martes, 31 de julio de 2012

La Gran regata 2012

Pues sí, como pueden ustedes ver he estado visitando la Gran Regata del Bicentenario, que se ha celebrado en el puerto de Cádiz desde el 26 al 29 de este casi ya difunto mes de julio.

Mucha gente, no demasiado calor, un estupendo ambiente... Y esos veleros copando toda la dársena del muelle de Cádiz, evocando aquellos siglos en los que eran estos tipos de barcos los que surcaban la mar océana.

Ha sido, la verdad, un gran espectáculo, que Cádiz ha disfrutado, como hace siempre, a tope. Impresiona, la verdad, ver de cerca un Américo Vepuccio, de la Marina italiana, con esos colores marrones de su madera; ó nuestro queridísimo Juan Sebastián Elcano, que aunque cada año visita el puerto de Cádiz, no deja de recibir el cariño de todos. Impresiona, ya digo,m verlos de cerca, casi tocarlos. Y supongo que aún más poder visitarlo, cosa que se hace casi imposible, por las interminables colas que se forman.

Tuvimos la suerte, además, de poder ver el muelle, como dice un buen amigo, desde tres perspectivas diferentes: aire, mar y tierra. Sí, efectivamente, pudimos subir a una de las azoteas de un edifico circundante al puerto; y fue maravilloso tener ese vista aérea del conjunto, dándote una idea global del momento. Cogimos billete, además, para el barco que te daba un paseo marítimo por allí mismo, y que llegaba incluso hasta los mismos Astilleros, por lo que disfrutamos de la visión de estos veleros desde el agua.

Sorprende que teniendo el éxito que tiene estas cosas, no se fomente mucho más la apertura del puerto gaditano para el uso y disfrute de la ciudadanía en general. Cádiz tiene un puerto en el mismo centro de la ciudad; uno llega en barco, y ya está en el mismo centro. Sin embargo, si exceptuamos acontecimientos como éste, diariamente el puerto permanece cerrado a cal y canto para el común de los gaditanos, usándose sólo para lo que es la propia actividad portuaria. No se entiende, me parece. Esta es una ciudad muy vinculada a su muelle, y por eso, cada vez que hay ocasión, allí que se va todo el mundo a disfrutar, como es este caso, de los veleros, sí; pero también de pasear simplemente tan próximo al mar...

En fin, unos días inolvidables en compañía de los amigos; y voto porque poco a poco, la actividad del querido puerto gaditano vaya en aumento.



3 comentarios:

  1. Lo vi en la tele y, de verdad, me disteis mucha envidia. Tiene que ser un espectáculo increíble, bellísimo.

    Hasta luego :)

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que disfrutaste, tanto como yo, Carlos. Unas fotos preciosas :)

    Lola

    ResponderEliminar
  3. Preciosas las fotos. Yo también estuve en dos ocasiones. Fue emocionante ver zarpar tan bellos veleros. En el Face tengo un montón de fotos y el video del Americo Vespucio zarpando.

    Leonor.

    ResponderEliminar