lunes, 27 de agosto de 2012

Los hosteleros cañaillas y el horario


Leo con asombro e indignación unas declaraciones de hosteleros cañaillas proponiendo la ampliación del horario nocturno de las terrazas (lo pueden ver aquí ).

Como pueden leer en esa noticia, el actual horario de apertura es hasta las 2 de la madrugada, cosa que a estos señores les parece poco, y proponen ampliarlo una hora más.

Bien, aquí les doy mi opinión. Vamos a ver, lo de estos señores hosteleros es impresentable. No sé si serán así en el resto del mundo, pero la mentalidad media del hostelero español es: ganar, ganar, y ganar más dinero, a cualquier precio. Y ya está bien, no?. Tengo justo en frente de mi dormitorio un bar, con una pequeña terracita (nada, tres ó cuatro mesas). Efectivamente, a las dos en punto de la madrugada, cierra el chiringuito. Lo cual quiere decir que hasta las dos de la madrugada, en mi casa, no podemos dormir tranquilo... Imagínense ustedes el porqué: aunque son poca gente las que pueden estar allí, ya sabemos el respeto que el español tiene hacia sus conciudadanos; hablando en plata, ninguno. Hasta las dos de la mañana, las risas, los murmullos, los gritos, las conversaciones en alto,... es moneda común. Quiere decir, que debemos de cerrar las ventanas para no oirlos; lo cual quiere decir, a su vez, que, en noches de calor como las que estamos pasando, es imposible conciliar el sueño, porque aquello es un horno; díganle ustedes esto al señor hostelero, dueño del bar, al cual le importará un pimiento, dirá que ese es mi problema,  que me aguante, y que "clin! clan!" así suena su caja registradora..... Y la Policía Local no puede hacer nada, puesto que hasta las dos puede estar abierto...

Y ahora pretenden que el suplicio dure hasta las 3 de la mañana!. Yo no sé qué le parecería a estos señores que, una vez acabada su jornada laboral, y cuando estén en sus casas descansando, pues a mi me diera por contratar una banda de música de semana santa, para que los ensayo los hiciera a la vera de su ventana, por ejemplo. Nos lo podemos imaginar, no?. Pues bien, los hosteleros gaditanos cuando se trata de "dinero, dinero, dinero" no atienden a razones, son ciegos, sordos y mudos. A ellos lo que le interesan es su cuenta corriente, aunque para eso tengan que tener a X vecinos sin descansar. ¡Les da igual, vamos!.

No, miren ustedes. Aquí no se debe (poder está claro que se puede, desgraciadamente) ganar dinero a cualquier precio; si ustedes son capaces de garantizar que sus clientes van a estar tranquilamente tomándose unas copas, charlando bajito, sin alterasarse, sin gritar, y sin molestar al vecindario, pues nada, adelante: no hasta las tres, no; si quieren, incluso no cierren. ¿Son ustedes capaces de garantizar eso?. No, ¿verdad?. Hombre, pues no queramos ganar dinero a costa del descanso de los demás, joder.

Ya es la segunda entrada que dedico en este blog a estos señores hosteleros (vean el primero en http://siguemecf.blogspot.com.es/search/label/Hosteler%C3%ADa), y me temo que aún habré de dedicarles algunas más. Porque tienen una cara que se la pisan, hostias.. Ellos no se preocupan, por ejemplo, de que sus camareros estén vestidos adecuadamente (no, no, digan lo que digan es impresentable que un camarero te atienda en bermudas, camisetas y chanclas...); que sean correctos en el trato; que sus servicios (WC) estén limpios; que las tapas y comidas estén bien resguardadas; que los precios no estén disparatados;... No, eso son, nada, pijotadas... Aquí lo importante es ganar dinero, sea como sea.

Claro que, que se puede esperar, cuando su Presidente Provincial, D. Antonio Mª de Ceballos, suele aparecer en las fotografías de prensa con el símbolo del dólar en cada uno de sus ojos... Porque este señor cada vez que habla siempre habla de lo mismo: que si los hosteleros están perdiendo dinero; que si la competencia desleal; que si las Administraciones debían de hacer más por este gremio.... Y así.

En fin, para terminar: que no a la ampliación hasta las tres. Al menos, hasta que el españolito medio de a pie sepa comportarse en lugares públicos.

3 comentarios:

  1. Carlos suscribo todas tus palabras, no sabes a cuántos bares y restaurantes les he puesto la cruz de "no volver", precisamente por eso que comentas de la mala educación de los camareros, o el mal trato al cliente, o los precios, o cualquier otro detalle que no debería ocurrir. Y eso sin contar con los locales que permiten fumar, por ahí no paso.
    Es totalmente cierto que sólo van a ganar dinero.

    Es vergonzoso. Vaya imagen que damos!.

    Un beso Leonor

    ResponderEliminar
  2. Ojalá que no Carlos, que mis padres tienen su piso justo encima de un bar y las veces que he ido allí, y era invierno, estaban de farra hasta las tantas (léase más de las 12), jolín, ¡¡¡y era invierno!!!

    Me ha encantado el texto y el chiste.

    ResponderEliminar
  3. Bueno Carlos, de que los hosteleros pídan ése horario de cierre, por pedir pedirían hasta el infinito, pero no crees tú que las ordenanzas municipales estan para que sean cumplidas y quienes las aprueban son los políticos de turno; éstos me imagino nó aprobarían estas horas, o quizás sí. Aquí lo que interesa es la aportación del comercio a los Ayuntamientos, porque tenemos que atender al turista, es muy importante ésto cuidado, nos dicen: tenemos que dar hospitalidad y amabilidad. Te voy a dar mi opinión: 1º- Estos hosteleros, tienen esclavisados a sus trabajadores sin pagarles las horas que realmente realizan, que tambien lo saben los políticos. 2º- El aumentar las ganancias a costa del padecer de un vecindario cercano, tiene guasa, pero ellos a lo suyo, como no lo para nadie. 3º- En lo referente al público, lo de el hablar fuerte, risas alcoholeras, comportamientos insoportables, sin importarles si molestan ó no, éso no les preocupa; al revés mi "Bar" tiene clientela, dícen. En fín Carlos, lamento que vivas tan cerca del bar. Un saludo.

    ResponderEliminar