, al fin y al cabo, tenemos lo que nos merecemos: una Andalucía pobre, en permanente estado de pedir ayuda, incapaz de quitarse de encima el yugo del señorito (antes, hace años, los caciques de pueblo; ahora, esos privilegiados llamados "políticos").

El PSOE ha sido un partido nefasto para esta tierra, una especie de maldición bíblica, comparable a esas plagas que asolaron Egipto por mandato divino, dicen, hace ya tantos años. No deja de sorprender que, al hablar de Andalucía, se diga que esta tierra ha cambiado mucho en 30 años. Ni mijita. Claro que en infraestructuras se ha evolucionado mucho, que se han construido nuevas carreteras y autovías. Pero, vamos a ver, eso ha sido algo inherente y generalizado a España; no vamos a pretender que los andaluces nos desplacemos aún en burro, por caminos de arena y fango, no?. 

Miren ustedes, por ejemplo, el gráfico del PIB de las Comunidades Autónomas:


Como comprobarán, está sacado de El País, periódico nada sospechoso en cuanto a sus simpatías políticas, no?.

Bien: ¿qué puesto ocupa Andalucía?. El penúltimo, verdad?. Creo que hace 30 años, Andalucía andaba por el último lugar en cuanto a PIB. ¡Fantástico, eh?. En 30 años de dominio socialista en Andalucía, y 22 en España, la buenísima gestión psoista se traduce ¡en que ha subido un puesto!. Ya no somos los últimos, somos... ¡los penúltimos!. Enhorabuena, señores gestores del PSOE, sois un ejemplo a seguir de cómo debe gestionarse una Comunidad Autónoma.

Pero si no les basta, miren ustedes el gráfico de la Renta por Habitante: 17.405.-€, lo cual nos pone en...¡el penúltimo lugar también!. Sólo Extremadura (gobernada también en estos 30 años por los socialistas, hasta mayo del pasado año, ¡qué casualidad!), se encuentra por debajo nuestra!. Lo dicho: si el PSOE en todos estos años lo único que ha hecho es que Andalucía deje por debajo a Extremadura, no sé de qué presumen, por favor.

Y aparte de esta casi nula gestión económica (da igual las estadísticas económicas que miremos: Andalucía siempre estará en el furgón de cola...), nos encontramos con un sistema clientelar, de estómagos agradecidos, en el que miles de millones de euros se despilfarran, se dan a empresarios amigos, ó a corporaciones del mismo signo, se enchufa a amigos, familiares, a afiliados, se conceden subvenciones a empresas que luego se quitan de en medio, se dan cursos de Formación inútiles, se gasta el dinero público en cocaína, ... y seguimos, y seguimos, y seguimos,...

Resulta dramático constatar que el PSOE salga victorioso en pueblos famosos por  casos de corrupción que  hacen llevarse las manos a la cabeza. ¿Eso no es clientelismo político, en pleno siglo XXI, por Dios?. ¿Alguna diferencia entre los deseos que eran órdenes de los señoritos de hace no tantos años, y los actuales señoritos políticos socialistas?.

Pues a pesar de lo dicho, ahí seguirán, mandando; para que dentro de cuatro años, cuando termine esta legislatura aún no iniciada, los Griñán, Chaves, Cabañas, Pizarro, etc sigan chupando del bote, ganando unos sueldos que no se merecen, sin dar un palo al agua, y Andalucía, eso sí, en el penúltimo lugar de las peores estadísticas económicas.

Al tiempo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario