martes, 27 de noviembre de 2012

López Garrido y el Ateneo

"Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo" (Groucho Marx).

Verán, eso mismito pensé hace unos días, cuando leí en el Diario de Cádiz que Diego López Garrido había sido admitido como socio del Ateneo de Cádiz. Bueno, no exactamente tal cual, sino con alguna ligera variante: nunca pertenecería a una Asociación que tuviera a Diego López Garrido como socio. Ó dicho de otra forma: si yo fuera socio de dicho Ateneo (que visto este ingreso, Dios me libre...), me daría de baja.

Este señor, qué quieren que les diga, me parece un impresentable; cierto es que tiene un currículum impresionante(http://es.wikipedia.org/wiki/Diego_L%C3%B3pez_Garrido), para qué vamos a negarlo: catedrático de Derecho Constitucional (que visto la formación que imparte la universidad española tampoco es como para tirar cohetes), Vicepresidente de la Asociación Pro Derechos Humanos y de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, diputado, secretario de estado, ... en fin, un señor que parece muy preparado, y que cuenta además con distinciones internacionales varias.

Pero este mismo señor fue portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso en el año 2006, es decir, recordemos, en la etapa de Zapatero. Y no vamos a ser hipócritas, para qué, diciendo que la actual crisis económica tan grave y profunda que vive España fue culpa del "observador de nubes" (Zapatero dixit); pero sí que con su negación de los datos y de la realidad, creo que no cabe duda alguna que ha contribuido muy mucho a su agravamiento. ¿Y qué hacía mientras el flamante nuevo ateneo, sr. Garrido?. Pues lo que le mandaba su jefe: negar por esa boquita que Dios le ha dado, exculpar a su partido de todo lo que hacía, y defenderlo frente a lo indefendible. 

Yo recuerdo a López Garrido como portavoz del PSOE, ó como portacoz, mejor dicho; y se me caía la cara de vergüenza cada vez que lo escuchaba. Este señor ha contribuido, y mucho, a que España esté en la situación actual en la que está. Escuchar las pamplinas y barbaridades, las negaciones, del sr. Garrido era, como suele decir nuestro Académico de la Lengua (este sí con todo merecimiento) Pérez Reverte," echar la pota". ¿Me entienden, no?. Un señor que es "c-a-t-e-d-r-á-t-.i-c-o" no puede tener una personalidad NULA, decir "bwana, sí señor" a todo, y repetir como un lorito lo que sus mandamases del partido le dijeran que dijese. Y éste era López Garrido, un señor que ha contribuido muy mucho al actual descrédito, merecido por otra parte, del que "goza" la casta política actual. Porque su comportamiento, como portavoz-portacoz, era sencillamente lamentable. 

¿Y ésto el Ateneo no lo ve?. ¿A Diego López Garrido se le hace socio porqué, por su currículum, simplemente?. ¿No se tiene en cuenta nada más?. ¿No se valora su contribución, que fue muchísima, a espesar el ambiente político, a no demostrar tener dos dedos de frente, a formar parte de esos nefastos gobiernos que han hundido a España en la miseria política?. ¿Al Ateneo de Cádiz qué le preocupa, sólo salir en la foto?. 

En fin, ya saben mi respuesta a su futura invitación a formar parte del Ateneo: NO, gracias; uno tiene su dignidad. Y no todos pueden decir lo mismo...




1 comentario:

  1. Así estamos. Burros detrás de la zanahoria y luego dicen que tienen personalidad propia. Perfectos lamedores que ascienden a donde nunca debieron llegar... Le echan las culpas a otros y miran al cielo, distraídos, como si no fuera con ellos la crisis. Encima dan recetas para salir dela crisis que ellos ayudaron a aumentar. Ya lo sabes, amigo, los cretinos y mediocres -llenos de palabras y vacios de ideas- han copado todos los ámbitos del poder. Así estamos.
    NOTA: Muchas gracias por tu comentario de apoyo a mi blog ante la "gracia" de un sindicato que proponia castrarlo. Gracias.

    ResponderEliminar