viernes, 8 de marzo de 2013

Allí estuvimos

Allí estuvimos, sí, por San Carlos, por el Hospital, por San Fernando, por el futuro de una isla que se nos muere. Allí estuvimos, sí, juntos con otros cinco mil isleños luchando por conseguir, por fin, un hospital público que la ciudad lleva demandando tantos y tantos años.

Nos incorporamos a esta serpiente multicolor a mitad de la calle San Rafael, cuando íbamos en su búsqueda, y por allá nos atrapó, nos envolvió, nos sumamos a esa marcha reinvidicativa que, casi da vergüenza confesarlo, tan necesaria es para que no se escape lo que ya casi se roza con la punta de los dedos...

¡Un hospital!. ¡En San Fernando!. Abierto al público en general, a estos cañaillas sufridores y pagadores de impuestos que la mayoría de las veces ni se notan ni se ven en qué se emplean; demasiado pasivos, quizás, a lo largo de estos años en que una minoría privilegiada, oportunista, incapaz, se ha adueñado de lo que es de todos, de todos los que queremos, amamos y sentimos esta tierra que nos vio nacer y crecer. De esta tierra que, hasta no hace tanto, tan rica era, tantas envidias levantaba, que contaba con el orgullo de unas Fuerzas Armadas que casi han desmantelado, una Bazán en la que tantos trabajadores se ganaban decentemente el pan, de una Carraca, de una Fábrica de San Carlos, de una Capitanía General, de un Cuartel de Instrucción, de un polígono de tiro Janer... de tantas y tantas cosas que a medida que transcurrían los años iban desapareciendo como comidos por el hambre de la desgracia y la ceguera.

Pena es que uno de los grandes culpables de esta miseria que se va extendiendo por La Isla de León allá fuera, al frente de la manifestación, agarrando la pancarta reivindicativa, chupando cámara, que es lo que le gusta, y gritando consignas de "¡San Carlos no se cierra!", él, perejil de todas las salsas, protagonista queriendolo y sin querer, haciendo de la cara, cemento, y de la decencia, desfachatez... Se me vino al alma a los pies, lo reconozco, cuando vi a Francisco Romero (¿quién, sino?), ese concejal del Partido Andalucista (PA) que vive de las fotos, de los flaches, de la caradura, de decir siempre lo que la gente quiere escuchar, aunque sea lo contrario de lo dicho justo un segundo antes... Porque Paco Romero, que es mi debilidad, hay que reconocerlo, forma parte de ese PA que ha defendido siempre que los militares sobraban en La Isla, que tenían mucho terreno cogido, que, en fin, si se fueran, San Fernando podría aspirar a ser una ciudad turística... ¿En?. ¿Cómor?. 

Sí, ese mismo señor que creó y fustigó el ambiente antimilitar en una ciudad que siempre ha tenido en los militares su razón de ser, provocando por tanto con su antimilitarismo antigüo y desfasado el desmantelamiento de instalaciones militares de fuerte arraigo... ahora, manda huevos, va a la cabeza de la manifestación que exige que no cierre el Hospital que daba amparo a esos mismos militares que él (y su nefasto partido...) tanto hostigaron. Pero le da igual. Será por chupar cámara...

En fin, una equivocación dejar que los políticos encabezaran la manifestación. Pero bueno, todo sea porque al final San Carlos sea para los isleños, se conserven los puestos de trabajo, sea fuente y foco de riqueza, y todo quede, al final, en un mal sueño. Mi brindis por la lucha que sus trabajadores han llevado a cabo, solventado, eso parece, con éxito al final. A pesar de esos mismos políticos...

¡SAN CARLOS NO SE CIERRA!


2 comentarios:

  1. Buenas tardes, Carlos: Sólo espero Carlos, que estos políticos de turno sepan estar con el fín primordial que supone éste Hospital y no con una oportunidad de ponerse galones de ver quién ha sido el que ha traído éste acuerdo a San Fernando, como se viene viendo en las noticias. Para mí es positivo el que haya quedado (parece ser, por la prensa) plenamente para el SAS, esperemos que cuando leamos la letra pequeña del acuerdo no sea otra cosa. Pienso que más pronto que tarde, se debería estar ocupado al cien por cien, trayendo por consiguiente más puestos de trabajo, más vida en su entorno, un foco de comercio para la hostelería, etc... Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Parece que se ha conseguido que el hospital "viva". Esperemos que no sea una estratagema política para no hacer nada.
    En fín... Hasta que no vea que todo se pone en marcha no acabaré de creermelo. Hay demasiados trileros en política.

    ResponderEliminar