sábado, 13 de octubre de 2012

Día de la Hispanidad


Ayer, como ustedes saben, fue día de fiesta en España, el día del Pilar, y/o de la Hispanidad. Hablando del Pilar, no dejo de asombrarme cada año con esa escena de miles de mujeres y hombres en Zaragoza llevando flores a la Pilarica, en esa preciosa plaza del Pilar, formando un auténtico manto de cariño, flores y admiración hacia su Virgen; linda Zaragoza, preciosa ciudad, que he visitado en varias ocasiones, y a la que siempre estoy deseando volver, a la que llevo en mi corazón: un pueblo orgulloso de sus tradiciones, que se siente español sin complejos, que así lo confiesa, sin debilidades ni timideces, con una historia profusa y rica,  que podría dar clases de nobleza y coraje a más de una comunidad "independiente" (?) .
 
Pues aprovechando el día de fiesta, ayer por la tarde salió en procesión, aquí en San Fernando, su Patrona, la Virgen del Carmen, desde la Iglesia del mismo nombre, y de la que tengo la suerte de ser casi vecino. Así que aprovechamos y allá que nos fuimos a ver el cortejo. Bueno, no tiene nada de especial, es cierto: una reunión de, supongo, representantes de las diferentes cofradías isleñas, el paso de la Virgen de la que arriba de esta entrada tienen ustedes una muestra, y la banda de música de la Cruz Roja, creo recordar, detrás, cerrando la comitiva.
 
Mucha gente por la calle, eso sí; San Fernando no puede presumir de carnavalera, pero donde haya una buena procesión.... Militarmente histórica, como siempre ha sido hasta que llegaron los desarrapados que nunca faltan para intentar quitarle al pueblo lo que se lleva en sus mismos orígenes, el cañailla lleva a fuego grabado en sus genes cualquier cosa religiosa, y se vuelca en ella; y si encima, está relacionado con la Virgen del Carmen, pues mucho más. Me dicen que vieron al omnipresente Manuel Romero, vicealcalde de la ciudad, en la comitiva, y me comentó algún amigo que qué raro que no iba nuestro alcalde, el Sr. Loaiza, al que al paso que lleva terminaremos creyendo que es una especie de milagro, ó de leyenda urbana, porque en "su" ciudad, nadie le ve, nadie le escucha, nadie le oye... y como tampoco hace nada de nada, pues ya me dirán...
 
Pues eso, que nos encontramos con amigos y conocidos, que en la Plaza de San José había otra verbena, que allí estuvimos, sentaditos, tomando algo, y que luego vimos a nuestra Virgen del Carmen recogiéndose en su Iglesia, una iglesia, por cierto, que andaba excelentemente iluminada por dentro, y que era todo un espectáculo ver ese interior iluminado desde la calle.
 
En fin, una buena y agradable tarde.
 
 


2 comentarios:

  1. Me alegro de que te lo pasaras también, Carlos. Yo de no haber tenido que trabajar hoy , también hubiera salido a dar una vuelta para ver el ambiente.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Seguro que había un ambiente fantástico y está bien que la gente salga a la calle y disfrute.

    Espero que el fin de semana haya sido bueno.

    ResponderEliminar