lunes, 29 de abril de 2013

Sábado turístico

Este sábado fue un gran día, maravilloso. El grupo de amigos que formamos "Palillo y Tacón", pasamos uno de esos ratos que ennoblecen la vida, la endulzan, y la hacen grande. 

Empezamos la jornada con un desayuno andalúz en La Andaluza: tostadas, aceite, de oliva y tomate,  reunidos todos a las diez de la mañana en torno a una mesa redonda, charlando, departiendo tranquilamente sobre nuestras cosas.

Tras dar buena cuenta de tan exquisitos manjares, nos acomodamos los ocho que éramos en un par de coches. Destino: población militar de San Carlos, en el mismo San Fernando. Aparcamos cerquita del Hospital del mismo nombre, y andando nos dirigimos a la Escuela de Suboficiales, que es por donde hay que entrar para visitar... ¡el Panteón de Marinos Ilustres!.


En el control de la Escuela, una amable señorita nos indicó que el señor que estaba sentado en un banco unos metros más allá, era el guía, y a él nos dirigimos. Tras las presentaciones de rigor, Sergio, que así se llama, nos adentró en el Panteón. Edifico de estilo neoclásico, construido en el siglo XVIII, fue concebido en principio como Iglesia, para atender a lo que iba a ser la población militar que Carlos III quiso construir en esa zona. No voy a agobiarles con datos históricos sobre el edificio, que si están interesados pueden consultar en http://es.wikipedia.org/wiki/Pante%C3%B3n_de_Marinos_Ilustres. Sí comentarles un par de curiosidades: hasta bien entrado el siglo XX, el Panteón carecía de techo, estaba al descubierto, no terminándose de cubrir hasta 1955; y decirles que tenemos en San Fernando una construcción UNICA en el mundo: no hay nada parecido en este planeta. La relación de marinos allí enterrados u homenajeados, protagonistas de la gran Historia de España es, sencillamente, espectacular. Y su belleza, impresionante. Si no lo conocen, por favor, no esperen más; porque además, la visita es gratuita, cuenta con un horario de visitas asequible los fines de semana (sábados y domingos de 10'30 a 13'30 ), está en la misma ciudad, seguro que a no más de 10 minutos de su casa en coche, ó pueden ir dando un agradable paseo andando. La disfrutarán, seguro.


Mención aparte merece Sergio, el guía. El Panteón hay que visitarlo por dos razones: por el Panteón en sí, y por conocer a Sergio. Gaditano de pro, con toda la gracia del mundo, simpático, amable, culto, a Sergio cabría englobarlo entre el mucho patrimonio del Panteón. Es un señor de los pies a la cabeza, que les hará disfrutar como nadie de la belleza del Panteón, y con el que se reirán, aprenderán, conocerán, y, en suma, disfrutarán. Una persona que disfruta de su trabajo, y que les hace disfrutar a los visitantes. Un guía, en definitiva, que les hará la visita aún más inolvidable. No me cabe duda que es el mejor guía del mundo-mundial. Gracias, Sergio.


A las 12'30 acabamos la torunée por el edificio del Panteón, y el mismo Sergio nos acompañó a la otra maravilla escondida y muy desconocida con que cuenta La Isla: el Museo Naval, justo al ladito. Visita guiada también, gratuita asimismo, y por supuesto, maravilloso. Ocupa el mismo edificio que la Escuela de Suboficiales, y cuenta con unas tres plantas de historia pura y viva: cuadros, maquetas, armamento, balines, cañones, diagramas, cartografías, fotografías, objetos religiosos, uniformes, banderas, documentos históricos,.... Todo ello dividido en ¡19! salas, que no pudimos visitar en su totalidad por la escasez de tiempo, lo cual nos ha dado la excusa perfecta para programar otra visita, y conocer este precioso, interesante y magnífico Museo con el que cuenta la ciudad. Pueden ustedes hacerse una idea en: http://www.museonavaldesanfernando.es/INICIO.htm


Es verdad que en demasiadas ocasiones, quizás, tendemos a hacer visitas fuera de nuestro entorno, desconociendo e ignorando lo que tenemos más cercano y asequible. Y en esta entrada tienen ustedes el ejemplo. La jornada, como ya digo, fue inolvidable, teniendo su colofón en el bar La Gallega, en la plazoleta de Las Vacas, donde degustamos unos magníficos platos de pulpo y papas a la gallega.

 ¿Qué más se puede pedir?.

viernes, 26 de abril de 2013

Y sigue, sigue, sigue,...

"El número de parados aumentó en 237.400 personas en el primer trimestre, hasta alcanzar los 6.202.700, y la tasa de desempleo subió 1,14 puntos respecto al cuarto trimestre de 2012 y se situó en el 27,16% de la población activa. Además, según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada  por el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre enero y marzo la ocupación disminuyó en 322.300 personas hasta situar el número de ocupados en 16.634.700 y la tasa de actividad en el 59,68%.

El número de desempleados que perdió su empleo hace más de un año se elevó a 2.901.100 en dicho periodo, 111.200 más que en el cuarto trimestre de 2012. Según la EPA, la cifra de parados aumentó en 563.200 personas en un año, mientras que la ocupación cayó en 798.500.

