jueves, 6 de diciembre de 2012

De visita en Cádiz

Día triste hoy, aplomado, nublado, otoño propio, rozando ya casi el invierno que nos queda, despidiendo casi el año que se nos va. Uno se levanta hoy, que es día de fiesta (¿hay que celebrar, acaso... con esta Constitución a la que todos se la pasan por el forro de sus caprichos, los más aquellos que precisamente más debían guardarla y cumplirla?...), y ve desde la ventana la calle casi vacía, el silencio imperante, el alma ahogada,...

Así que tiramos hoy para Cádiz, visto que ayer abrieron la Casa Arámburu con fines comerciales( ver: http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/1413981/artesania/y/comercio/se/citan/con/la/navidad/la/casa/aramburu.html ), otra joya urbanística de ese Cádiz imperial súblime, bello, lindo... Cádiz, siempre Cádiz, esa desconocida para sus propios habitantes, pero una ciudad que se disfruta, que te llena los sentidos, que la hueles como una linda flor, que la disfrutas en sus calles, en sus casas, en sus ambientes,...

Un poquito después de las doce y media ya estábamos en San Antonio, donde está la Casa Arámburu, un precioso edificio del siglo XVIII, situado justo al lado de la UNED; había una pequeña cola para entrar, pero se movía rapidita, así que en poco tiempo ya estábamos dentro. Son tres plantas, tres, con unas escaleras de mármol de acceso a cada planta verdaderamente grandiosas, espectaculares, bonitas; y en cada planta, diversos negocios (ropita de niños, antigüedades, bisutería, muebles,...); y un grupo cantando en la planta baja, y un pequeño bar, y gente paseando entre los diversos sitios, y un sano ambiente de alegría y paz... Está hasta el domingo abierta, si quieren aprovechar y visitarla; a mi me gustó, la verdad. No obstante, una vez que cierre esta exposición de productos, la Casa va a seguir abierta en las Navidades, ya que serán los comerciantes del Centro los que expondrán allí cosas; háganme caso, y ya sea ahora ó después, visiten la Casa Arámburu, una joya arquitectónica de las muchas otras que pueblan Cádiz.

Y al salir, paseo por la calle Ancha, y ya de vuelta, ¡sorpresa!, San Felipe Neri abierto. ¿Lo conocen?. Si es así, coincidirán conmigo en que nos encontramos, sin ninguna duda, con otra de las muchas joyas que pueblan Cádiz; si no la conocen, ¿qué esperan?. Junto con la Catedral, la Santa Cueva, Hospitalito de Mujeres, la Iglesia de Santa Cruz, la iglesia de Santo Dongo,... en fin, tantos otros, una de las cosas que todo gaditano de pro debería de conocer... Y que es, sin embargo, tan desconocido.

Vayan a Cádiz en estas fechas, paseen, disfruten de una ciudad trimilenaria, visiten sus iglesias, sus plazas, sus monumentos, sus calles, sus paseos, sus monumentos... Tanto y tan cerca para ver...

2 comentarios:

  1. Tengo ganas de ir a Cádiz para darme un paseo tranquilamente por todos esos lugares que nos describes. He estado muchas veces en Cádiz, es cierto, pero siempre con prisas.

    Carlos, estamos de hospitales, unos problemas de salud con mi marido que espero se solucionen pronto. Mientras tanto... toca ir al hospital, pasar allí todo el día y volver a casa por la noche. Mientras tanto seguiré dibujando y dejando entradas, pero si ves que, en algún momento, tardo algunos días en pasar por mi blog, es sólo por eso, porque no he tenido tiempo.

    Buenas noches y gracias por todo :)

    ResponderEliminar
  2. Que alegría,la casa Aramburu abierta. Si vieras la de fotos que tengo hechas a la fachada. Espero ir esta navidad a verla, me encantará, seguro que sí.
    Me alegro que hayas disfrutado de este día, realmente Cádiz es preciosa.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar