sábado, 23 de marzo de 2013

Políticos y vacaciones

Pues aquí donde ustedes me ven, estoy con un cabreo... Bueno, más que un cabreo, estoy indignado. Y hasta deprimido, fíjense...Verán: resulta que, ¡oh, sorpresa!, Rajoy no me lee... Mismamente, como ustedes están leyendo.Y yo que me había hecho ilusiones...

Y se preguntarán ustedes, tan sorprendidos como yo: ¿y cómo sabes que no te lee?. Pues por que lo he leído en el Diario. ¿Cómor?. ¿Que Rajoy ha confesado en la Prensa que no lee "Buenas Ideas"?... No, por Dios, uno abrigaba esperanzas, pero no tantas... Verán, lo que viene en el Diario es que Rajoy va a pasar unos días de Semana Santa en... ¡Doñana!. Y ya saben ustedes, por artículos anteriores, que yo tengo fijación con esto. Así que una de dos: ó Rajoy no me lee.... ó Rajoy no me hace puñetero caso!. Que no se qué es peor, la verdad...

Ya es una fea costumbre que nuestros endiosados Presidentes del Gobierno decidan que lo que es del Patrimonio Nacional les pertenece, a título particular. Esta fea costumbre la empezó el "estadista" (?) Felipe González; y desde ahí en adelante, creo que todos sus sucesores han seguido esta indigna costumbre. Parece que no se tiene claro que no se tiene ningún derecho, por muy presidente del gobierno que se sea, a usar el Patrimonio Nacional para un uso particular. Porque, vamos a ver, ¿dejará de tener el Sr. Rajoy sitios donde pasar sus vacaciones?. ¿No va a tener "cienes y cienes" de peloteros que le ofrezcan sus casas, sus chalets, sus campos,... y hasta a sus esposas si se tercia? (digo yo). ¿Porqué cree Rajoy que tiene derecho a veranear en donde le de la gana por ser Presidente del Gobierno?.

Dirán ustedes que con la que está cayendo, esto es una chupiná, no?. Pues no, miren ustedes, de esos lados vienen tantos barros: por no saber distinguir entre lo público y lo privado, estamos como estamos; por creer que "como el dinero público es de todos... no es de nadie", está pasando lo que está pasando; por actuar como unos irresponsables, y no saber mantener alejada la esfera pública de lo privada, asistimos impávidos a tanto robo, tanta mierda, tanta indignidad.

Porque aquí lo único que cabe preguntarse es: ¿puede cualquier españolito veranear, si así quiere, en el Palacio de Doñana?. ¿A que no?... Pues ustedes mismos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario