sábado, 21 de abril de 2012

La vida privada del Rey

El  Rey está llorando,
¿qué le pasa a mi Rey?;
que el Rey ha perdido perdón
y ya es menos Rey.

No dejo de asombrarme con los comentarios, artículos y opiniones que veo, leo y escucho en estos días sobre la metedura de pata del Rey con la caza del elefante. Que si un Rey no debe de pedir perdón; que respetemos la vida privada del Rey; que un Rey por naturaleza no puede equivocarse;...

Sorprende que en pleno siglo XXI haya aún tanta gente que siga considerando, poco más ó menos, que los Reyes son descendientes divinos, que es Dios quien los nombra, y que el reinado "les pertenece" por ser descendiente de Rey... Creo que ya debemos ir desmitificando estas cosas, no?.  Uno puede entender que, hasta hace no relativamente mucho tiempo, se considerara al Rey como la encarnación de Dios en la tierra; pero hombre, a estas alturas...

Yo les voy a dar mi opinión, sin cortapisas, dado que no estoy en la nómina de la casa real. ¿El Rey puede tener vida privada?. Pues no, qué quieren que les diga. El Rey no es un funcionario, que entra a las 8, sale a las 3, y hasta el día siguiente. El suyo no es un "trabajo" normal. El Rey es rey las 24 horas del día. ¿Qué es eso de la vida privada del Rey?. Desde el mismo momento en que a él nadie le obliga a ser Rey; desde el momento en que nadie le ha puesto una pistola en la cabeza para que sea rey; desde el mismo momento en que él asume y lucha por ser Rey; desde el momento en que anualmente en los Presupuestos Generales del Estado se le asigna una interesante cantidad económica para sufragar sus gastos; desde el momento en que ni él ni su familia han de preocuparse jamás de poder quedarse parados; desde el mismo momento en que goza de una vida de lujos, comidas, viajes, etc que ya quisieran para sí muchísimos ciudadanos españoles; .... el Rey no puede exigir respeto a su vida privada, una vida privada que él no puede tener.

El Rey no puede pretender gozar de los privilegios de su figura real, sin los "atamientos" de la misma; el Rey parece que a lo que aspira es a tener las ventajas de la vida pública, junto las ventajas de la vida privada. No, mire usted, Majestad, con todo el respeto del mundo, el paquete viene junto, y usted debe de asumirlo así: sus ventajas y sus (menos) inconvenientes. Pero, claro, querer vivir de los Presupuestos, y al mismo tiempo, "exigir" que se respete su vida privada, pues como que no, me suena a cara dura, la verdad.

A pesar de lo cual, si el Rey quiere tener vida privada, lo tiene facilísimo: que abdique. En el momento que abdique, todas las responsabilidades y obligaciones pasarán a su hijo; y él podrá gozar de esa vida privada que tanto anhela. No se entiende esa resistencia que parece tener Juan Carlos a abdicar en su heredero: tiene 74 años, está achacoso, lleva reinando ya casi 40 años, todo el mundo coincide en señalar la preparación del Príncipe Felipe, el mismo Rey sufrió en sus carnes el tener que esperar a que Franco muriera, y lo pasó mal en esta espera,... ¿Qué espera entonces para abdicar?. ¿O es que las mieles de ejercer el poder son demasiado golosas, y por eso se resiste?...

Si es así, ¿a qué viene entonces hablar de la vida privada del Rey?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario