lunes, 24 de diciembre de 2012

Una feliz Navidad


A una semana del fin de año estamos. Hemos sobrevivido al espeluznante final que muchos desinformados habían augurado (qué agobio, por Dios!), y aquí estamos, presta ya casi la noche, con su Papá Noel empezando su largo viaje desde aquellas tierras heladas del Norte, dispuesto a endulzarnos dentro de unas horas nuestras vidas, y compensarnos el sufrimiento de esta profecía no cumplida...

Se va despidiendo un año duro, malo, horroroso para los españolitos de a bien, que, no nos engañemos, no somos todos, a pesar de los buenos deseos de las fechas en las que nos encontramos. Un año de recortes, de dificultades, de lloros y tristezas, en el que ese teórico Estado de Bienestar va dando pasos como los cangrejos, hacia atrás: la sanidad, la educación, las nóminas, las pensiones,... todo empieza a formar parte de un mal sueño, del que a ver si algún día vamos a despertar. Lástima da esta España agónica, deprimida, pobre, que siempre lo intenta y nunca logra alcanzar ese nivel de vida, de esperanza, de deseo, de bienestar, de esos países centroeuropeos, occidentales, al que muchos aspiramos, a los que casi se roza... pero nunca se llega.

Y lo que nos queda, queridos lectores. Ellos (los políticos) son los culpables de tanta miseria, de tanto paro, de tanta desesperanza... Y ahora, siendo los culpables, ahí están, encantados de meter la tijera, de cortar, de recortar, lo poquito que el pueblo español ha conquistado a través de los años; y ellos (los políticos), esos seres que cobran unos sueldos astronómicos que la gran mayoría, unos muertos de hambre como eran, ni podían soñar en el mejor de sus sueños, ahora nos dicen "que es que esto es lo que hay que hacer"... Cuando son ellos, y nada más que ellos, los que han tirado miles y miles de millones de euros en subvenciones inútiles, en gastos caprichosos, en infraestructuras muertas antes de ser construidas, en cursos inútiles, en corrupciones y choriceos varios...

Y esta noche, el discurso del Borbón, ese ser superior que manda sobre todos, pero de pereza innata, y para el que la vida son dos días, y a disfrutar. Un Rey que empiezo a comparar con el agua: líquida, inodora e insípida.... Un señor que ocupa el puesto "por mandato divino" (?), en pleno siglo XXI, y cuyas mayores ocupaciones parecen ser la caza de elefantes, y cada poco tiempo, romperse la cadera; mientras "su" pueblo sufre, grita, clama, y se desepera. Pero entre sus funciones parece que no está la de "gobernar"; él cobra, observa, calla, y bosteza... Como buen Borbón, claro...

En fin, que esta noche, al menos, disfrutemos como nunca de la compañía de familia y amigos, de aquellos seres a los que queremos y nos quieran; que el barbudo, sea Papá Noel, San Nicolás, Santa Claus, ó quién le de la gana, nos colme de efímera felicidad (porque lo "gordo" nos lo traerán los Reyes, claro...). Y que todo sea abrazos, besos, felicitaciones, y lágrimas, sanas, puras, de inmensa dicha y felicidad.

Y a aquellos que me leéis, aunque sea sólo de cuando en vez, mi corazón agradecido. Sé que algunos sólo me comentan en el Facebook; pero por una vez, y sin que sirva de precedente, os rogaría que dejárais vuestros mensajes tan queridos aquí mismo en el blog. Si sois tan amables...

Muchas felicidades!.


3 comentarios:

  1. Feliz Nochebuena, Carlos. Olvidemos, por una noche, todo lo mal que anda el país y nosotros mismos. Si estamos junto a la familia, al menos sabemos que tendremos su calor y que no nos faltarán manos que nos acunen y nos achuchen en los momentos bajos. Y que el 2013 sea mejor que este, aunque no sé yo...

    Feliz Nochebuena y Feliz Navidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ..Y despues de tantas muestras de cariño expresadas de manera continua hacia tus excompañeros de trabajo..¿cómo olvidarme de enviarte mis deseos de que pases unas muy felices fiestas y de que el año nuevo venga para ti lleno de nuevas ilusiones, de nuevas vivencias y proyectos que te entusiasmen y, por supuesto, de salud y de amor???. Imposible!!!!. Pues ahí van esos buenos deseos para ti. Un beso y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Mª Jesús. Lo mismo para ti y tu familia. Y que el nuevo año suponga un reencuentro de todos.

    Muchísimas felicidades!.

    ResponderEliminar