lunes, 11 de marzo de 2013

Posible cierre de una Residencia de Ancianos

Leo en el blog amigo Diputaneando (al que aprovecho para agradecer desde aquí que nos mantenga informados de los devenires de nuestra empresa, pese a los disgustos de algunos...) que parece que hay noticias de que Diputación quiere cerrar la Residencia de Ancianos de La Línea...

Y me disgusta, la verdad. Yo estuve destinado en ese Centro, recién aprobada la oposición de funcionario de la casa. Les hablo de hace ya algunos años, de 1985, en concreto. Desde mayo de ese año, hasta febrero de 1987, en el que pasé al extinto Hospital de Mora, yo dirigí la Residencia de Ancianos, como Director. Me sorprenden las cifras que da Diputaneando, de 75 trabajadores para 31 residentes, pues en mis tiempos la cosa variaba bastantre: unos 90 ancianos para cincuenta y tantos trabajadores. No sé cómo ha podido variar tanto estos números, para aumentar el número de empleados y disminuir los ancianos ingresados hasta la tercera parte del total...

Como les cuento, en el año 85 del pasado siglo, aprobé la correspondiente oposición de funcionario, y mi primer destino fue ese; pasé unos días de "formación" en la Residencia de Ancianos de El Madrugador, en el Puerto de Santa Mª, cuando aún estaba abierto dicho complejo asistencial. El hace poco difunto (que en PAZ descanse...), Antonio Ceballos, fue quien me dio unas nociones básicas de la gestión de un centro de esas características. Como pueden ustedes imaginar, yo carecía de experiencia para un puesto de tal responsabilidad; pero bueno, así se hacen las cosas en este país. Creo que, de todas formas, tampoco salió mal la cosa...

En mayo del 85 llegué, pues, a la Residencia de Ancianos de La Línea. Mientras encontraba piso en alquiler donde vivir, me hospedé unos días allí mismo, ya que la Residencia había sido construida con la idea inicial de albergar algunas monjas que ayudaran en la gestión del Centro (tal y como ocurría, por ejemplo, en la de El Madrugador), y a esos efectos se había construido un ala con varios dormitorios para esas monjas. Esa idea, al final, se desechó, con lo que esa ala estaba deshabitada. Bien, durante unos días yo ocupé uno de esos dormitorios: pequeño, con una cama, un escritorio, y creo recordar, un armario. Recuerdo que algunas noches escuchaba ruidos en el pasillo; y cuando me asomaba, por allí me encontraba vagando, desorientado, a uno de los residentes, víctima de Alzheimer, ... con el consiguiente susto en el cuerpo...

De mi gestión allí, y aunque esté mal que sea yo quien lo diga, debo de decir que creo que no fue mala. Guardo un estupendo recuerdo del personal de allí, compañeros entregados a su labor, que trataban a los ancianos con todo el cariño del mundo, y que conservaban la Residencia en unas condiciones muy dignas de habitabilidad y convicencia. Recuerdo aún algunos nombres de compañeros: Juan Chacón, Juan Pedro, Antonio Nuñez, Jacinto, Maribel, Mª Carmen, Charo Vargas, Tizón, Natalio,... Fue una experiencia bonita, aleccionadora, de la que aprendí muchísimo, y que me gustaba; aunque la lejanía de mi esposa, mi familia, mis amigos, ... me hiciera también pasarlo mal en algunos momentos, y pedir traslado a Cádiz, como creo que es natural. Pero incluso ya una vez destinado aquí, durante bastante tiempo echaba de menos la gestión, la gente, de allí, y tentado estuve, no se crean, de pedir de nuevo que me mandaran a ese Centro que tan importante fue para mi.

Así que es  una mala noticia, si se confirma, que Diputación quiera cerrar la Residencia de Ancianos de La Línea. Guardo tan buenos recuerdos, creo que hace una labor tan , tan importante, que espero que no sea cierta, que sólo sea un mal rumor, y que el personal que allí está siga cumpliendo, estoy seguro, tan bien como hasta ahora.




4 comentarios:

  1. Vaya sorptresa, Carlos, no imaginaba que tú hubieras sido el primer director de la Residencia de la Linea. Las cosas han cambiado mucho desde entonces, como te puedes imaginar. Pues así están las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Juanfran, en realidad no fui el primer director, sino el segundo: yo sustituí a Javier Alsedo, que pasó a la Residencia de Ancianos de Cádiz.

      Y sí, supongo que han cambiado muchísimo; durante los primeros años después de irme, seguí teniendo contacto con la Residencia. A mi me sustituyó Ana Valdayo (que creo que luego pasó al Centro de Drogodependencia de La Línea...), y mantuve cierto contacto con ella. Conmigo estuvo, por ejemplo, Maribel Lucena, que está hoy en Intervención.

      En fin, una pena si se confirma el cierre...

      Eliminar
  2. Buenas Carlos: No sabía yo que hubieras ostentado la responsabilidad de dirigir un centro como una residencia de Ancianos. Puesto al tema, ¿cuales crees tú que pudieran ser las razones para cerrarlo?. Todo cuanto vaya referido a los ancianos no sabes cuanto me conmueve. Es algo que me supera. Después de toda una vida, entregado cada cual en su mundo particular, a la lucha de la vida por llevar adelante quizás una familia, o nó, pero sí un contribuir a que futuras generaciones pudieran tener mejor estado de bienestar para ellos, cuando se merecen un retiro digno de cuidos, se les margina porque ya no sirven, y por tanto cuanto antes mueran mejor. Tengo entendido que si te puedes pagar a costa de tus ahorros una plaza en alguna residencia serás atendido, sino nada. Si esto funciona así mal camino llevamos. Se dice, que los familiares se los estan llevando de los centros motivados por ése dinero que cuesta el cuido, porque es más importante por necesidades de toda la familia el dinero en la casa. Las residencias para los mayores no debería ser negocio para nadie, el coste que suponga el estar abierta de algún modo después de haber estando cotizando durante toda una vida de trabajo, aquellos que por circunstancias de la vida se vean solos deberían quedar protegidos. En fín, creo que soy un ingenuo tratando este tema, pero me afecta mucho, que viviendo en esta sociedad tan desarrollada olvidemos a los mayores cuando al final todos llegaremos a ello. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te sabría decir, Manolo. Yo me fui en el año 87 de allí; y aunque es cierto que mantuve cierto contacto hasta tiempo después, lo cierto es que luego ya lo perdí con los años...

      Hombre, el edificio en sí ha dado muchos problemas desde casi su construcción... Pero decían que estaban construyendo otro nuevo que lo sustituiría; no sé qué motivos puede llevar al cierre de un Centro que tan buen servicio presta, y que es tan útil.

      Aquí se abre muchos interrogantes, como puedes leer en la última entrada de Diputaneando. La solución es muy compleja, la verdad.

      Eliminar