lunes, 14 de enero de 2013

El andalúz...

Aviso a navegantes: esta entrada puede herir susceptibilidades...

Hoy me han dado la entrada "a huevo", como creo que suele decirse. Verán ustedes: ya saben la mala costumbre que tenemos los funcionarios de desayunar, cosa inconcebible hoy en día, cuando a los funcionarios se nos recorta el sueldo, se nos aumenta las horas de trabajo, se nos pone a parir, y todas esas cosas... Pero como aún resulta que podemos desayunar, pues qué quieren que les diga, que me quiten lo bailao... mientras dure.

Bueno, pues en ese ínterin estaba, cuando llega un grupo de cinco personas, entre ellos y ellas, se sientan en una mesa de cuatro, y salta la controversia de que "esta mesa es chica, carajo", "vamos a cambiarnos de mesa, picha", "es que me da el sol de cara, cojones",... y así. Como ustedes sabe, hay una querencia del andaluz  y especialmente del gaditano, de adornar cada frase que diga con una palabrota; bueno, lo de "cada frase" es ser muy optimista: aproximadamente, el gaditano medio es incapaz de pronunciar más de tres ó cuatro palabras sin adornarla con un "picha, carajo, cojone, ó coño"....

Sí, ya sé que premios nobel como Camilo J. Cela, ó el excelso Gabriel García Márquez utilizan los tacos en sus escritos; así como nuestro españolísimo Arturo Pérez Reverte... Bueno, sin ir más lejos, en este mismo blog se desliza alguna que otra palabra mal sonante de cuando en vez... Pero lo usan con moderación, a su debido tiempo, y sin abusar. En esta tierra tan histórica, en la que tantas culturas se han aposentado, me parece auténticamente patético que más gente de lo que sería deseable, sea incapaz de hablar "normalmente": es decir, relegando el taco, la palabrota, al momento justo, a la ocasión apropiada, a ese instante en el que supone el remate de alguna exposición que quite trascendencia al mensaje, y provoque la sonrisa del otro. Aquí, no. Presten atención ustedes, por favor, a conversaciones ajenas cuando paseen por la calle, sobre todo a las de las pandillitas de jóvenes y jóvenas; y vayan contando el número de abruptos que salen por esas boquitas que Dios les ha dado...

Y qué quieren que les diga, no sé si a ustedes les parecerá gracioso... A mi, repito, me parece bochornoso. Eso no es hablar "andalúz", que es con lo que a veces se quiere justificar ese modo de hablar; eso es ser unos botarates, unos incultos y no sé cuántas cosas más. El andaluz se caracteriza por otras cosas (vean http://es.wikipedia.org/wiki/Dialecto_andaluz#El_.22mal_hablar.22_de_los_andaluces_y_la_diglosia), pero no me parece a mi que el abuso de tacos forme parte del "habla andalúz", ni muchísimo menos....

Y dicen que estamos ante la generación más preparada de la historia... Que el cielo nos cobije!.

Vean ustedes, por favor, el siguiente vídeo explicativo de lo que sí es el andaluz:


1 comentario:

  1. El uso de los tacos no es privativo del andaluz, Carlos, se usa en todo el territorio nacional, y en cualquier contexto, y por todo el mundo, de modo que quien diga que 'eso' es hablar andaluz, sinceramente, no tiene ni idea, o no ha escuchado suficientemente al resto de la gente de las demás comunidades españolas. Tendrá que viajar más.

    Que quizá no deberían usarse tanto como se usan, pues tienes razón, pero creo que no es fácil de erradicar. Mira los americanos (del norte) no se quitan el 'fuck' o el 'fucking' de la boca, ni para dormir, y nunca mejor dicho, jeje.

    El video está muy bien. En definitiva, cada uno tiene su forma de hablar y es perfectamente válido. De una provincia a otra, se habla de forma diferente, se cecea o sesea de forma de diferente, pero yo creo que no tiene tanta importancia ese comerse las palabras, el ceceo o el seseo si a la hora de escribir se hace correctamente. Lo demás... sólo es comunicación, y si la gente se entera de lo que otro dice, entonces la comunicación funciona y es tan estupenda como la comunicación que mantienen los pucelanos o los calagurritanos.

    Buenas tardes, Carlos :)

    ResponderEliminar