miércoles, 31 de octubre de 2012

España llora

Sí, lo habrán leido y/o escuchado ustedes, no?: "Desde fuera, España se ve mejor, sales más contento de la imagen de España. Dentro, dan ganas de llorar, todo son penas, pero tenemos que sobrellevarlas".
(http://www.cnnexpansion.com/economia/2012/10/27/espana-dan-ganas-de-llorar-rey)... 

O sea, que el Rey, nuestro impresentable Rey, resulta que ve "de pena" la situación de España. Uyssss... anda, si resulta que él es el Rey de... España. Joder... O sea (de nuevo): que quien es Jefe de Estado de España, ve penosa la situación de "su" país, y admite que... dan ganas de llorar. Este hombre chochea, no?.

Vamos a ver, sr Rey: slguna responsabilidad tendrá usted, digo yo, no?. Quejarse de la situación dramática, penosa, lamentable, por la que está pasando el país, está muy bien... muy bien para los ciudadanos molientes y dolientes, que deben de levantarse a las 6 ó 7 de la mañana, sufrir un atasco, llegar a lo justo a su puesto de trabajo antes de que el jefe le ponga mala cara, aguantar 8 horas ó más cada día, para cobrar... 900 euros al mes; y cada mes, menos que el mes anterior... Lo que parece de coña es que usted, que es el Jefe de Estado, quiero decir, la máxima autoridad del país, se queje de la situación de ese mismo país que usted maldirige...

La situación del país es casi, casi tan mala, como lo era cuando usted, majestad, hace no tanto, se fue de "caza de elefantes" al quinto coñ... por ejemplo. Usted debería quejarse menos, y trabajar más; por ejemplo, reunirse con los máximos responsables de los principales partidos políticos de esa España que llora, y darles un toque de atención, porque vaya vergüenza de políticos que tenemos en este país. Usted, majestad, NO es un trabajador más; usted, aunque reine pero no gobierne, sin duda podría hacer mucho más de lo que está haciendo (que, en definitiva, es NADA) para que España empiece a levantar el vuelo; usted no puede quejarse de la situación de un país en el que ejerce unas responsabilidades históricas, responsabilidades que, por cierto, le han sido concedidas por "Dios" (captan la sutileza?) y que, por tanto, debe de asumir, aunque le cueste, como parece que le cuesta (ya dicen sus biógrafos que a usted eso de trabajar como que le da yuyu...). 

Me parece patético oirle decir que "dan ganas de llorar" con la situación de España. ¿Alguna responsabilidad usted tendrá, no?. O aquí la democracia se hizo gracias a "sus" esfuerzos, pero la pobreza, el desamparo, el pesimismo,... es culpa de otros. No, si está claro que cara no le falta; pero, por Dios, asuma sus responsabilidades de una vez. Este país está ya en los seis millones de parados; este país ve cómo aquí a los únicos que se ayuda es a los ricos; este país ve cómo se destinan miles de  millones de euros a los Bancos, mientras éstos echan de sus casas a quienes no les pueden pagar unos miles de euros; este país ve con asombro cómo, pese a la crisis, aquí los políticos siguen con sus privilegios; este país ve con indignación cómo aquí se han malgastado miles y miles de millones de euros en obras e infraestructuras hoy abandonadas, sin uso, sin que aquí pase nada, sin que se pida las responsabilidades oportunas (y, por cierto, sin que usted haya abierto la boca para decir nada...); este país ha visto cómo han crecido los chorizos, los corruptos, los ladrones conforme pasaban los años, sin que la máxima autoridad de la nación (ó sea, usted) diera un puñetazo en la mesa; este pais ve con indignación cómo cuando hay terremotos, inundaciones, catástrofes varias en alguna zona de su territorio, no es usted el que va a darle consuelo a los afectados, sino su esposa, Dª Sofía, la REINA (con mayúsculas, sí), porque se ve que usted está muy "ocupado" en otras cosas más importantes... Seguimos, majestad?.

Y a los lectores de este blog, no se pierdan la entrada del profesor Juan Torres, "Las lágrimas del rey Juan Carlos", con la que no puedo más de acuerdo.



martes, 30 de octubre de 2012

Casa Lazaga


Paseo por la calle Real, y me detengo unos minutos ante una de las fachadas más preciosas, lindas y hermosas que pueden admirarse hoy en San Fernando. Sí, la pueden ver a su izquierda.: la Casa Lazaga.

Adquirida en 1886 a sus anteriores propietarios por José Mª Lazaga Garay, fue reconstruida en estilo isabelino, siendo uno de los mejores ejemplos de las construcciones del siglo XIX, y gozando de una gran majestuosidad y riqueza, tanto exterior como interiormente.


"De estilo isabelino, siglo XIX, y de autor desconocido. Su fachada consta de dos pisos, a los que se abren las ventanas con antepechos de herrajes bien labrados y balcones de cristaleras. En el segundo cuerpo, marcando ritmos y correspondencias con los cierros de la planta baja, tanto la puerta de ingreso como el balcón principal, sobre esta, quedan enmarcados en pilastras, siendo sus lienzos de pared atravesados por franjas horizontales. 

Son de destacar los típicos elementos decorativos de esta arquitectura, realizada a base de labrar sobre metal formas florales, que en este palacete delimitan los tres balcones centrales del primer piso y las placas que cierran la fachada por su lado derecho.

Son reseñables también los focos de luz, muy del momento constructivo, del que cada vez quedan menos, y el escudo labrado en el mismo metal sobre el dintel de ingreso, que según sus elementos nos ponen en relación a su dueño con los astrónomos de marina."

(De nuestra amiga y blogera Loli: http://cambiasanfernando.blogspot.com.es/2012/04/patrimonio-olvidado.html).

Como pueden ustedes comprobar, es una fachada que llama la atención... por su dejadez, abandono y el óxido que se empieza a enseñorearse de todo.

Antigua Capitanía General, la Casa Lazaga es hoy la prueba palpitante y desoladora de la nula preocupación que, desde hace muchos,demasiados años, impera en San Fernando a la hora de cuidar su patrimonio monumental. En tal estado de abandono que, a quien pasee por la calle Real, no le puede ser ajeno tal estado de podredumbre;  pasan los años, los quinquenios, y creo que ya empezamos a contar por decenios, sin que ninguno de los políticos que ha habido en esta ciudad haya mostrado demasiado interés por darle algún uso, el que sea, para que no permanezca en tan lamentable estado.

Como dice Loli, "Cristales rotos, hierba en las grietas de los balcones, latas de refresco y papeles dentro de los ventanales (a modo de papeleras, vamos), carteles pegados en la puerta, rejas oxidadas..."; ese es el panorama actual de una casa donde, dicen, quieren hacer un "Hotel con encanto"... si antes no se viene abajo, que parece que es el deseo de unos cuantos.

¿Qué pasa con los políticos en San Fernando?. ¿Hay una tradición no escrita, que sólo ellos conocen, que les obliga a derribar todo, a sustituir lo clásico por mamotretos modernos, a que La Isla no pueda aspirar nunca a una conservación seria de su patrimonio urbanístico?.

Dicen, hay rumores, de que la Casa Lazaga está encantada; que se escuchan ruidos extraños, que allí suceden fenómenos inexplicables... A ver si tenemos suerte, y algún "fantasma" se lleva a aquellos a los que la conservación de edificios históricos les importa un rábano, que, visto lo visto, son demasiados en la ciudad...

(Información de la Casa Lazaga en: http://www.sanfernando.es/ayto/Patrimonio/Patrimonio.asp)

domingo, 28 de octubre de 2012

Bailamos?


No sé si han visto ustedes la película. Yo sí, como unas veinte veces; más ó menos, claro... Ayer la volví a disfrutar, porque esta no es una película que se vea; se disfruta, sin más... Y no es que Jennifer López esté espectacular, no (que lo está); o, porqué no, Richard Gere esté guapísimo (bueno, no sé decirlo, la verdad, por motivos obvios... Supongo que sí, claro); y no es que Susan Sarandon borde su papel, como siempre, y esté espléndida, simpatíquísima, genial (que lo está...)...
Es que es una película que lo tiene absolutamente todo: un buen guión; unos actores/actrices estupendos; una música para disfrutar; unas interpretaciones que llegan a emocionar; unas coreografías chulísimas... Si ustedes la han visto, pues ya saben de qué va; si no, aquí les cuento: Richard Gere es un abogado testamentario (que hace testamentos, vamos...), felizmente casado (Susan) y con dos hijos, ya adolescentes. Tiene un buen trabajo, una buena casa, su matrimonio es feliz,... pero se siente algo insatisfecho interiormente, nota como si le siguiera faltando algo... Todos los días, en el tren, de vuelta a su casa, ve a una chica (Jennifer López) asomada a la ventana de una Academia de Baile... y un día decide bajarse en la parada que está justo enfrente de la misma puerta de la Academia... e inscribirse para aprender a bailar.
 
A partir de ahí, la película es todo un espectáculo, que les hará reir, llorar, emocionarse, disfrutar con que lo que es el verdadero cine, aquel que con las buenas películas, y ésta sin duda lo es, hace que el corazón se le encoja y el alma, casi, se le sublime. Ese alumno que intenta disimular su homosexualidad presumiendo de "macho"; esa dueña de la academia que ve cómo la va a tener que cerrar, pero que con el transcurrir de la película ve un halo de esperanza; esa bailarina espectacular, sensual, que transmite como nadie lo que se siente cuando el baile es la vida de uno; ese periodista agresivo de cara al público y sus compañeros, y cuyo íntimo deseo es, únicamente, bailar; esa esposa (Susan) que empieza a sospechar que su marido la engaña...
 
Como les digo, una película que no me harto de ver, y que me sigue emocionando tanto como la primera vez que la vi; yo mismo me sorprendí ayer en el sofá de mi casa echando unas lagrimitas en determinadas escenas...  Así que si la han visto, espero que les haya gustado; y si no la han visto, alquílenla en el videoclub, más cercano y no se la pierdan, por favor... Me agradecerán después habérsela recomendado, estoy segurísimo...
 

jueves, 25 de octubre de 2012

Te despedimos, amigo

Ya sabemos que la vida es una put... mierda, y todas esas cosas; ya sabemos que casi nada bueno podemos esperar de un mundo en el que el poseedor de una fortuna de diez millones de euros, por ejemplo, no aspira a ayudar al prójimo, sino a  aumentar esa impresionante cifra hasta los quince millones, por ejemplo; porque, no sé, no es feliz con los 10, y sí lo sería con los 15. Supongo... 

Ya sabemos que esta vida que vivimos es odiosa, rencorosa, violenta, absurda, ridícula; y que lo primero que hacen cuando llegamos es recibirnos con un tortazo, para llorar... Que más bien parece que es la primera lección que quieren darnos, y que así estemos preparados para lo que nos queda. Supongo...

