domingo, 10 de junio de 2012

Carta abierta al Presidente del Gobierno






Sr. D. Mariano Rajoy Brey, Presidente del Gobierno:


En unos días, se cumplirán los seis meses de su llegada a la presidencia del gobierno español, deseo largamente anhelado por usted, y que por dos veces le fue denegado por el pueblo español.

Pasados, pues, los 100 días protocolarios de confianza que se suelen dar a los recién llegados a cualquier parcela de poder, es hora de hacer balance de su gestión hasta ahora.

No puede decirse, en honor a la verdad, que haya sido brillante; más bien, y en consonancia con su carácter, cabría catalogarla de "insípida". A día de hoy, la política del Gobierno que usted dirige es fiel reflejo de su titular: dubitativa, escasa de confianza, falta de los arrestos necesarios para tomar las decisiones que hay que tomar ante quienes debería de tomarlas.

Usted, Sr. Rajoy, se está mostrando, hasta ahora, como aquellos caciques de pueblos andaluces que querían demostrar su poder paseándose, henchidos de orgullo, a lomos de su caballo. Al contrario de la imagen moderada que daba, una vez degustadas las mieles del poder, nos está recordando a muchos esa imagen tercermundista del señorito  franquista. Está tomando decisiones, equivocadas, con una ligereza, con una falta de reflexión, que creo no equivocarme si afirmo que, ni a siete meses ya de su elección, el pueblo español está arrepentido de haberle votado.

Claro que, es verdad, que usted ha llegado en el peor de los momentos posibles; claro que es verdad que su antecesor, ese ruiseñor llamado D. José Luis Rodríguez Zapatero, le ha dejado una herencia que sólo cabe definir como lamentable; claro que es verdad que hay una situación de crisis internacional que, como no podía ser de otra forma, afecta a un país que lleva demasiados años sin hacer sus labores.

Todo eso, D. Mariano, es verdad; pero usted y su gobierno actúan irresponsablemente, aprovechando toda la cadena de errores producidas anteriormente, para atacar, como cruel víbora, a aquello que, por su propia naturaleza, debía ser intocable: el estado de bienestar. ¿De qué nos valdrá a los españoles salir, dentro de no sé cuántos años, de esta maldita crisis, si nuestros hijos van a tener muy difícil estudiar en la Universidad, por las medidas que ustedes están tomando ahora?. ¿De qué nos servirá a los españoles superar estos años de graves dificultades, si, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ustedes han recortado derechos y prestaciones en la Sanidad, en la Educación, en las diversas prestaciones sociales?. ¿Porqué nos quiere usted convencer que la limitación de derechos, el recorte de prestaciones básicas, es la única medida para afrontar el futuro con esperanza?. Con esperanza, ¿para quién?. ¿Para los que son como usted, para sus hijos, para sus nietos?.

Sr. Rajoy: quien le da una pistola a un niño para que juegue con ella, debe saber que hay muchas posibilidades de que alguien resulte herido ó muerto; cuando el hecho luctuoso se produzca, no cabe acusar al niño, ¿verdad?, sino al irresponsable que le dejó la pistola. Lo mismo cabe aplicar a la situación económica actual: resulta que somos los españoles los culpables de esta situación. Los españoles, que pedíamos un préstamo a cualquier banco, y nos lo daban sin rechistar, y hasta multiplicado por cinco, si queríamos; los españoles, a los que no se nos consultaba si queríamos, por ejemplo, un aeropuerto en Ciudad Real; los españoles, que aguantamos estoicamente con el sueldo que ustedes quieran darnos, mientran, usted y miles de políticos como usted, disfrutan de sueldos, dietas, pleitesías varias, que harían sonrojar al más pintado.

No, Sr. Presidente: no se sale de la crisis actuando permanentemente contra las clases medias, que es a lo que ustedes se están limitando. ¿De verdad piensa que es lo mismo el recorte de un 5% a quien cobra mil euros mensuales, que a quien cobra una media de cuatro mil euros, como son los diputados y senadores?. ¿De verdad, en el fondo de sul alma, usted cree que ustedes, sí, ustedes, los verdaderos responsables de la actual situación, están haciendo los mismos sacrificios que el común de los mortales?. ¿De verdad usted piensa que diputados y senadores están, en esta España en crisis, dando ejemplo de austeridad y contención?. La crisis, parece ser, sólo afecta a los ciudadanos normales, que sin comerlo ni beberlo, ven cómo ganan menos cada mes; cómo la educación pierde a diario calidad; cómo se recortan prestaciones sanitarias; cómo se reniega de un estado social al que, precisamente, todo país que se precie debería de aspirar, en pleno siglo XXI como estamos.

Me parece muy bien los 24 mil millones de euros que ustedes han dado a Bankia (en realidad, no, no me parece nada bien; pero dejémoslo estar); me parece muy bien que el Gobierno tenga que acudir al rescate de aquellas entidades bancarias que lo precisen; me parece muy bien que se apliquen recortes porque así nos lo exigen las autoridades comunitarias... Pero me parecería mejor aún, que las ayudas a los Bancos en crisis vayan acompañadas de ódenes al Fiscal General del Estado para llevar a los Juzgados a los responsables de esos bancos; que al Sr. Rodriguez Zapatero, su antecesor, no se le premie su ominiosa, tétrica, incompetente labor, con un cargo en el Consejo de Estado, muy bien retribuido económicamente, claro, como es costumbre en ustedes, que saben cubrirse las espaldas; me parecería mejor aún que el ejercicio de un cargo político no se pudiera ejercer sin, en su caso, exigirle las responsabilidades civiles, penales, ó las que correspondan, cuando se deduzca que se ha ejercido irresponsablemente.

Cuando usted llegó, Sr. Presidente, había ya cinco millones de parados en España: cinco millones de familias con un triste presente y un oscuro futuro; España aún no había sido intervenida; la desesperación de los españoles crecía, porque no se atisbaba una salida, y la situación cada vez era peor, por muchos "brotes verdes" que Bambi atisbara en el horizonte... Pero es que, siete meses después, España no ha bajado de los cinco millones de parados; es que me acabo de enterar que Europa interviene España; que la situación, lejos de mejorar, se agrava cada día que pasa.... ¿Y a eso llama usted "tomar las medidas pertinentes para que España salga de la crisis"?. Si el resultado hasta ahora es el que es, miedo me da pensar qué va a ser de este país en no demasiado tiempo, si ustedes siguen perseverando en este desastre!.

De la crisis se empezará a salir cuando el común de los españoles vean que sus políticos, sus alcaldes, sus diputados, sus ministros, sus senadores, son los primeros en apretarse el cinturón. Y si a los funcionarios se les recorta un 5%, ellos se recortan un 20% sus emolumentos; de la crisis se saldrá cuando los españoles vean que a los responsables del estado actual de cosas, se les lleva a los Tribunales de Justicia para que hagan frente a sus responsabilidades; de la crisis se saldrá cuando tengamos un Presidente del Gobierno valiente, serio, que tenga lo que hay que tener para pedir sacrificios no sólo a sus ciudadanos, sino a esa clase rica, priviligiada, millonaria, incapaz de creer en la igualdad del ser humano, que creen que Dios les ampara, y que cuando hunden un Banco encima exigen que seamos el resto de los españoles los que carguemos con su desfachatez.

Que ese Dios en el que, supongo, usted cree como buen cristiano que es, le ilumine, le haga entrar en razón, y le haga comprender que España no puede salir de la crisis convertida en la España franquista de los años 50 del pasado siglo; que si se sale algún día, debe de ser para que el resto de países europeos occidentales la miren como un ejemplo a seguir.

Buenos días.

7 comentarios:

  1. Excelente Carlos¡¡¡Gente como tu es la que deberia estar gobernando y no los papa fritas que tenemos

    ResponderEliminar
  2. todos los políticos a vivir unos mesecitos con 400 euros!!! Así los quería ver yo, como se ven algunas familias en este país

    ResponderEliminar
  3. Carlos,la carta es un fiel reflejo de muchos ciudadanos pero no todo el mundo tiene el don que tu tienes para expresar su pensamiento.

