domingo, 10 de febrero de 2013

Hospital de San Carlos

 Desde 1809 (en plena Guerra de la Independencia) se encuentra este Hospital prestando sus servicios en La Isla; y desde 1981, su  Estrella de Oriente preside el cielo cañailla llegadas las fiestas navideñas, siendo visible allá en lo alto cuando uno se acerca en coche a la ciudad.

Este imponente edificio que ven ustedes a su izquierda, con sus doce plantas, ha sido hasta hace no muchos años un prestigioso hospital; militar, es cierto, pero uno de los mejores hospitales del Ministerio de Defensa en España.

En ese Hospital me hice las pruebas pertinentes cuando me llamaron a filas; en ese Hospital he visitado a familiares cuando han debido de ingresar. Ese Hospital, aunque militar, ha sido motivo de orgullo para los isleños, por su buen servicio, su buena organización, sus excelentes profesionales.

Hace unos años, se llegó a un acuerdo con la Junta de Andalucía para un uso compartido; y así ha estado como consultas externas a disposición del personal civil. Los cañaillas queríamos más, claro; queríamos que una ciudad de cien mil habitantes pudiera contar con un Hospital propio, sin tener que desplazarnos a Cádiz. Los años pasaban, y el acuerdo Defensa-Junta nunca llegaba. Un amigo militar me dijo un día que ese acuerdo era imposible: la Junta quería usar el Hospital, pero que todos los gastos corrieran a cargo de Defensa.... Y eso no puede ser, claro.

El resultado de todo esto, de tanta incompetencia, de tanta ineptitud, de tanta falta de ganas de trabajar, es que llevamos meses con el corazón en vilo: Defensa dice que San Carlos no es rentable, que la media de atenciones diarias es de 2'5 pacientes, y que así no se puede sostener. La Junta de Andalucía dice que no tiene dinero, que la crisis, la maldita crisis, hace que sea imposible hacerse cargo de este Hospital. Se imaginan cuál será el resultado de estos dimes y diretes, no?.

Efectivamente, el Hospital de San Carlos está abocado a cerrar: a que su personal se vea en la calle (total, si ya son casi seis millones de parados en España; unos cientos, ni se notan...); a que los isleños se tengan que desplazar a Cádiz ó Puerto Real para ser atendidos; a que San Fernando, una vez más, se empobrezca. 

Todo esto es otra consecuencia, una más (y van...) de esa locura emprendida por los ex-alcaldes Moreno y De Bernardo, en ese empeño de querer convertir a San Fernando en "ciudad turística", para lo cual había que liberarla de tantos establecimientos militares "que ahogaban su desarrollo". Que hay que ser zafio, necio, e ignorante. Pues nada, lo consiguieron: una ciudad cada vez con menos militares, y que, porquito a poco, se va muriendo.... Pese a que el actual alcalde es un ex-militar... Aunque no parece que de luces ande mejor que sus antecesores.

¡Pena de Isla!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario