jueves, 21 de marzo de 2013

Un feliz aniversario

Hoy hacen titantos años que pasaron por vicaría, y se dieron el "sí, quiero" en presencia de familiares y amigos. Y al empezar una nueva primavera, que tan buen tiempo nos ha traído, con un sol que nos alegra el día, ellos celebran hoy un día especial, el de la oficiosidad de aquella tarde que dieron formalidad a su compromiso eterno. Porque aquel acto sólo fue la plasmación en papel de toda una vida, casi, que llevan juntos; que uno los ve, aún, pasados los años, y casi cree que ya sus padres llegaron al acuerdo de prometerlos en matrimonio, recién nacidos mismamente, como en aquellos tiempos remotos, como aún pasa, parece, en algunos países...

Y es que si le vemos a él, lo primero que sale imparable de la boca es preguntarle que dónde está ella; y si la vemos a ella, todos nos preguntamos que dónde está él. Porque así es esta pareja, tantos años juntos, tantas sonrisas cómplices, tanta convivencia que uno no sabe si fue San Valentín el que los traspasó con su flecha dulce, ó ellos ya se amaron incluso antes que aquél existiera, que ellos inventaron el amor de pareja...

Los dos son la alegría, la amabilidad hecha persona, el buen humor en su manifestación más extrema... Uno los ve y se le alegra el alma, se le tuerce la boca en una inmensa sonrisa, le bulle en el corazón la esperanza de comprobar cómo Dios, a veces, no se equivoca, sino que acierta de lleno en el emparejamiento de la especie. Porque no hay, quizás, dos personas de distinto sexo con una convivencia tan natural, tan hechos el uno para la otra, la una para el otro.

El fruto de tal unión han sido dos hijos, niña y niño, vivos retratos de sus padres queridos, que forman la próxima generación que dará el relevo, con el tiempo, a esta familia de diversos miembros que al final sólo parece una. Que forman parte de primas y primos más mayores y más jóvenes, de distintos caracteres, de distintas edades, pero en los que uno los ve, y parecen todos hermanos, no primos de sangre, emsamblados y acorazados ante disgustos y tensiones.

Que yo también me alegro, y mucho, que seáis para el uno y el otro, que no pasen, ni mucho menos los años, a pesar de que os conozco, casi, de toda la vida. Se os ve, y parecéis la viva imagen de la reencarnación de ese Doris Gray cuyo retrato en el espejo reflejaba cada vez un espíritu más joven. Porque así sois, una pareja sin la cual, seguro, la familia no sería la misma, por la alegría, el dinamismo, la jovialidad, el buen humor que aportais.

Muchas, muchas felicidades, Angelita y Antonio, la feliz pareja que hoy cumple... ¿titantos?... años de unión y amor.

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

(Bécquer, Amor eterno)




1 comentario:

  1. Querido Carlos quisiera agradecerte desde aquí tan bonitas palabras (y mas en estos momentos)porque es verdad que llevamos toda una vida junta y has sabido plasmarlo hermosamente en unas líneas, me ha conmovido tan bonito detalle y me ha gustado enormemente este gesto... Gracias de corazón querido Carlos, eres algo mas que mi cuñado.. eres como un hermano mas de esta bonita y gran familia que componemos... un abrazo

    ResponderEliminar