La población activa se situó en 22.837.400 personas, un descenso de 85.000 con respecto al trimestre precedente y de 224.100 menos que un año antes. Entre los hombres, el desempleo aumentó en 130.400 en el trimestre (280.900 con respecto al mismo periodo de 2012) hasta los 3.304.700, mientras que entre las mujeres subió en 107.000 en los tres meses (282.200 en un año) y sumó 2.898.000. Entre los extranjeros, el paro subió en 80.500 personas (9.200 en un año), con lo que el total de desempleados fue de 1.302.300 y la tasa de desempleo llegó al 39,21%. "

 Ya ve, Sr. Rajoy, "cuando gobierne, bajará el paro"... (sic). Ahí estamos, no?, trabajando para "bajar el paro"... Pues no sé, le pediría que dejara de trabajar para que el paro baje...; a lo mejor, no sé, quizás, a lo mejor,... resulta que a este maltrecho país le iría mejor. ¿No le parece?. Ah, no, claro, usted tiene una misión histórica que debe de desempeñar: terminar de hundir España, claro, esa es la misión de su vida. Teniendo a patriotas como usted, quien quiere enemigos, ¿verdad?. 

¡Qué desastre, joder!. Haciendo el símil con aquella genial película de Jack Nicholson, ¿recuerdan?,  "Peor imposible"... Así que con la reforma laboral, la situación iba a mejorar; porque a los empresarios se les daba una herramienta "para crear empleo". Ya. La madre que parió... Y que la política que debe de seguir esta nación hundida en la miseria es la de los recortes, no?. En sanidad, en educación, en dependencia,... Ya. No, si los resultados están a la vista. Un éxito, incontestable... 6.202.700 parados, un 27'61% de la población en edad de trabajar. Apoteósico, en una palabra...

Pero ahí seguimos, claro. Ya sabemos que la edad de jubilación hay que aumentarla, y que se va a tener que trabajar como unos 40 años para tener derecho a una pensión... Menos para ustedes, evidentemente... A ustedes, no; a ustedes, con ocho añitos de nada, les bastará. Porque como se dice en misa, "es justo y necesario". Supongo. Una pasada, en fin. Nada es más propio de una democracia que mientras la gran mayoría necesiten 40 años para poder cobrar una maltrecha pensión, a los políticos les baste con 8 años. Ya digo, justo y necesario... En fin...




miércoles, 24 de abril de 2013

Volver a la infancia

"Se dice que el tiempo es un gran maestro; lo malo es que va matando a sus discípulos." (Hector Berlioz).

Pues eso...

La fotografía que pueden ustedes ver a su izquierda, en un Blanco y Negro auténtico, que la hace aún más llamativa, antigua, genuina... corresponde a mi clase. Me la encontrá hace unos días en el facebook, esa red social que, mira por donde, hasta tiene su utilidad, como en este caso. Tendrá unos 40 años, grosso modo, y es como del año 1971 ó 72, nada menos... Ahórrense el esfuerzo: me he buscado, y no me encuentro. No sé si ese día estuve enfermo y no fui; ó que he cambiado tanto, tanto, que no me reconozco; ó he envejecido una barbaridad, que todo puede ser... Y sé que es mi clase, porque sí veo y focalizo a varios de mis compis de aquellos ya lejanos tiempos: a los hermanos Paco y Manolo; a Vicente; a Juan; a Pavón; a Lepiani; a Bravo; a Catalán;... Y por supuesto, a la derecha y presidiendo todo, el hermano José Miguel, mi odiado profesor de francés... del que me hice ayudante en la imprenta del colegio, descubriendo entonces que, a pesar de todo, era una estupenda persona, aunque como profesor siempre lo recuerdo como una especie de... ogro.

Ya estábamos en La Salle-Real, después de los tres años de La Salle-San Cristóbal, y corresponde a 6º de EGB.  Y ahí tienen a esos niños, mandamases del futuro, mirando fíjamente a la cámara, sonriendo algunos, más serios otros,... ¿En qué pensarían?. ¿En el apasionante partido de fútbol que acababan de jugar, ó jugarían en pocos minutos en el recreo?. ¿En el examen que estaba fijado para después?. ¿En el horror de la hora de gimnasia que estaba a punto de empezar?. ¿Se cumplieron las ilusiones de todos?. ¿Han llegado a ser lo que ellos querían ser cuando llegaran a mayor?. ¿Llegaron todos a ser mayor, ó la vida se les sesgó dramáticamente en unos segundos?.  ¿Les ha tratado bien la vida?. ¿O la vida hoy es una puta mierda, y ojalá pudieran dar marcha atrás, y quedarse fijos en la imagen, para siempre, como Peter Pan en el cuento?.

Fuimos compañeros, compartimos la misma clase, el mismo tiempo, los mismos profesores,... varios años. A algunos (los menos...) los sigo reconociendo por la calle, charlamos, nos contamos qué somos, dónde trabajamos, qué hacemos;a la mayoría les perdí el rastro conforme pasaban los años. ¿Hay médicos entre esos niños inocentes que nos miran?. ¿Ó Ingenieros?. ¿Ó albañiles?. ¿Se casaron?. ¿Tienen familia, hijos, una esposa que les quiere, les mima, les adora?...

Uno ve una fotografía de hace tantos años, y todo se convierte en preguntas, ¿verdad?.



lunes, 22 de abril de 2013

La Junta de Andalucía y la Iglesia

Ya me he referido en este mismo blog a ello (vean sino: http://siguemecf.blogspot.com.es/2011/09/de-la-iglesia-y-otros-cosas.html); pero nada, sigue pasando. Y aunque para mi es bastante enojoso tener que volver a darle la razón a la Junta de Andalucía (empiezo a adquirir malos hábitos...), la verdad es que creo que en esto lleva toda la razón del mundo.

