lunes, 16 de julio de 2012

Vamos a intentarlo

Pues me manda un amigo un correo, titulado como esta entrada, y que encabeza la  imagen que pueden ustedes ver a la izquierda de estas letras.

Si no me equivoco, me he puesto a sumar, y, "grosso modo", me salen unos 100 millones de euros que, según dice la prensa, de donde está extraida tal imagen, parece que es la indemnización que estos señores se llevan calentito por haber hundido las finanzas de los Bancos y Cajas de las que eran responsables.


Yo no sé ustedes; pero un servidor no sale de su asombro. Resulta patético que el Estado español debe acudir al rescate de muy buena parte de esas entidades financieras, porque la gestión de sus altos directivos parece que ha ido dirigida a hundirlas; y, sin embargo, con la mayor de las caras posibles, se van tan fresquitos a sus casas, disfrutando de una indemnización millonaria por "los malos servicios prestados". Que me lo expliquen...

Uno está acostumbrado a que las empresas premien a sus empleados por gestiones que le hayan hecho ganar dinero, por ejemplo; aumentar sus ventas; crecer el número de clientes;... en fin, cosas así. Pero ahora resulta que no, que aquí se premia al incompetente, al chorizo, al que, gracias a su pésima gestión, obliga a todos los españolitos a socorrer a la entidad financiera de la que era uno de los mandamases.... Desde luego, que el país esté como esté, con estos antecedentes, ¿a quién va a sorprender?.

Claro que qué otra cosa se puede esperar de esos políticos que nos mal gobiernan desde hace ya tantos y tantos años; unos señores que, a pesar de lo mal que lo están pasando sus ciudadanos, siguen impasibles conservando sus privilegios; no se recortan ninguno de ellos; no dan un paso al frente, para ser los primeros en dar ejemplo y recortarse sus jugosos emolumentos. Capaces, como están demostrando, de seguir dando vueltas de tuerca a la ya muy demacrada clase social media del país, mientras ellos siguen con sus sueldazos, sus coches oficiales, sus pensiones por cotizar sólo 7 años... ¿Estos son los que van a poner firmes a los de arriba?....

Como al correo del amigo acompañaba otras reivindicaciones, aquí se las dejo, para así ir sumando voluntades:


Ley de Reforma del Congreso de 2011 (enmienda de la Constitución de España).

1.      El diputado será asalariado solamente durante su mandato. Y no tendrá jubilación procedente solamente por dicho mandato.



2.    El diputado contribuirá a la Seguridad Social como todo el mundo (pasado, presente y futuro).  El actual fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social inmediatamente. El diputado participará de los beneficios dentro del régimen de la Seguridad Social como los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad.



3. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los españoles.



4. El diputado dejará de votar su propio aumento de salario.



5. El diputado dejará su actual seguro de salud pagado desde Las Cortes y participará del mismo sistema de salud que los demás ciudadanos españoles.



6.  El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los españoles.



7. Servir en el Congreso es un honor, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (no más de 2 legislaturas), después irse a casa y buscar empleo.



A ver si algún día cae esta breva...

1 comentario:

  1. Estupenda la Entrada Carlos, yo sabía que tú ibas a sacarle partido a esto. Un saludo.

    ResponderEliminar