martes, 2 de abril de 2013

José Mª Rodriguez

Me encuentro esta mañana en el desayuno mañanero a mi amigo y compañero,  José Mª  Rodriguez, del que ya les he hablado en otra ocasión (ver: El Papelón).

Llegué yo antes, estaba devorando mi tostadita de tomate y aceite, cuando él se sentó en una mesa al lado, y tuvo la delicadeza y el gesto de, al verme, aproximarse y saludarme, lo que aprovechamos para charlar un poquito... Me contó que se jubila ya mismo, en unos días, así que está pasando sus últimos tiempos de funcionario de Diputación en activo; no lo sabía, aunque intuía que, por razones de edad, le quedaría ya poco para jubilarse. Aunque el contacto laboral lo perdimos hace ya un tiempo, sentiré saber que él ya no estará en esta casa; para mi, José Mª ha sido, cuando he disfrutado de su compañía laboral, un extraordinario compañero, siempre atento, colaborador, educado... Un buenazo, de verdad... Todo un caballero, de los pies a la cabeza.

Lo dije ya en mi anterior entrada sobre él, y siempre es bueno repetirlo: José Mª es una persona buena, un pedazo de pan, un excelente conversador, tiene una educación extraordinaria, una formación sólida, y una perpetua curiosidad por saber más e indagar de la historia de Cádiz, una de sus pasiones, de las que nos va ofreciendo pinceladas con las que nos hace disfrutar en su Blog "El Papelón".

Nos conocemos desde hace ya algunos años (tengan en cuenta que yo empiezo a acumular ya trienios y solera...), y desde el primer día, desde la primera vez que lo vi, no ha cambiado nada de su simpatía, de su buen hacer, de un comportamiento intachable que le hace a uno mejorar, si se le conoce, el concepto que pueda tener de la especie humana, que no siempre tiene un comportamiento admirable, reconozcámoslo... 

Pues en fin, que te vaya bonito, José Mª, que sabes que se te quiere y se te admira; que te vea más a menudo, para poder disfrutar de tu carácter alegre, tu simpatía y tu erudición. Que en esta nueva etapa que se te abre de la vida, la felicidad completa sea tu acompañante perpetuo. Y que muchas, muchas gracias, por haberme dejado conocerte. Un abrazo, amigo!.




3 comentarios:

  1. Pues si, amigo Carlos, José Mª, ademas de una buena persona, es un encanto. Gran conversador. Hace tiempo que no hablo con él. Hoy mismo había pensado llamarlo, y entre unas cosas y otras se me ha ido el santo al cielo...
    Un erudito simpático y con "base". Tal vez por eso no llegó a más en esta Diputación dominada por gentes con la cerviz bien gacha, aduladores sin cuento, artistas de la nada y otras especies progresistas-basura. Es una suerte haberlo conocido y haberlo tenido como "compañero jefe".

    ResponderEliminar
  2. Lo conocí en 1985, querido Juanfran; él era el segundo de Bienestar Social, y asistió a mi toma de posesión como Director de la Residencia de Ancianos de La Línea. Y por ello, varias veces hicimos el camino juntos, Cádiz-La Línea. Después, perdí el contacto varios años; hasta que, felizmente, me lo reencontré a mi llegada al IEDT, desayunando juntos mis primeras semanas allí. Durante varios años volvimos a ser compañeros, hasta su marcha a otro Departamento.

    Y sí, te llena de alegría charlar con él: amno, divertido, erudito,... En fin, todo un señor.

    ResponderEliminar
  3. Corroboro todo lo expresado en vuestros comentarios, yo tuve la suerte de tenerlo como compañero en el IEDT, y desde el primer día, nos ofreció su ayuda, su apoyo, su protección, sus conocimientos, etc.

    Tanto él como su sobrino Javier, dos buenas personas que siempre las recordaré.

    Un Saludo, de un antiguo habitante de la antiguamente denominada calle del empedrador.

    Paco Lechuga.

    ResponderEliminar