Vean: Junta de Andalucía e Iglesia andan a la greña. ¿Porqué?. Bueno, en este caso no es que los socialistas, que son unos "rojos" como todos sabemos, le anden buscando las cosquillas a la Iglesia. No. El caso es que la Junta de Andalucía, con sus fondos, ó sea, con el dinero de todos los andaluces, está reformando muchos monumentos religiosos; y en compensación, pide a la Iglesia que facilite el acceso gratuito a dichos monumentos una serie de días al mes. Y la Iglesia, como es costumbre, se hace la sorda (http://andaluciainformacion.es/andalucia/301255/pp-a-exige-a-junta-e-iglesia-que-el-acuerdo-sobre-las-visitas-gratuitas-a-bic-no-se-encone-ni-se-eternice/)...

No lo entiendo, qué quieren que les diga. Resulta sorprendente que la Iglesia, que jamás se ha gastado un duro en construir nada propio, sino que siempre ha sido el pueblo ó algún ricachuelo quienes han corrido con todos los gastos de construcción de iglesias, catedrales, y lo que se tercie; resulta sorprendente, repito, que la Iglesia encima se erija como propietaria indiscutible de esos bienes; y niegue a los ciudadanos, no ya su uso, sino su disfrute. Pone la mano, eso sí, para que los ciudadanos corramos con todos los gastos que suponga la rehabilitación de cualquier edificio eclesiástico, y que a ella, no le cueste nada. Pero una vez rehabilitado, si te vi, no me acuerdo...

Vamos a ver: somos tontos, ó qué?. Hace muy bien la Junta en pedir que la Iglesia facilite el acceso a sys monumentos; pero mejor haría, no en pedir, sino en exigir que eso sea así. Lo que la Iglesia no puede pretender es que el pueblo español se gaste el dinero en "sus" iglesias, y luego cerrar éstas, ó abrirlas sólo en horario de misas. Porque si eso es lo que quiere, lo tienen fácil: gástense su dinero en ello, y aquí paz y después gloria (y nunca mejor dicho); pero si no quiere gastarse el dinero, también lo tienen fácil: si la Junta corre con las reformas, la Junta tiene derecho a que los ciudadanos disfruten de esos edificios. Y no hay más, oiga.

Quizás lo que más me sorprenda (entrre comillas...) sea la torpeza de la Junta en este caso; porque en el contrato que firma con la Iglesia, debía de haber hecho constar la apertura del edificio X días al mes; supongo que no lo habrá hecho, y ahora estamos como estamos... Pero, en cualquier caso, es impresentable la postura de ésta, el poner tantas pegas para que todos podamos disfrutar de sus joyas arquitéctonicas. Me parece lamentable que se considere que sólo el cura de turno tiene derecho a disfrutar de tales cosas, como si fuera el propietario ó el dueño. 

Así que ánimo, Junta de Andalucía, y que no se ceje en el empeño de que la Iglesia abra sus posesiones al común de los mortales. De nuetsros impuestos salen sus rehabilitaciones. Así que aquí lo único que cabe negociar son los días y las horas de visita. No más...


viernes, 19 de abril de 2013

El Instituto

-"Dio, qué tía más buena...!".

Corría el año del Señor de 1976; acababa de aterrizar en el Instituto de Enseñanza Media "Isla de León"; y a mi compañero Del Cid, se le escapó esa frase de su boca cuando entró en nuestra primera clase la que resultó ser nuestra tutora de curso, en 1º de BUP...

He de reconocer que nuestra nueva profe, de la cual desgraciadamente, no recuerdo su nombre, no se lo tomó a mal. Una sonrisa apenas perceptible se le dibujó en su cara, a pesar del jolgorio con que el resto de alumnos (masculinos, claro...) se tomó la bienvenida a quien nos iba a impartir Ciencias. 

Y aunque la frasesita de marras lleva implícito su carga machista, hay que reconocerlo, creo que sintetiza perfectamente lo que para mi fue el Instituto. Un paraíso, oigan. Háganse ustedes cargo: venía de La Salle, un colegio religioso, en el que pasé seis años, y que aunque fuese ya en los últimos estertores de una etapa franquista que vivía inexorable sus últimos años, los aires de libertad aún no eran allí visibles. El Instituto significaba nuevos compañeros, nuevos amigos, nuevos profesores, uno ya era más mayorcete, empezaba su adolescencia (la cual aún no sé si he abandonado...)... y CHICAS, muchas chicas.... ¿Qué más se quiere?.

Pasé cuatro años (los tres del BUP, y el COU) muy buenos en el Instituto. Con grandes profesores, grandes compañeros, grandes amigos, eternos amores imposibles,... España despertaba después del largo sueño de la dictadura; nuevos aires políticos se abrían camino inexorablemente; el país se modernizaba a marchas forzadas; y yo formé parte de mi pandilla de compañeros/as con los que salía por las tardes, y con los que quedaba los sábados por la mañana para jugar nuetsro partidito de fútbol en el Parque de los Patos, donde actualmente se encuentra el escenario, que en aquellos entonces era un terrizo de arena, perfecto para jugar al fútbol. Mi equipo era Ojuel, los hermanos Ariza, Juan Carlos, Jesús "el Pitu", JJ, Cantalejo,.. una mezcla de compañeros del Instituto y de amigos de la barriada, y que formamos un equipo imparable...

