miércoles, 30 de enero de 2013

La abdicación del Rey

Bueno, ya saben ustedes que nuestro Juan Carloss I no abdica, no quiere seguir el buen ejemplo dado por la reina Beatriz de Holanda, que deja el "cargo vitalicio" a favor de su hijo. Pese a nuestras velitas y oraciones...

Se da la curiosa coincidencia que la reina Beatriz tiene más ó menos la misma edad que Juan Carlos, y el pronto nuevo rey, la de Felipe; con lo cual se han desatado los rumores sobre si nuestro Rey puede seguir el mismo camino..

Pues no, no lo sigue, para nuestra desgracia. El Rey tiene ya 75 años, que son unos cuántos; está físicamente muy, muy deteriorado (lo cual es asombroso, la verdad, con la buena vida que se ha pegado...); lleva ya desde 1975 reinando, es decir, 37 años y pico; y Felipe, el príncipe elegido por la deidad para suceder a su padre, dicen que es un príncipe muy, muy preparado... Pues no lo entiendo!.

¿Qué temor hay?. ¿A que si Juan Carlos abdica el país se va a la mierda?. ¿Porqué?. Si no podemos ir a donde ya estamos... ¿A que España va a empeorar porque Juan Carlos ya no sea el Rey, sino que éste va a ser un clon suyo?; hombre, todo es susceptible de empeorar, sí... Pero me da a mi que desde luego no sería porque Juan Carlos ya no fuera Rey; porque este hombre poco hace para mejorar la situación que estamos padeciendo... 

Por otra parte, ¿no dicen que el Príncipe está muy, muy preparado?. ¿A qué viene pues esos temores al cambio de persona?. No sé, nuestro actual monarca estará muy, muy bien de la cabeza, como por ahí dicen, aunque haya sus dudas, ciertamente (esa cacería de elefantes cuando España está como está...); pero lo cierto es que ya tiene 75 años, y que por razones obvias, no puede tener la misma frescura de mente que una persona con 30 años menos que, además, se repite por activa y por pasiva que "está muy, muy preparada...". Así que no entiendo ese empecinamiento del Rey por seguir siéndolo...

Como los Borbones a lo largo de su siniestra andadura por los arrabales históricos de España no se han caracterizado nunca precisamente por su buena cabeza para regir los destinos de sus súbditos, este hombre parece no darse cuenta que, así van pasando los años, va aumentado progresivamente la desafectacción de los españoles a la Corona, una institución útil a la muerte del dictador, pero absolutamente anacrónica, antigüa y desfasada en esta Europa Occidental a la que aspiramos a incorporarnos de una maldita vez. Quiero decir: a ver si va a demorar tanto, tanto, la sucesión que Felipe se va a encontrar... de patitas en la calle, y sin nada que heredar. Afortunadamente para los españoles, dicho sea de paso...

En fin, que sí, Majestad, que nadie le quita sus méritos al principio de la Transición (una Transición, por cierto, cada vez más discutible en cuanto a cómo se hizo; al fin y al cabo, de aquellas lluvias  han venido estos lodos de impureza e insuficiencia  democrática que ahora padecemos (y eso también son "méritos" suyos, caballero...)), y cuando el 23-F (aunque también hay sus dudas respecto a su actuación...). Así que nada, gracias por los servicios prestados, y a disfrutar de la vida, que son dos días, y deje ya, hombre de Dios, a su sucesor que también disfrute de la buena vida. No vaya a ser, repito, demasiado tarde cuando lo quiera hacer...

¿Qué opinan, mis estupendísimos lectores?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario