miércoles, 23 de mayo de 2012

Penosa situación

Penosa, dramática, lamentable,... la situación por la que está pasando este país. Huelgas, recortes, tijeretazos, descontento,... sorprende ante el cúmulo de circunstancias negativas que empieza a atenazarnos, la relativa paz social en que aún nos mantenemos.

Sí, es verdad que ayer hubo huelga en la enseñanza; sí, es cierto que el 15-M parece que, tímidamente, empieza a resugir; sí, se percibe cómo a diario el run-run del descontento va creciendo poco a poco, y parece que los ciudadanos de este país histórico, culturalmente rico, paisajisticamente precioso, empiezan a plantearse, quizás aún utópicamente,  qué está pasando, a dónde nos están llevando con estas políticas miserables, de cortos vuelos,...

Pero, ¿no creen ustedes que se aproxima la hora de dar, y no sólo metafóricamente, un golpe sobre la mesa?. Despreciable, no cabe calificar de otra forma, el poco ejemplo ético de esta  "troupe" política que, como en un circo, mal dirigen los destinos inciertos de España.

 Cuando, sin miramiento alguno, con una corteza de miras que asusta, meten las tijeras en la educación, en la sanidad, en todas aquellas conquistas sociales que, por su propia naturaleza, deberían ser absolutamente intocables, ellos son incapaces de dar un paso al frente, y reducirse, como ya han hecho en otros países de nuestro entorno, no ya un 5% (como han hecho con los empleados públicos -está por ver si, el día que la eocnomía esté bien ó normal, serán capaces de subirles el sueldos, no un 5%, sino un 25%, por ejemplo...), sino un 30%, dado que su sueldo es tres-cuatro veces el de un funcionario; vergonzoso es que no deroguen y cambien normas que sólo puede entenderse desde el mantenimiento penoso de unos privilegios clasistas que ellos graciosamente se han autoconcedidos, dado que, parece ser, han sido elegidos por Dios para tan altos menesteres; para llorar es seguir comprobando cómo ninguno de ellos es capaz de solidarizarse con los sufrimiento de la clase media ciudadana de este país, y renunciar a algunos de sus varios sueldos, ó comisiones, ó dietas, ó llámese como se quiera....

¿Y mientras?. Pues 5 millones de parados nos contemplan; la economía avanza imparable hacia el desastre; dirigentes bancarios se blindan usando el dinero de todos; la competitividad del país sigue su marcha irresistible hacia atrás; gobernantes, diputados, senadores,... se ríen del común de los mortales;... y nosotros aquí, en nuestro sitio, contemplando absorto, con el gesto torcido, y la mueca de insatisfacción gobernándonos ya el alma, incapaces de ponernos de acuerdo, y no tomar, sino asaltar las calles, paralizar todos los servicios, ¡todos!, y asustarlos, joder, que es lo que hace falta, que ya está bien de tomarnos el pelo, de disfrutar de sus gangas, de sus pensiones, de sus sueldazos, de sus ¡privilegios!.

No nos merecemos estos políticos; no nos merecemos esta clase dirigente con tics y comportamientos de aristocracia; no nos merecemos estos gobernantes instalados en la poltrona y en la satisfacción personal; no no nos merecemos unos partidos instalados, repanchingados, en sus propias comodidades; no nos merecemos ser simplemente testigos ausentes de una situación que cada vez va  a peor, y quizás termine enfangándonos a casi todos; ...

¿O sí nos lo merecemos?...






No hay comentarios:

Publicar un comentario