Yo bailé Grease en las mesas del Instituto (sí, sí, no les exagero, es verdad...); y me encantaban los viernes por la tarde, nuestras clases de Filosofía con el gran José Mº Vinardell, nuestro profe, que proponía un tema de debate, y nos animaba a opinar a favor y en contra, a discutir, a hablar,... a debatir, en suma. Una experiencia única y recomendable.  Y asistí a mis primeras fiestas, con esa mescolanza de chicos y chicas que es lo que hace que la vida en este planeta nuestro sea tan deliciosa, única, espectacular. Yo buscaba como un fantasma enamorado por los patios del Instituto a esa niña que fue mi primer amor; y me deleitaba con aquellos mis compañeros en nuestras salidas por las tardes; y disfruté de las excursiones que hacíamos "a lo largo y ancho de este mundo" (sic Capitán Tan) acompañado siempre de aquella nueva hornada de amigos, de uno y otro sexo; ...

Y fui feliz, muy, muy feliz...

martes, 16 de abril de 2013

El escrache

Escrache (Wikipedia): "Nombre dado en Argentina, Uruguay y España a un tipo de manifestación pacífica en la que un grupo de activistas de Derechos Humanos se dirige al domicilio o lugar de trabajo de alguien a quien se quiere denunciar. Se trata de un método de protesta basado en la acción directa que tiene como fin que los reclamos se hagan conocidos a la opinión pública."

 No deja uno de asombrarse ante las reacciones de esta clase dirigente que nos malgobierna. Escucha uno a Mº Dolores de Cospedal, flamante secretaria general del PP, y le queda claro el porqué España está como está. Esta señora, que mensualmente se lleva a su casa unos 20.000.- euritos de nada, sin que le afecten las incompatibilidades, dice que "ir a casa de alguien, señalarlo y ejercer la violencia física ó verbal es un acto de totalitarismo y de nazismo ó de fascismo"... (?). Ahí queda eso.

A la señora Cospedal, que está muy claro no tiene problemas en su casa de paro, ni de desahucios, ni de hambre, no se le debería de olvidar que no todo el mundo está en su misma "agradable" situación; que en este país, "gracias" a cientos de políticos como ella, la pobreza está aumentando; que no hay muchos que ganen 240.000.- euros al año, como ella; y que los servicios sociales llevan ya un tiempo "desbordados" por el aumento de gente con necesidades que se está produciendo.

No, señora Cospedal, no. Que la gente, harta ya de votar para nada; harta ya de ir empobreciéndose cada dia más; harta  de no ver futuro para sus hijos: harta de comprobar cómo los chorizos entre la clase política aumentan vertiginosamente; harta de comprobar cómo, sea el PP, sea el PSOE, aquí cada uno mira su ombligo, y les preocupa poco lo que pase en la calle; harta ya de pasar hambre, de perder su casa, su dignidad y, muchos, hasta su vida,... Que la gente se manifieste por las calles, y puedan perder los nervios ante una dramática situación a la que no se ve signos de mejora, eso ni es nazismo ni es fascismo: es la prueba clara y palpable de que la paciencia se empieza a acabar, que se empieza a estar muy harto de unos políticos incapaces e insensibles a las necesidades de su pueblo; y que recen, usted y la gente como usted, para que todo esto no provoque  un estallido social que lleve a este país a una situación aún más dramática que la que ya se está viviendo.

Porque nazismo ó fascismo es condenar a miles de personas al paro, con la consiguiente destrucción de sus familias, de su estabilidad financiera, y de su futuro.

Porque nazismo ó fascismo es es dejar a miles de familias sin casa, viviendo en la calle, y encima debiendo aún dinero a los Bancos.

Porque nazismo ó fascismo es pretender que miles de familias vivan con 400.- euros al mes; miientras ustedes "disfrutan" de sus buenos sueldos mensuales.

Porque nazismo ó fascismo es situar a la clase política como una clase "privilegiada", que encima se regodea ante el común de los mortales de su situación.

Porque nazismo ó fascismo es que, mientras la mayor parte de la clase trabajadora, debe de cotizar 37 años para cobrar una pensión vergonzosa, a ustedes, el "staff" político, les baste con 8 años.

Porque nazismo ó fascismo es  robar de la caja pública, y que aquí nadie devuelva nada.

Porque nazismo ó fascismo es, precisamente, querer callar la boca de aquellos descontentos con la pavorosa situación política actual, y tratarlos como delincuentes, y no como simples ciudadanos que hacen uso de herramientas democráticas para manifestar su descontento.

Esto es una democracia, señora Cospedal. Mal parida y diseñada, es verdad; porque si esto fuera una verdadera democracia al uso, muchos de sus congéneres políticos, compañeros y/o contrincantes, estarían hoy en la cárcel, cumpliendo condena, y con el dinero a disposición de loso ciudadanos, como se espera de un país serio... Y no en la calle, riendo ante las cámaras, y con el dinero a buen recaudo... ¿Qué quiere, que encima les riamos las gracias?.



lunes, 15 de abril de 2013

Recuerdos de antaño

Yo me acuerdo de pequeño de los libros de Bruce Lee,
De mi televisión en blanco y negro,
De la panda oronda de mi padre sonriente,
De mi tío Manolo, con su sordez…

Yo me acuerdo siempre de mi madre,
De genio vivo, pero la mejor madre del mundo,
Protegiendo siempre su casa, sus hijos, su vida,
Lo que fuera menester.

Yo me acuerdo de mis tiempos de instituto,
De mi pandilla, de mis salidas por la calle,
De Andrés, de Paco, de Manuel,
De JJ, de Cantalejo, de León, de Nina,
De nuestras visitas a Los Gallegos,
De nuestros paseos por Real,
De nuestras quedadas, de nuestro barullo, de nuestras risas,
De nuestra razón actual de ser…

Yo aún me acuerdo de mis profesores de Instituto,
De aquellos tiempos ya tan pasados,
De las vivencias del adolescente enamorado,
De los primeros sentimientos de mi niñez…

Yo me acuerdo de tantas cosas, de tantos amigos,
De tantas vivencias, de tantas compañeras,
Que no quisiera sólo recordarlos;
Quisiera volverlos a ver…

viernes, 12 de abril de 2013

Siguen despidiéndose

Son tres. Tres más. Ó menos. Según, no lo sé. Tres compañeros más que incrementan las diabólicas cifras del paro; ó tres compañeros menos con los que contamos. Según, claro.

Ayer despedimos a los del "Cádiz Te Emplea"; a Lourdes, Luis y Javier. Dos años, sólamente dos años nos han acompañado. Que sí, que es verdad, que esa es la duración del programa, y que dos años han estado, y que le quiten lo bailao, tal y como está la cosa... Pero esto, como ya dije una vez, ó lo leí, ó me lo dijeron, o yo que sé... es que esto es la sangría que no cesa. Que nos estamos deshabitando, que cada vez somos menos, que las despedidas empiezan a ser ya tan habituales que no sé si, en el fondo, nos queda aún alguna lágrima mísera por derramar.

Porque uno, en su ignorancia supina de las leyes que rigen el mercado de esta sociedad inmunda, insolidaria, estresante, lamentable... Uno, digo, no termina de digerir que la mejor forma de luchar contra ese virus del paro que todo lo azota sea, precisamente, disminuir la plantilla. Porque uno, que empieza a pensar muy seriamente en pulsar iracundo el freno de la marcha del planeta, y bajarse de este mundo sin rumbo, no entiende que ahora que hay que crear empresas, que hay que animar a la gente emprendedora, a tres personas encargadas de esa labor, de asesorar, de acompañar a quienes tanta falta hace, se vean, como tantos y tantos otros en los últimos tiempos, en la calle, engrosando unas cifras de paro que empiezan a ser, de verdad, vergonzantes...

Sí, hay pedido otro proyecto de esta misma índole, a la Junta, claro... Pero ya se sabe, que si la Junta no da, a lo mejor, porque como el que manda no es de su color; o como el que domina a nivel nacional es de otro partido, y entonces a este, que no es del suyo mismo, pues entonces porqué va a dar; porque todo sería, dicen, a lo mejor, a lo peor, otra cosa si los que mandaran pero que no mandan fuera del partido que gobierna, y no el opositor, que como no hay sintonía, porque y tú más, que nosotros hemos hecho, no como tú, que a ver donde están los fondos... Y así estamos, entre ERES y Bárcenas, entre aeropuertos sin uso, y fondos que desaparecen esfumados en el aire de la codicia, el egoísmo, la corrupción... Mientras casi seis millones de personas se van hundiendo en la desesperanza, en el agobio, en la negritud de un futuro muy incierto que los va degollando vivo...

Porque aquí, entre Lourdes, Luis y Javier; ó Luis, Javier y Lourdes... Entre ALPES y PIE; entre Arrabt y Maarifa, ó CulturCad, ó UPD, ó Avante, ó Génesis... llevamos ya demasiados años asistiendo a la diáspora de compañeros que van y vienen, que no permanecen, que desaparecen; que uno terminará, quizás, no tomándoles el cariño que hace el roze diario, para no sufrir en su alma tan blanda el dolor penoso de la despedida...

Son tres. Tres más. Ó menos. Según, no lo sé. Pero cada vez somos menos, las ausencias se disparan, y uno ya no sabe qué esperar de un país que poco a poco se sigue hundiendo en la miseria.

Adiós, compañeros.


jueves, 11 de abril de 2013

Conchi, y su Hospital

Esta es la semana de la nostalgia... Ayer les comenté que quería ir a la Casa de la Cultura, al acto que había sobre el Hospital de San Carlos. Y sí, allí estuve. Caras conocidas (Javier Cano, organizador; Antonio Romero, presidnete de la Federación de Vecinos "Isla de León"; Paco, de la misma Federación; Tito, ídem; y otros ex-alumnos míos...). Y como me esperaba, Conchi...

Hace años, unos cuantos años, Conchi pasó a ser en el imaginario popular mi... esposa. Ambos formábamos parte del APA del colegio Reina de la Paz, donde estudiaban nuestros respectivos hijos. Ella era la Presidenta, y yo... pues no recuerdo en aquellos entonces, si el vice, el tesorero, ... yo que sé (sepan ustedes que en cuestión de APA, este narrador ha ocupado todos los puestos posibles, incluido el de presidente...). Pasamos tantas horas juntos, teníamos tan buen rollito, pues que eso, que la gente pensába que estábamos casados. Ya ven, yo era reincidente en esas creencias: también me casaron con otra "histórica" del APA, Petri. En fin...

miércoles, 10 de abril de 2013

Jornadas sobre el hospital de San Carlos

Esta tarde quiero ir a la "I Jornada de Puertas Abiertas; Historia, presente y futuro del Hospital de San Carlos", organizado por el Grupo Municipal "Ciudadanos por la Isla", cuyo ponente es
Don Manuel Cano Leal, y que se va a celebrar en la Casa de la Cultura, en la calle Gravina, a las 19'00 horas.

