martes, 8 de mayo de 2012

Se me va...

Se me va mi hija, un par de años sólo, pero pienso en su ausencia y un boquete me inunda el alma. Ya es mayor, pero para mi será siempre mi niña, mi hija, mi princesa...

No es una marcha definitiva. Aprobó unos durísimas oposiciones, y tiene que irse. Sólo dos años, pero... No puedo imaginarme no verla a diario, no sentirla, no oirla.

¿Qué será, ahora, de nosotros, mientras ella se abre paso a empellones en su propio futuro?. No recuerdo nunca tal sensación de tristeza, de profundo ahogamiento, que la que ahora siento sabiendo que, a partir de ya, no estará viviendo aquí durante dos años nada menos. Lo pienso, y la negrura me invade, me atenaza, me hace fluir las lágrimas del desmoronamiento.

¡Maldita seas por aprobar!. No sabes cuánto te voy, te vamos, a echar de menos. No ha pasado aún las horas en las que ya no te vea, eso será en brevísimo tiempo, pero no me imagino qué pasará con este espectro llorón en el que me he convertido. No deseo que el tiempo vuele; no pienso en que sólo serán dos años... Lo que quiero es que ya sea hoy, dentro de ese tiempo.

Qué duro, dios, es ser padre; qué mal me siento, cómo me apabulla el perfume de tu recuerdo. No quiero que te vayas, hija, no lo quiero; no sabes qué destrozo me estás haciendo...

4 comentarios:

  1. Bueno, bueno, Carlos... Ante todo, enhorabuena por esas oposiciones que ha aprobado tu hija. Tal como está el panorama, eso es estupendo. Por otro lado, es normal que los chicos se marchen. Déjala, que seguro que le irá estupendamente, y ella sabe que su familia siempre estará ahí para ayudarla cuando lo necesite. Tiene que volar. Es lo normal.

    Cuando mi niña se marchó a Irlanda, un año, a la universidad, yo también la eché de menos, pero sabía que era para bien de ella. Ella estaba feliz y jamás olvidará esa experiencia de ser una Erasmus. Tanto es así que se marcha a Dublin casi cada año, de vacaciones, y asiste a las bodas de sus amigos europeos Erasmus. Eso es estupendo.

    Bien por nuestras hijas, que van a aprendiendo a desarrollar su futuro.

    Buenas noches.

    Mari Carmen Polo

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito, amigo Carlos.
    Un articulo lleno de sensibilidad, me ha puesto un nudo en la garganta, pues yo tambien pasé por eso hace tiempo.
    Quiero decirte lo bien que reflejas tu melancolia, y la capacidad que tienes en cada articulo que haces, de plasmar los estados del alma (alegria, tristeza, amor, ect..).
    Eres un artista.
    Un abrazo
    Ignacio Mora

    ResponderEliminar
  3. Sabía q eras sensible pero no te imaginaba llorón. Tus palabras son dulces y bonitas pero a la vez duras de leer. Piensa q esa marcha no es para siempre, q es para su bien y tranquilidad de todos/as vosotros/as por un futuro esperanzador y estable, y piensa q ella nunca os abandonará porque os necesita y ama. Consuélate, como bien sabes, con tus medios electrónicos e informáticos, y verás como así pasará todo pronto. Muchos besitos y ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Que escribo yo despuès de leer esto, es lo mismo que siento yo, pero tu le has plasmado muy bien, nosotros no importamos, lo que quiero es que Belén esté feliz y no nos eche tanto en falta como nosotros a ella. Los primeros días son los más duros, bueno eso espero..
    Tu esposa y madre de Belen.
    Alicia

    ResponderEliminar