    ResponderEliminar
  4. Querido Carlos,
    En primer lugar y haciendo referencia al final de tu carta, creo que, por suerte, es desafortunado comparar cualquier gestión de un Gobierno Español del Siglo XXI con el franquismo.
    Por otro lado, precisamente por haberse encontrado España con 5 millones de parados, criados por Zapatero durante casi ocho años (Aznar llego al poder en el año 1996 con una tasa de paro del 22,1 % y lo deja en 2004 con una tasa de paro del 11,00 %), es igualmente absurdo pretender que el nuevo gobierno, en solo siete meses, reduzca esas cifras de paro.
    ¿Pues no parece que la reducción salarial del 5% es responsabilidad también del nuevo gobierno? También eso fue parido por zapatero. Correcto, ahora no lo han tocado, pero cada uno lo suyo.
    Lo de las clases ricas está mas que demostrado que está un poco trasnochado. No hay tantos ricos como para que con su “sacrificio” se arregle nada (a los llamados ricos les da igual que le quiten 5, que 15, que 20, precisamente por eso, por ser ricos). Por lo que tu propuesta tampoco creo que sirva para nada.

    ResponderEliminar
  5. El estado del bienestar al que nos ha llevado zapatero es el de 5 millones de parados, la banca crujía, y las arcas del estado vacías. Eso si, si tenías un hijo, te daban 2.500 euros, fueras mileurista o director de banco.
    No se si las decisiones que se están tomando, porque si algo esta claro es que sí se están tomando decisiones, (aunque digas que Rajoy no tiene lo que hay que tener para tomar decisiones, y en el siguiente párrafo digas que Rajoy está tomando decisiones equivocadas), son acertadas o no, eso, lo dirá el tiempo. Pero de lo que si estoy absolutamente seguro, es de que deseo que sean acertadas, por la cuenta que nos trae.
    Finalmente debo agradecerte la opción de expresar distintas opiniones en un medio tan rico como Internet. No creo que eso se permitiera en el franquismo

    ResponderEliminar
  6. Nadie duda que se están tomando decisiones. Nadie duda que la herencia recibida ha sido catastrófica, e indiscutiblemente una rémora para los actuales gobernantes. Pero los "sacrificios" no deberían ir dirigidos sólo hacia una parte; y eso es lo que denuncio.
    -No es de recibo que se ayude a los Bancos, y se permita y tolere que quienes han hundido ese Banco, se marchen a sus casas de "rositas", y con pensiones estratosféricas,
    -No es de recibo que ellos, los políticos en este caso, se nieguen a reducir sus "hinchados" (por merecimientos...) sueldos,
    -No es de recibo que quien a dejado a Rajoy ese pésima herencia(Zapatero) goze no ya de su pensión vitalicia como ex-presidente, sino de 80.000.- euros más al año, al pasar a formar parte del Consejo de Estado.
    -No es de recibo(que le pregunten a Manuel Chaves) que haya dirigentes cobrando varios sueldos, con cinco millones de parados en la actualidad...
    ¿Y en época de crisis para la gran mayoría es necesario: un ipad; un iphone; una línea ADSL; un portátil; etc etc etc ???.
    ¿Ahí no hay restricciones y austeridad?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, efectivamente no es de recibo que decenas de miles de politicastros y partidos políticos vivan a lo grande cuando no hay dinero para los servicios sociales. Mira, en Diputación los grupos políticos se forran a lo grande... ¡¡Cada año!! se reparte 1.000.000 de euros. Sí, UN MILLON DE EUROS por la misma cara (esto fue aprobado en tiempos del dominio socialista, pero ni el pp, ni el pa, ni iu han dicho que no. Osea: En cada legislatura se embolsan 4.000.000 €. esto hay que añadirle los sueldos de los diputados del gobierno y la oposición, dietas por asistir a los plenos, coches oficiales, teléfonos, etc
      Les da lo mismo que digamos lo que digamos y escribamos lo que escribamos.

      Eliminar