Espero que sea un acto importante, en el que se debairá sobre la situación actual y la problemática que, desde hace tiempo, rodea a este Hospital. Ya saben que, hace ya casi justamente un mes, hubo en La Isla una manifestación masiva a favor del Hospital, para que de una vez la ciudad pueda contar con un equipamiento de esta importancia. Pasa el tiempo, los días, las semanas, y aquí no se mueve nada, aqui nadie sabe nada, por lo que me parece muy interesante mantener viva la llama de la protesta, la información, el debate sobre, especialmente, el futuro del Hospital.

Así que desde aqui invito a todos los que estén interesados a que no falten tampoco a este importante evento. Allí nos podremos ver, charlar, y conversar. Recuerden:


I Jornada de Puertas Abiertas; Historia, presente y futuro del Hospital de San Carlos
Casa de la Cultura, c/Gravina.
A las 19'00 horas.
 

martes, 9 de abril de 2013

Desesperanza...

Quedé con ella una tarde hace varios días, y fuimos a tomar un café. Hacía ya varios meses que no nos veíamos, el facebook y poco más, algún mensajito sólo... La vi triste, muy triste, fue un café amargo. "Se me acaba ya el paro, Carlos", me comentó. "Este mes"...

 Hemos trabajado juntos muchos años, en diferentes programas. Respondo por ella: es una excelente trabajadora, profesional, inteligente. Si hay algo que no sepa, y se necesita, lo aprende, sin ningún problema. Es seria, rigurosa, cumplidora, puntual. Un todoterreno, imprescindible. Pero la veo compartir conmigo ese café amargo, y no puedo evitar sentir  su agobio, su tristeza, su casi nula de esperanza en una mejoría cercana. Está la cosa mal, sí; muy mal. No sé qué decirle, la verdad. Claro que estando en el boquete profundo en que llevamos tiempo inmerso, la "cosa" ha de mejorar; pero, ¿cuándo?. ¿De qué le sirve a ella, a mi amiga, a mi compañera durante tantos años, que "no se sabe cuándo", la cosa va a mejorar?. Ella necesita que este sinvivir, que esta sinrazón de mundo en el que vivimos, mejore ahora. No dentro de tantos años...

La charla se extiende sobre sus hijos, sobre las clases que, pese a sus circunstancias, ella imparte gratuitamente a los vecinos de La Isla. Un embolado en el que yo la metí, que ella aceptó, y que sus alumnos, estoy seguro, agradecen. Porque sepan ustedes que antes de compañera laboral, ella fue profesora mía de varios cursos. La mejor de las profesoras que he tenido en mis muchísimos cursos recibidos de informática. Y el azar, la vida, el destino inexcrutable que siempre está acechándonos, nos hizo coincidir hace ya algo más de ocho años en mi actual destino, que, ¡oh, casualidad!, era también el suyo... Y hasta hace nada, año y pico, ahí estaba, conmigo, ayudándome, trabajando como la mejor que es en su especialidad, recordándome mi pastillita diaria, cuidando su plantita con amor y cariño, porque ya se sabe que los hombres somos unos desastres para esas cosas...

Me la llevo para ver si la animo algo a un paseo por la nueva calle Real, tranviada, que no conoce, y hago una pequeña tour turística para animarla: esta es la Iglesia de San Francisco, la Alameda, con su templete de música donde nunca suena música, el grandioso edificio consistorial, en obras que nunca han empezado, la Iglesia Mayor, como ves la calle no ha quedado mal, se puede pasear... Y la miro de soslayo, y la observo mientras no se da cuenta, y todo en ella es inquietud, desánimo, interrogantes, mientras mira con ojos curiosos esto y aquello, mientras piensa, supongo, que qué será de ella, de su familia, en los próximos meses, años,... en la vida; mientras pienso, agobiado, que porqué yo no nací ya millonario, ó director de alguna empresa importante, ó presidente, qué se yo, de alguna multinacional internacional, para poder ofrecerle a ella ese puesto de trabajo que tanto se merece.

Porque ella es mi amiga, y quiero que sepa que su desencanto es el mío, que la entiendo, y que quisiera saber cómo podría ayudarla. Ánimo, chica, no termines hundida en la deseperanza, porque tú, al contrario que otros, sí vales mucho.

A una amiga.


lunes, 8 de abril de 2013

Así no solucionan mis problemas!

Imputaciones, Monarquia y Modernidad

   
No lo entiendo, qué quieren que les diga. No entiendo ni a este país, ni a sus políticos, ni a sus periodistas,... Uno cierra los ojos, y hay veces que parece que España ha vuelto a la Edad Media, con sus reyes absolutos nombrados por Dios directamente, con sus condes, sus marqueses, y esa casta dirigente que se creía que así debía ser el mundo...

Se imputa a la infanta, y aquí entre determinada gente crece la indignación, el reproche, la censura hacia tal acto... ¿Porqué?. La familia Real que está, ¿por encima del bien y del mal?. ¿Sólo cuando se muera, y ante Dios, debe de rendir cuentas?. Es que es increible, la verdad... Ni les hace falta contratar abogado, ahí tienen al ¡fiscal! defendiéndolos... ¿Se convertirá este país alguna vez en una nación moderna, actual, adaptada a sus tiempos?. Esa igualdad "de todos los españoles" que tanto pregona la Constitución, que tanto repiten como monos nuestros ignorantes dirigentes, ¿se cumplirá alguna vez?. Qué pasa, ni el Rey ni su familia se pueden equivocar nunca?...

