viernes, 25 de enero de 2013

Al bombero José


Este bombero que pueden ustedes ver en la imagen es José Carrasco, y pertenece al Parque de Bomberos de Los Barrios, en la provincia de Cádiz, que suma, a la ya lamentable y terrorífica plaga de ser la provincia con más paro de España (un 40%, y subiendo...), el castigo divino de soportar desde ya ni se sabe cuándo, los más ineficaces e incompetentes gobernantes que nadie pueda imaginarse... 

José Carrasco ha sido suspendido de empleo y sueldo por nada menos que 6 meses, por (átense los machos): "negarse a ordenar a sus subordinados una tala ilegal, sin condiciones de seguridad laboral ni de seguridad ciudadana, como finalmente se hizo en la zona del Parque de Bomberos de Los Barrios."... !!!!.

Me enteré hace poco, a través del blog amigo Diputaneando, y la verdad que sentí pena; pena por este país, al que unos pocos están hundiendo en la mayor de las miserias (posiblemente, con la anuencia de todos, sí...); pena de comprobar día sí y día también cómo parece que hay el deseo de quienes mandan ahora de ver España volver a aquella etapa de caciques y señoritos a caballo (los Yesterdays, sí... pero no andamos tan lejos, no se crean); pena de ver cómo nos vamos alejando, para desgracia nuestra y de quienes nos sucedan, de esa Europa Occidental, moderna, socialmente avanzada, en la que las personas son "ciudadanos", y no súbditos; pena que, a profesionales como José Carrasco, una persona valiente, seria, honrada, como demuestra su comportamiento, se le castigue por negarse a cumplir una ilegalidad, a realizar un trabajo que en absoluto le corresponde hacer, en una situación que no era ni de urgencia, ni de catástrofe, ni representaba peligro alguno, ni nada de nada de nada...

Mi admiración, mi respeto y apoyo a José, un bombero de los muchos que a diario se juegan la vida por los demás, a pesar de jefes vergonzosos, medios anticuados, sueldos casi de miseria, y situaciones laborales inauditas... Lean la instructiva entrada, también en Diputaneando, "A los bomberos les falta hacer el payaso", y sonrónjese, si usted es persona seria y cabal; a ver si no es para coger el fusil y liarse a tiros con más de uno (y de dos, y de tres,...).

Por ti, José, por tu valentía, y ejemplo... ¡Ojalá terminemos todos contagiados de tu valor!.



 

2 comentarios:

  1. A esta gente se les está atragantando el expediente. Se lo deben estar pensando muy mucho porque esto ha salido del ámbito del Consorcio y ha llegado a la prensa y la radio.
    Los ineptos campan como cervatillos y se creen intocables como los sinvergüenzas que vemos uníd y otro en la prensa... Ya pasarán, piensan... De nosotros depende romper esta dinámica.
    Mucho valor tuvo José Carrasco para desobedecer las órdenes ilegales de un superior con los bolsillos y la jubilación bien llena...

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, Carlos: Efectívamente este bombero ha sido muy valiente y más en la situación del mundo del trabajo que se esta viviendo.
    Si supieras cuanto tuvimos que tragar en nuestros años de trabajo, órdenes, porque aquello que un "Maestro" de los antiguos mandaba a realizar, que no se le ocurriera a nadie decir que no, ellos los jefes y los subordinados, mandaban y a obedecer sea justo ó nó, legal, ¿qué era eso de legal?, para ellos lo que decían había que cumplirlo y punto, sin rechistar. Había situaciones en las que te jugabas la vida por realizar aquel trabajo; en alturas sin protección ninguna; en interiores de los Tanques sin desgasificar; en Cámaras de Bombas (hablo de barcos) de pánico... un sinfin de situaciones horribles.
    Con el pasar del tiempo y los muertos que iban callendo en los accidentes (hablo de Astilleros), junto a algunos mal llamados "revolucionarios" que fueron negándose en algunas situaciones a no realizar ciertos trabajos, se consiguieron mejoras para los operarios.

    Pues bien, después de tantos años, se vuelve a situaciones aún más degradantes para el obrero: sueldos de miseria; trabajo precario; abuso de autoridad de quien manda..., hoy el trabajador que tiene un puesto de trabajo sólo mira y ruega que por favor no me despidan; haré lo que quieran y cuando quieran.
    Como bien dicen "Los Celtas Cortos" en su canción: hoy ya no quedan casi ninguno de los de antes, y los que hay han cambiado, efectívamente es así menos este Bombero, que ojalá sirva de ejemplo para otros, pero ya digo: los tiempos actuales son de pánico para todo aquel que tiene que sobrellevar el peso de una familia para adelante. Lo de dignidad, honor, coraje... se lo tienen que comer, para su desgracia, si quieren sobrevivir. Un saludo.

    ResponderEliminar