Ya sabemos que suele haber siempre casi más odio que amor, lucha que amistad, gritos que diálogo, empujones que abrazos; y que nos sorprende, (o, al menos, me sorprende) esa guerra continua que, parece, cualquier españolito medio está siempre dispuesto a librar, con la más peregrina de las excusas posibles.

Ya sabemos que, como dicen los poetas, este planeta en el que vivimos, esta vida que nos rodea, nos persigue, nos apabulla, nos entristece, nos agobia,... es sólo el valle de lágrimas provisional, que nos dará paso, en menos años de los que creemos, a ese cielo iluminado, perfecto, luminoso y feliz que nos espera allá arriba, cuando emprendamos el viaje más largo...

Todo eso ya lo sabemos... pero, joder, es todo tan injusto, tan y tan cruel. Ayer por la tarde, se nos fue un gran amigo, una maravillosa persona, un ser que con su sola presencia mejoraba a todos los que estaban a su alrededor; era un hombre bondadoso, desprendido, gentil, amable, todo un caballero. Llevaba algún tiempo enfermo, le habían detectado esa horrible enfermedad que mejor no nombrar, y ya fue demasiado tarde. Lo ingresaron hace unos días, porque no se encontraba bien, y permanecía sedado desde hacía un par de días, por los muchos dolores que sufría... Y ya no despertó.

Lo visitamos allá en su tierra, en la otra punta de España, ahora en mayo hizo los tres años. Y nos ganó con su entrega, su generosidad, su amabilidad infinita, su desprendimiento en todos los sentidos. Nos llevó a una Masía típica de sus tierra queridas y amadas, siendo el anfitrión perfecto; y nos sorprendió con una sorpresa preparada, de la que, como buena sorpresa, nadie sabíamos nada: en un momento determinado, la Masía se quedó a oscuras, ante nuestra perplejidad, y allí aparecieron los camareros con una tarta para mi esposa, que ese día celebraba cumpleaños, ante nuestra perplejidad, disfrute y felicidad por tan maravilloso gesto; que luego redondeó, como muestra de esa bondad que le inundaba el alma, pagando él la cena, sin que nos dejara ni rechistar (y éramos cinco parejas...).

Y asistimos en tierras de Alcañiz a la boda de una de sus ahijadas, de la que él era padrino; y allí se mostró feliz, contento, orgulloso de que su ahijada le hubiera pedido serlo. Y fue, como siempre ha sido, el mejor de los anfitriones posibles.

Nos veíamos cuando él bajaba por estas tierras del sur, que le encantaban, que las disfrutaba como si él fuera un andaluz más. Siempre, siempre, con la amabilidad por bandera, las palabras justas, el caballero que era señoreándose en cualquier situación. Y en una de esas venidas, los amigos a los que tanto hizo disfrutar con su entrega un año antes cuando estuvimos "en sus dominios", le invitamos, a él y a su pareja, claro, nuestra íntima y querida amiga Mª Carmen, a cenar. Allí le dediqué un panegírico que, entre otras cosas, decía:

"De Jeroni yo no puedo decir, Dios me libre, No puc viure sense tu (no puedo vivir sin ti) ni: Et trobo a faltar moltíssim (te echo mucho de menos), porque todos los aquí presentes podrían sospechar de la virilidad de este conferenciante…. pero sí: Espero que ens podrem veure aviat (espero que nos podamos ver pronto) y T'envio un petó i una abraçada (te envio un beso y un abrazo)."

Ayer Mº Carmen se quedó sola, sin su amado del alma; y nosotros, también. Escribo estas palabras con el dolor aprisionándome el corazón, con las lágrimas desparramándose por todos los rincones de mi cuerpo hundido. Escribo esto dolido y cabreado, impotente, desilusionado con esta vida injusta, cruel, que se lleva siempre a los que debían ser eternos, porque dan siempre un ejemplo de saber estar. Ya sé que él estará ahora con ese Dios que en justicia se ha ganado, y al que yo cada día que pasa entiendo menos. Pero Dios tiene ya tanta gente buena haciéndole compañía que no sé porqué lo quiso también tener a su lado. Y aquí hacia tanta falta...

No sé qué decirte, Mª Carmen, no sé cómo poder consolarte con esta pérdida tan grande; que aquí nos tienes y tendrás siempre, que te queremos, que no lo olvidaremos, que él siempre estará a tu lado y junto a nosotros. 

Que hoy el planeta se ha empobrecido, que hoy todos somos algo peor que ayer.

Adiós, amigo, hasta que nos volvamos a ver. Adiós, Jeroni.

lunes, 22 de octubre de 2012

Pues no lo entiendo...

Que conste que el respeto al voto individual de cada persona, de cada votante, ni es "discutido ni discutible" (Zapatero dixit)... Galicia ha votado lo que ha votado; y como la votación ha sido en un sistema democrático, libremente, personal y en conciencia, ni se discute ni se puede poner peros... Dicho lo cual...

En fin, ya sabrán ustedes que el PP ha ganado por mayoría absoluta las recientísimas elecciones a su Comunidad Autónoma; en realidad, no es que haya ganado: ha arrasado, puesto que aumenta creo que en tres escaños la mayoría de la que ya gozaba. Lo cual, para mi, no deja de ser sorprendente, ¿no creen?.

Verán: el sr. Rajoy, nuestro incrédulo y asustado Presidente del Gobierno, desde que entró hará ya casi un año (diez meses, en concreto) no ha dejado de mostrarse como un político dubitativo, vacilante, mentiroso, olvidadizo de promesas electorales, perrito faldero de lo que diga "Uropa", poco comunicativo con los ciudadanos españoles, que parece que no nos merecemos ninguna explicación de las duras medidas que está tomando él y su Gobierno; un señor que no conoce otra palabra que no sea "recortar"... Eso sí, para las clases medias que tanto se resistieron a votarle, y que por ello parece que han de pagar la penitencia debida; un presidente del gobierno mediocre, cobarde, que no considera, como debía ser su obligación, "iguales" a todos los españoles, integrante como es de una casta política que se considera por encima del bien y del mal, a la que no hay quien baje del burro de los privilegios, y que ha encontrado en el Sr. Rajoy a su mayor defensor; un señor capaz de, en menos de un año, hacer retroceder el estado de bienestar un porrón de años atrás, sin que se le caiga, ni a él ni a sus compinches, la cara de vergüenza (¿la tendrán?); un partido, el PP, sin los arrestos suficientes para pedir las responsabilidades correspondientes no sólo a quienes han llevado a este país a la catástrofe actual, sino a aquellos a los que concede ayudas y saca del boquete, a cambio de... NADA!.

Todo el respeto del mundo a ese pueblo trabajador, honrado y honesto, como es el pueblo gallego; pero también, digan lo que digan, los pueblos se equivocan, sólo hay que mirar la Historia para comprobarlo. Y en esta ocasión creo, sinceramente, que se ha equivocado; quizás no en votar al PP, si creían que las alternativas eran peores... pero sí en darle un cheque en blanco, aumentar sus escaños, y hacerles creer que, cuando lo votan, es que lo están haciendo bien. Porque, digan lo que digan, no, no lo están haciendo bien. La solución de un país no pasa por aumentar el número de parados, como está pasando; ni en el cierre diario de empresas y pymes; ni en recortar cada vez más los sueldos; ni en abolir derechos sociales, en la educación, en la sanidad, en todo aquello que permita al trabajador un respiro, un desahogo, una alegría.

Por eso, digo, mi estupefacción por el voto gallego, que al resto del país me parece que nos va a llevar a tener que agarrarnos bien los machos...

domingo, 21 de octubre de 2012

Tarde otoñal


Tarde otoñal aquí, en La Isla. Ha lloviznado algo, un poco, ante un día triste, melancólico, muy típico de este otoño en el que ya estamos, un puente entre el verano que se nos fue hace unas semanas, y esa invierno que nos traerá una Navidad, una más, en el correr imparable de nuestras vidas.
Porque estos días que ahora vivimos sólo parecen eso, un paréntesis entre las calores veraniegas, la playa, el calor, las vacaciones que quedan ya tan lejanas... y el anuncio de las muñecas de Famosa que se acercan al portal, bienvenida oficiosa a esa época de felicidades, de jaleo, de compra, de estress moderno y comercial, que todos parece como que ya vamos atisbando en un horizonte que, poquito a poquito, imparable, se nos va acercando.
 
Día de domingo, casero, relajado. Miro por la ventana, y la soledad me deslumbra; no hay nadie en la calle, aunque no llueve, ni hace frío. Huele como a calma tensa, como si llegada la noche fuéramos a asistir a un espectáculo de viento, agua, truenos, relámpagos que se fueran a comer la vida apacible que hoy hemos llevado. Ya no es la calle Real que era hace unos años, no hay el tráfico agobiante de no hace tanto tiempo; pero escribo esto casi a las nueve de la noche, y me llama la atención el silencio de la calle, la oscuridad que todo lo cubre, el aplomo otoñal hecho dueño silente de día tan extraño.
 
Salí esta mañana, jugaba mi hijo con su equipo de ajedrez (ganaron 4'5 a 0'5), y disfruté de unas horas de esparcimiento en el salón cerrado donde se jugaron las partidas, disfrutando no sólo de la victoria final del equipo, sino del juego espectacular de mi hijo, y del buen rendimiento de todos. Luego, tarde casera, leyendo esos blogs que me gustan y sigo (a Mª Carmen, a Leonor. ...; ¿qué estarán haciendo ahora?; ¿qué llenará sus mentes; ¿en qué estarán pensando?), ponerme al día del correo electrónico, y escribir estas letras, cuando me invade la melancolía de una tarde otoñal.
 
Y mañana, será otro día. Que ustedes lo disfruten.
 

viernes, 19 de octubre de 2012

De viaje


Estuvimos este fin de semana de viaje por esas maravillosas tierras de Castilla-La Mancha, secas, áridas, sí, pero con unos paisajes espectaculares; llevo años queriendo hacer la famosa ruta del Quijote, con unos itinerarios y visitas que son una maravilla. Pero siempre, por h ó por b, pasa algo, y no tengo oportunidad. Pese a lo cual, de cuando en vez, aprovechamos alguna ocasión, y me voy sacando esa espinita, visitando y gozando de alguna villa integrada en esa ruta tan deseada.

Eso pasó este lunes, e hicimos parada en Consuegra, provincia de Toledo. Como pueden ustedes ver, estuvimos visitando los molinos y el castillo, que arriba, en lo alto, dominan todo el paisaje de la zona. Quizás sean más conocidos los molinos de Campo de Criptana, no lo sé, es una de las visitas que tengo pendiente. Pero sí puedo asegurar que estos de aquí, los de Consuegra, son realmente espectaculares, forman un paisaje auténticamente precioso, como creo que podrán comprobar mirando las fotos. El hecho de estar además al lado de un castillo, les da como un plus más de belleza. No son visitables los que forman este grupo de cinco ó seis, pero sí uno situado algo más abajo de la carretera; y todo con el mismo ticket de  4 euros, creo que muy económico, que da derecho a visitar el molino que les cuento (y admirar su mecanismo de funcionamiento in-situ), y el castillo. Y, por supuesto, nada les impide pasear, gozar, tocar y fotografiarse junto a esos molinos, como podrán comprobar.

En cuanto al castillo, pues merece la pena; la verdad es que desde fuera parece pequeño, pero no lo es, en absoluto; está en obras, reformado por una Escuela Taller, pero es bastante lo que se puede ver, gozar y disfrutar de su interior, ya que hay bastante reformado. Me gustó, sí; soy un admirador de los castillos, esas fortalezas medievales llenos de poesía, encanto, misterio y magia. Y, afortunadamente, no carecemos de ellos en esta España nuestra; así que procuro visitar cuantos pueda. 

Consuegra está a menos de una hora de Toledo ciudad; así que, si tienen oportunidad, no dejen de visitarla. Les gustará, se lo aseguro.





jueves, 18 de octubre de 2012

Al amigo pachucho

Hoy ingresa en el Hospital de Cádiz un amigo, para que mañana le operen. No es nada grave, afortunadamente; pero como nunca ha estado malo ni ha tenido que ingresar ni cosa parecida, ahí que anda el hombre casi sin poder dormir, temiendo, sudando y pesadilleando la hora tenebrosa en que, sin quererlo, tenga que dejar su rutina cotidiana, traviesa y gozosa para adentrarse en los "tenebrosos" pasillos del hospital, él que lo único que quiere es que el día de hoy sea la continuación del de ayer, sin más historias, y que reza a un Dios en el que no sé si cree para que esto sea sólo un maldito sueño de un recién estrenado otoño.

Ayer estuvimos en su casa, tomando el cafelito de rigor, las dos parejas: ellos (él y su esposa) y nos (mi esposa y yo), procurando hacerle toda la compañía del mundo, y que se olvidara de estos días hospitalarios que le quedan. Fue, como las otras veces que quedamos, unas horas de charla distendida, anécdotas, risas y magnífica convivencia, en la que nos confesaba que no es que estuviera nervioso... es que no le llegaba la piel al cuerpo, dándole vueltas a esta operación, rutinaria, ya digo, pero que ahí le tiene, comiéndole su privilegiado coco.

Como sé que me lee a diario, espero sonsacarle una sonrisa cuando esto lea, que de un respingo de sorpresa, y que le ayude a sobrellevar el mal trago. Piensa, querido amigo, que sólo serán unas horas apartado de tus cosas, tus días, tu rutina, tu nieto, y ese tu entorno que tanto quieres, y que tanto te va a echar de menos. No te preocupes, que ahí estaremos guardando celosos los atardeceres de la Bahía que a diario tanto disfrutas, y atento estaremos a que no pierdas ni uno sólo de ellos.

Que te sea leve, admirado compañero, y verás cómo antes de lo que piensas ya estarás con nosotros obsequiándonos con tu gesto amable, tu sencillez eterna, y tu bondadosa compañía.

Un abrazo de quien sabes que te quiere y admira.



miércoles, 17 de octubre de 2012

Yo soy funcionario

Bueno, pues un día, sin esperarlo y de pronto, usted se encuentra tan ricamente en su casa, y empieza a oler como a... como.... ¡a quemado!. Y se levanta de su sofá cuando mejor se lo estaba pasando con la Charlize Teron (¡qué mujer!) y descubre acojonado que su cocina arde por los cuatro, y hasta los cinco, costados.

sábado, 13 de octubre de 2012

Día de la Hispanidad


Ayer, como ustedes saben, fue día de fiesta en España, el día del Pilar, y/o de la Hispanidad. Hablando del Pilar, no dejo de asombrarme cada año con esa escena de miles de mujeres y hombres en Zaragoza llevando flores a la Pilarica, en esa preciosa plaza del Pilar, formando un auténtico manto de cariño, flores y admiración hacia su Virgen; linda Zaragoza, preciosa ciudad, que he visitado en varias ocasiones, y a la que siempre estoy deseando volver, a la que llevo en mi corazón: un pueblo orgulloso de sus tradiciones, que se siente español sin complejos, que así lo confiesa, sin debilidades ni timideces, con una historia profusa y rica,  que podría dar clases de nobleza y coraje a más de una comunidad "independiente" (?) .
 
Pues aprovechando el día de fiesta, ayer por la tarde salió en procesión, aquí en San Fernando, su Patrona, la Virgen del Carmen, desde la Iglesia del mismo nombre, y de la que tengo la suerte de ser casi vecino. Así que aprovechamos y allá que nos fuimos a ver el cortejo. Bueno, no tiene nada de especial, es cierto: una reunión de, supongo, representantes de las diferentes cofradías isleñas, el paso de la Virgen de la que arriba de esta entrada tienen ustedes una muestra, y la banda de música de la Cruz Roja, creo recordar, detrás, cerrando la comitiva.
 
Mucha gente por la calle, eso sí; San Fernando no puede presumir de carnavalera, pero donde haya una buena procesión.... Militarmente histórica, como siempre ha sido hasta que llegaron los desarrapados que nunca faltan para intentar quitarle al pueblo lo que se lleva en sus mismos orígenes, el cañailla lleva a fuego grabado en sus genes cualquier cosa religiosa, y se vuelca en ella; y si encima, está relacionado con la Virgen del Carmen, pues mucho más. Me dicen que vieron al omnipresente Manuel Romero, vicealcalde de la ciudad, en la comitiva, y me comentó algún amigo que qué raro que no iba nuestro alcalde, el Sr. Loaiza, al que al paso que lleva terminaremos creyendo que es una especie de milagro, ó de leyenda urbana, porque en "su" ciudad, nadie le ve, nadie le escucha, nadie le oye... y como tampoco hace nada de nada, pues ya me dirán...
 
Pues eso, que nos encontramos con amigos y conocidos, que en la Plaza de San José había otra verbena, que allí estuvimos, sentaditos, tomando algo, y que luego vimos a nuestra Virgen del Carmen recogiéndose en su Iglesia, una iglesia, por cierto, que andaba excelentemente iluminada por dentro, y que era todo un espectáculo ver ese interior iluminado desde la calle.
 
En fin, una buena y agradable tarde.
 
 


miércoles, 10 de octubre de 2012

Y pasan los meses, con su tristeza añadida

Me encuentro a Julia esta tarde, en Bahía Sur, de compras, y charlamos unos minutos. Julia es compañera del IEDT desde hace varios años; habría que decir ya ex-compañera, porque se le acabó el contrato a finales de junio, pero me niego, será siempre compañera, porque son muchos meses compartidos, muchas horas, algunas comidas. Y hace unos días, el viernes pasado, tomé algo con Paco, mi Paquito, con el que también trabajé codo con codo, solucionando averías, teléfonos, cables, redes,... Y por el Facebook, varios compañeros de los que ya no están tuvieron la gentileza de felicitarme el día por mi cumpleaños, e iluminármelo hasta extremos que ni ellos mismos sospechan.Por allí, por lo que antaño fue hervidero de seres humanos, aposento de risas, testigo del transcurrir perezoso de la vida, me he encontrado en las últimas semanas a otros compañeros (sin distinción de sexos) que se llegaban a preguntar, a ver si se atistaba un halo de esperanza en un mundo hoy tan jodido.
Como ven, mantengo aún el contacto con tanta gente válida, con tantos compañeros que ya no me acompañan por esas circunstancias extrañas de la vida, que gira y gira como una noria, y no se sabe casi nunca dónde nos llevará. Y en todos observo la desesperanza, el amargor de una inactividad sobrevenida,  el pesimismo de una situación inesperada y mal llevada, de un desempleo al que, tras muchos años de actividad, nadie, ninguno, se acostumbra.
Y me preguntan que qué tal por allá, por esos pasillos hoy tan vacíos, por esas mesas desiertas, por esos escritorios en los que ya no se escucha el ronroneo del trabajo diario, el ring imparable de los teléfonos, el teclear inmisericorde de los teclados de ordenador, el chirriar frenético de las impresoras incansables. ¿Que qué tal?. Y yo les miro, sinceramente, acongojada el alma, porque, ¿qué puedo decirles?. ¿Qué puede salir de mis labios tristes que pueda alegrarles la vida?.  Qué les digo?; que les hecho tanto, tanto de menos; que no puedo, siquiera, darles algo de esperanza sobre próximas convocatorias, próximos programas, próximos empleos que les envuelva con su manto de certeza y seguridad?; que qué negro es este presente que nos atenaza con su devenir errático, con su inabarcable futuro, con su desesperanza atroz, con un mañana que, sinceramente, tengo miedo, mucho miedo, de que llegue, porque no parece que nos vaya a traer nada bueno.
Ahí están mis alpes, mis pidlus, mis juntos, mis sawas, mis pie, tantos y tantos que me van dejando muecas en el devenir de esta época confusa, atroz, lamentable... triste, tan y tan triste.

Que me alegra, mucho, veros; que ojalá nunca perdamos el contacto; y que las cosas, cuando nos volvamos a ver, sean tan diferentes de lo que son ahora. Que el trabajo llegue prontito, y que, como suele decirse, os vaya bonito.

martes, 9 de octubre de 2012

Copias de Seguridad del ordenador

Pues sigo con la informática. en los últimos días, parece que los dioses (bueno, mejor los diablos...) se están confabulando contra los seres humanos; así, estoy observando que se están dando casos de pérdidas de datos que se tenían guardados en discos duros externos (le ha pasado a un par de compañeros).

Verán ustedes: el caso es que, no sé porqué, se tiene una confianza ciega en los discos duros externos. "No, si yo tengo las fotos guardadas en un disco duro externo...", me suelen comentar. "Ah, en un disco duro externo... Eso está muy bien. Aparte de en el disco de tu pc, no?". "Emmm? No, sólo en el disco duro externo...". Ya...

Quizás el que esos discos estén como más protegidos al tener una carcasa que lo rodea; quizás por esa aureola de "externo", quizás porque... ... nos terminamos confiando, y  al final resulta que nuestra copia de seguridad consiste en tener las fotos de nuestros hijos, cónyuges, viajes, nuestros documentos importantes, nuestra música, etc en un "disco duro externo"... y ya éstá (?).

Pues no, mal hecho. Está usted cometiendo el mismo error que aquellos que todo lo guardan en el disco duro de su ordenador, y se quedan tan panchos. Su "disco duro externo" se le puede caer, sufriendo un mal golpe que lo haga inservible; ó de buenas a primeras, no le engancha el USB, sin saber porqué, y le aparece un mensaje terrorífico de "Dispositivo no reconocido"; ó le puede desaparecer misteriosamente... ¿Y entonces qué?. ¿Maldice al "disco duro externo"?....

Las "copias de seguridad", como su propio nombre indica, "presupone" que son eso, "copias"; quiero decir, lo que se tiene en un sólo dispositivo(ya sea externo ó interno), no es una "copia". Y si usted es lo único que  tiene, está más cerca cada día que pasa de pasar a ser uno de los usuarios que "están a punto de perder información" (el otro es "el que YA ha perdido información").

Hoy, han bajado muchísimo los dispositivos externos; se pueden encontrar discos duros externos de 500 Gb por unos 59.- euros; lo cual, como usted comprenderá, no es dinero cuando de asegurar recuerdos se trata. Por eso, si aún no lo ha hecho, cómprese un disco, y haga ahí copia de todas sus fotos, documentos, escritos, canciones,... en fin, de todo lo que para usted es necesario.

Y si sólo tiene sus cosas en un dispositivo externo, no se equivoque: páselo ó bien a otro dispositivo externo, ó bien a su disco duro interno(el de su pc...). Hablamos de "copias" cuando la información está, como mínimo, en dos dispositivos, no en uno sólo.

Hágame caso, y no se demore. lo demás es correr riesgos inncesarios, y tener muchos dolores de cabeza.

sábado, 6 de octubre de 2012

Virus de la policía

Ayer, que fue mi cumple (25, si se lo preguntan.... Cómo que no?. Si se les ha pasado u olvidado, aún están a tiempo de felicitarme. No les tendré en cuenta el retraso, se lo prometo. Gracias anticipadas)...

Bueno, repito, ayer fue mi cumple; y por la tarde, cuando ya nos estábamos preparando para ir a ver teatro al Colegio La Salle-San Cristóbal (avisado unos días antes por mi compañera blogera Leonor (por cierto, no te vi :_(   ...)), me llamó muy procupado mi admirado y gran amigo Ignacio, del que ya les he hablado en alguna que otra ocasión (ver, por ejemplo, http://siguemecf.blogspot.com.es/search/label/Ignacio%20Mora).

¡Tenía Internet bloqueado, y la policía le amenazaba con 100 euros de multa!... "No te preocupes, Ignacio, eso es un virus", le comenté. Le fui tranquilizando, le hice ver que eso era una triquiñuela, le dije qué podía hacer, y que por de pronto, pasara el antivirus. Bueno, el final de la historia es que, efectivamente, era un virus, que esta mañana estuve en su casa, y que todo ha quedado en un susto.

Por si a alguno de ustedes le pasa, he decidido escribir esta entrada. La imagen que ustedes ven arriba, puede ser uno de los mensaje que les aparezca. En la página: http://www.malavida.com/blog/35972/como-quitar-virus-policia pueden encontrar información sobre este virus, así como varias formas de quitarlo. También pueden consultar en la web:http://www.pandasecurity.com/spain/homeusers/support/card?id=1673 , empresa que como ustedes imaginan, sabe muchísimo de estas cosas.

En cualquier caso, tranquilidad, no se alarmen, y sigan los pasos que les ponen en esas webs, que les permitirá eliminar tal troyano. E instalen, por favor, un estupendo programa, gratuito, como es el Spybot, que lo pueden encontrar en este mismo blog, a su derecha. Junto con un antivirus debidamente actualizado, les aportará la tranquilidad de no llevarse esos sustos.


jueves, 4 de octubre de 2012

Idiosincracia española

Vengo de comprar en la frutería, aquí, al lado de mi casa; hace ya un tiempo han abierto una que está muy bien, porque abre de lunes a viernes por las tardes, lo cual nos viene fenomenal a los que trabajamos.
 
Dicho lo cual, debo de reconocer que he llegado muy cabreado a mi casa. Suelo comentar que, desgraciadamente, y según mi parecer, claro (como dijo Zapatero en su día, lo que viene a continuación es "discutido y discutible"...), el español tiene, quizás, demasiada querencia al Sur, cuando, a lo mejor, debería de mirar más al Norte. En román paladino: parece que el español tiene la tendencia de comportarse como un salvaje, en vez de como un ciudadano europeo occidental... Les cuento:
 
Delante mía, una mujer ya mayor; ustedes, supongo, lo habrán comprobado: no hay quien les quite la mala y fea costumbre de "toquetear" la fruta; lo cual, si al final se lleva lo "toqueteado", pues no pasa nada; pero si no se lo lleva, pues en fin, no me hace gracia que yo me pueda comer algo algo que ha sido tocado no sé por cuántas posibles manos... No sé cuál será su opinión; a mi me parece de poquísima educación estar tocando una fruta que, a lo mejor, después no te vas a llevar. Pero no hay forma, parece que lo llevan incrustado en los genes, y es una escena que, con mujeres mayores, se repite con más frecuencia de la debida...
 
A continuación, otra mujer, menos "mayor", cincuentona ó por ahí... Vamos a ver: si está delante mía, lleva unos minutos esperando, mientras espera, ¿tanto le cuesta tener claro lo que se va a llevar?. Pues no:
 
-"Señora, que desea...".
-"Ay, hija, ponme... ehhhhh... uuummmm... Ah, sí, las papás, tres kilos..."
-"Algo más, señora?".
-"Sí.. ponme,.. las papas serán buenas, no hija?"  (pregunta tonta donde las haya: la dependienta que te va a decir, que no, que son malísimas....).
-"Sí, señora, son papas nuevas de Sanlúcar. ¿Algo más, señora?".
-"Ummm... Es que no sé qué voy a hacer pá comer... Ay, todos los días con la dichosa comida... Bueno, pues.. a ver.. ehhhh... Dos kilos de tomates, sí".
-"Pá freir, señora"?
-"Ummm, bueno,.. es que, hija, estoy pensando que... no sé... Sí, pá freir..."
_"Las papas y los tomates... Algo más, señora?"
 
Y allí que está la "señora" venga a mirar para acá, venga a tocar por allá (sí, ya lo digo, es genético en los cromosomas españoles), otra vez mirando acullá... y si hay gente detrás, nada, que se aguante.
 
Cuarto cliente... ¿Cuarto?. No, será tercero. Sí, bueno, el tercero soy yo, que ya he empezado a pedir con toda la normalidad del mundo, porqué sé qué debo de comprar, no como otras... Pero es que el "cuarto" cliente, el que va detrás mía,  es el prototipo del español "listillo", más listo que el mundo entero: él solito, sin ayuda de nadie, pues ha cogido tres hermosas chirimoyas, y se las aparta poniéndolas en el mostrador... Que, claro, yo me quedo mirándolo, y me digo: que hago, me peleo con él, le doy una hostia, él me da un guantazo, le llamo  de "hiputa" para arriba... O sea, que este "cabr..", que va después de mi, no está esperando su turno, sino que con toda la cara del mundo, me está quitando "mis" chirimoyas... Porque, claro, al quitarlas él de donde están, está dejando a la dependienta sin la posibilidad de, si yo pido chirimoyas, coger una ó varias de las que este tipejo ha apartado...
 
En fin, que me trago el orgullo, lo dejo pasar para no entrar en una discusión que este botarate de turno no va a entender, y lo que hago es, mis queridos lectores, expulsar en este blog la bilis acumulada...
 
Y vuelvo a insistir: los españoles deberían de acostumbrarse más a mirar al Norte (Europa) y menos a Africa (Sudán, Congo, etc). ¡Cuánto nos queda por aprender, Dios, para ser un país civilizado!.


miércoles, 3 de octubre de 2012

A vueltas con la Feria...

En una entrada anterior(http://siguemecf.blogspot.com.es/search/label/Feria) hablé de la Feria de San Fernando, y de sus diversas localizaciones, acabando la entrada con un comentario que creo que sorprendería a los que tuvieron la oportunidad de leerlo: "Porque la Feria, antes del Parque, se montaba, y esto sí que es verdaderamente sorprendente, en.....  plena calle Real, entre la Alameda y la Plaza Iglesia.". Bien , vamos a explicar esto.

Después de las primeras veladas que, sorpresa, se celebraban en la actual Plaza del Carmen (qué, ni se lo podían figurar, eh?), el Ayuntamiento decide en 1834 trasladarla a la plaza de la Constitución (actual Plaza del Rey...), extendiéndose poco a poco por la calle Real, hacia la plaza Iglesia por un lado (en ocasiones llegaba incluso a la plaza Font de Mora...), y por el otro hasta la Alameda. 

Así, la de 1881 se extiende por la calle Real, entre las calles General Serrano y Losada; la de 1886, en las plazas del General Valdés y Alfonso XII (del Rey), que duró.. ¡17 días!.

Se celebraban cucañas, regatas, fuegos, toros del aguardiante;  en cuanto a los puestos, había bazares, cafés vantantes, casetas de casinos; y de las atracciones: caballitos, cunitas, tren de los escobazos, coches de choque, el látigo... mientras por las aceras de la calle Real, se disribuían los puestos de turrón, tiros al blanco, rifas, tómbilas, etc.

Es ya en 1953 cuando se instala, por primera vez, en el Parque Almirante Laulhé (parque de los Patos), y ya en 1983 a su actual emplazamiento, en La Magdalena.

Los datos que ustedes leen aquí, están extraidos del magnífico libro "San Fernando-Evocación de un siglo", del fotógrafo Joaquín Quijano, una excepcional obra para conocer el San Fernando antigüo, y en que también podrán admirar fotos de algunas de las veladas aquí descritas.

martes, 2 de octubre de 2012

Me preocupa Rajoy...

No, de verdad. Este hombre se ve que no está bien. ¿Lo han visto ustedes en la prensa, en la tele?. No sé, yo cuando sale en televisión, por ejemplo, me preocupa. Se le ve como... acojonado, no?.
 
No sé a ustedes; pero yo cada vez que lo veo, me digo: a este hombre le pasa algo. Aparece siempre como sudando, con la boca torcida, con los ojos así como muy abiertos, que parece siempre como si estuviera asustado...
 
Yo le veo, y me digo: a que le da algo, a que se nos muere en pantalla, delante de todos. Y es que no puede estar bien: parece siempre como si estuviera asustado, que tuviera miedo de algo, como casi aguantándose el tembleque. No, algo le pasa.
 
O sea, justo lo que España necesita en estos momentos, menos mal: un presidente decidido, que no se casa con nadie (¿lo oye, Bankia?), que transmite seguridad, que uno lo ve, y se dice: este es el estadista que España necesita ahora, coñ... Es decir, justitamente lo que Rajoy NO disimula que no es.
 
Pero, ¿qué le pasa a este hombre?. Si está haciendo lo que le pide el cuerpo, no?: recortar, recortar, y recortar a estas clases medias que son unos parásitos, y a los que hay que darle todo hecho, leñe...
 
Ve uno a Rajoy y le empieza a temblar el cuerpo: ojeroso, tragando saliva, dubitativo, promete una cosa y hace lo contrario, con permanente gesto de pánico en su expresión. ¿Está enfermo?. ¿Lo estamos matando entre todos a disgustos por no aplaudir unánimemente las medidas que tanto nos están jodiend...?. ¿Se ve el hombre incomprendido por tomar unas medidas que los chuflas de los ciudadanos corrientes como quien esto escribe no entendemos, a pesar de que lo hace con su buena intención?.
 
O es que, como dicen por ahí, España, en estos momentos, no se merece un presidente del gobierno... como Rajoy?.

¿Qué será, será?.