Es que ya es penoso escuchar que la Familia Real "no estará sometida a la Ley de Transparencia", como dijo una vez nuestra vice, la Saenz de Santamaría... O sea, que nos entendamos: la Casa Real recibe de los presupuestos, de todos nosotros, ¡seis millones de euros!, mil millones de pesetas,... y aquí como que se ve normal que no rindan cuentas del destino de esa enormidad de dinero... ¿Porqué?. ¿El Rey que es, un personaje distinto del resto de los ciudadanos, Jesucristo reencarnado, una especie de emperador resucitado, no de carne y hueso como el común..?. No lo entiendo, la verdad...

Y ahora que si la infanta por aquí, que si la infanta por allá, que es que la familia real no se qué, que si no puede ser que... A ver, señores y señoras, si espabilamos de una vez, coñ...!. Que es impresentable que en pleno siglo XXI, que en el 2013 en el que estamos, que en una democracia occidental, que en un país moderno, la Jefatura del Estado se ocupe por "herencia"... Leñe... Nadie puede estar exento de cumplir la Ley, nadie puede sentirse por encima de la Ley, nadie puede considerarse "exento" de cumplir la Ley... Sea el Rey, la infanta, ó, como suele decirse, el sursuncorda... Porque lo otro es retroceder en la historia, volver a la Edad Media, empobrecernos como sociedad, alejarnos de la modernidad, y volver a revivir esa época negra de señoritos y pobretones, para vergüenza propia y ajena... 

Y si el Rey, la infanta, el marido de ésta, ó el mismo sursuncorda, como he dicho, ha violado la Ley, que asuma las consecuencias, como cualquier ciudadano, ni más ni menos... No creo que otra cosa se espera de una democracia...

domingo, 7 de abril de 2013

Sabina

Me gusta Sabina. Mucho. Escribo esta entrada, y en los altavoces del ordenador suena "Vámonos pa'l Sur", una de las estupendísimas canciones de ese maravilloso disco que es "Dímelo en la calle", el de la portada de Joaquín como si fuera un boxeador...

Magnífico disco, con canciones de profundas letras, algo tristes, quizás, melancólicas, sentimentales,... Oigo "La canción más hermosa del mundo", y no exagero al escribir que casi, casi se me escapan unas lágrimas. ¡Qué letra tan buena, qué música más armoniosa, qué voz rotunda de Sabina biografiando su vida!. 



"Yo tenía un botón sin ojal, un gusano de seda,
medio par de zapatos de clown y un alma en almoneda,
una hispano olivetti con caries, un tren con retraso,
un carné del Atleti, una cara de culo de vaso,..."

¿Verdad que es hermoso?. Rimas sencillas, pero bonitas, que creo que nos lleva a todos a esos tiempos antaños de nuestra infancia, y nos hace desfilar por esa memoria de la que no se borra esas imágenes eternas de nuestra vida.

Pero tiene este disco muchas, muchas más canciones. Ahí está, por ejemplo, "Como un dolor de muelas", otro ejemplo de letra cuidada, del encaje de una canción en nuestra experiencia cotidiana; ó "El café de Nicanor", con el desfile de personajes peculiares, muy divertida. Y no han escuchado " Semos diferentes", con nuestro particular Torrente acompañándole?. Ahí la tienen, para que disfruten:


¿No es divertida?...

Este disco es el que suelo escuchar cuando voy, sólo, de paseo por la playa, por esa playita de Camposoto que después de este aguado invierno todos estamos deseando ya pisar... No sé, es un disco que me gusta escuchar en momentos de crisis, depre, tristeza, melancólicos,... Me gustan sus letras, su música, su sentido del humor, sus reflexiones, su desparpajo,..

Frente al cabo de poca esperanza arrié mi bandera,
si me pierdo de vista esperadme en la lista de espera,
heredé una botella de ron de un clochard moribundo,
olvidé la lección a la vuelta de un coma profundo.

Nunca pude cantar de un tirón
la canción de las babas del mar, del relámpago en vena,
de las lágrimas para llorar cuando valga la pena,
de la página encinta en el vientre de un bloc trotamundos,
de la gota de tinta en el himno de los iracundos.

Hermoso, verdad?...



jueves, 4 de abril de 2013

Del colegio, la infancia y otras cosas

Pues verán ustedes: aunque resulte increible, yo también fui, una vez, y hace muchísimos años, ¡un niño!. Ya ven...

Y claro, fui al colegio, como casi todos. Mi primer cole, que yo recuerde, fue una academia particular, en la calle Colón, de San Fernando; allí cursé mis primeritos estudios, hasta lo que era 2º de EGB. No me acuerdo del nombre de la academia, hace ya demasiados años. Sí que fui (lo siento), brillante, destacaba, lo que hizo que mi madre se planteara el cambio de colegio; y así aterrizé, con ocho años, en La Salle de la calle San Cristóbal. Tengo el vago recuerdo de que hube de hacer como una prueba de ingreso, en la que entre otras cosas, parece que tenía que saber la hora en un reloj; y permanece aún algo recóndita en mi memoria la imagen de estar sentado con mi madre en la mesa roja de la cocina, ella con reloj en mano, enseñándome las horas, los minutos,... Es algo que no se me olvida...

martes, 2 de abril de 2013

José Mª Rodriguez

Me encuentro esta mañana en el desayuno mañanero a mi amigo y compañero,  José Mª  Rodriguez, del que ya les he hablado en otra ocasión (ver: El Papelón).

Llegué yo antes, estaba devorando mi tostadita de tomate y aceite, cuando él se sentó en una mesa al lado, y tuvo la delicadeza y el gesto de, al verme, aproximarse y saludarme, lo que aprovechamos para charlar un poquito... Me contó que se jubila ya mismo, en unos días, así que está pasando sus últimos tiempos de funcionario de Diputación en activo; no lo sabía, aunque intuía que, por razones de edad, le quedaría ya poco para jubilarse. Aunque el contacto laboral lo perdimos hace ya un tiempo, sentiré saber que él ya no estará en esta casa; para mi, José Mª ha sido, cuando he disfrutado de su compañía laboral, un extraordinario compañero, siempre atento, colaborador, educado... Un buenazo, de verdad... Todo un caballero, de los pies a la cabeza.

Lo dije ya en mi anterior entrada sobre él, y siempre es bueno repetirlo: José Mª es una persona buena, un pedazo de pan, un excelente conversador, tiene una educación extraordinaria, una formación sólida, y una perpetua curiosidad por saber más e indagar de la historia de Cádiz, una de sus pasiones, de las que nos va ofreciendo pinceladas con las que nos hace disfrutar en su Blog "El Papelón".

Nos conocemos desde hace ya algunos años (tengan en cuenta que yo empiezo a acumular ya trienios y solera...), y desde el primer día, desde la primera vez que lo vi, no ha cambiado nada de su simpatía, de su buen hacer, de un comportamiento intachable que le hace a uno mejorar, si se le conoce, el concepto que pueda tener de la especie humana, que no siempre tiene un comportamiento admirable, reconozcámoslo... 

Pues en fin, que te vaya bonito, José Mª, que sabes que se te quiere y se te admira; que te vea más a menudo, para poder disfrutar de tu carácter alegre, tu simpatía y tu erudición. Que en esta nueva etapa que se te abre de la vida, la felicidad completa sea tu acompañante perpetuo. Y que muchas, muchas gracias, por haberme dejado conocerte. Un abrazo, amigo!.




lunes, 1 de abril de 2013

Mercedes

Sólo recuerdo eso, su nombre; los apellidos, no... Era delgada, morena, cuarenta y tantos años, supongo, de voz suave y melodiosa, y, me parece, ojos oscuros. Anoche daba vueltas en la cama, inquieto, nervioso, y no se porqué, se me vino ella a la cabeza. A pesar de que hace ya tantos años...

Mercedes fue mi profesora de Literatura en segundo ó tercero de BUP, allá por 1977 ó 1978 (el tiempo me va pasando factura...). Había dado clases en el extranjero, según nos contaba, y ahora había llegado al IES Isla de León, para encargarse de las clases de esa asignatura. Hicimos muy, muy buenas migas. Mercedes era una profesora extraordinaria, y a mi, como es de suponer, me encantaba la literatura, era una de mis asignaturas favoritas. Cuando estudiábamos a algún escritor, a algún poeta, ella nos introducía en su época, nos hablaba de lo que sucedía en aquel siglo, del ambiente, de las guerras, de la sociedad de aquellos entonces; y ya luego, estudiábamos su obra. 

Hacíamos bastantes comentarios de texto; y, aunque esté mal el decirlo, eso ha sido algo que siempre se me ha dado muy, muy bien (modestia aparte). Yo disfrutaba haciendo los comentarios, y Mercedes, me consta, disfrutaba leyéndolos. Y tanto es así que solía leerlos en voz alta, y me ponía como ejemplo ante los demás compañeros. Sus clases eran diferentes, amenas, divertidas. Disfrutaba de la literatura, y nos hacía disfrutar. No era, en absoluto, una profesora más; en los buenos días de primavera, cuando asomaba el sol, y estar encerrado en clase hubiera supuesto, casi, un suplicio, Mercedes nos sorprendía: llegaba a clase, nos ordenaba recoger los bártulos, y nos llevaba fuera, a los jardines del Instituto, a disfrutar del sol, de la hierba, del buen tiempo. Y allí, desparrramados en el cesped, a su alrededor, ella desplegaba toda su sabiduría, toda su felicidad, impartiendo una clase magistral sobre Bécquer, el Siglo de Oro, Cervantes, ó quien correspondiera. Lo recuerdo casi, casi, como si hubiera sido ayer.

Pocas veces he disfrutado tanto con una profesora, una persona tan espontánea, tan especial dando las clases, con tanta cercanía a sus alumnos. Y cuántas veces he echado de menos tener profesores de esa altura de miras, de ese saber estar, de esa delicadeza a la hora de impartir unas clases.

Sólo estuve, para mi desgracia, un curso con ella. Y bien que lo lamento... En aquel entonces, no supe decirle cuánto significó para mi. Pero mira por donde, anoche me vino al recuerdo. Y como creo que es de justicia tener un recuerdo para esos miles de profesores que aman su profesión, que la disfrutan, que la gozan, que la sienten,... aquí está mi pequeño homenaje, sencillo, íntimo, a una profesora, en mayúsculas, que amaba su profesión, y que tan buen recuerdo, pese a los años transcurridos, dejó en mi corazón.

Si alguna vez lees esto, Mercedes, e indagando en tus recuerdos te acuerdas de aquel alumno que tan bien hacía los comentarios de textos, que sepas que supiste inocular el veneno dulce de la literatura en quien esto escribe. GRACIAS.