jueves, 20 de junio de 2013

El FMI y los sueldos

Pues ya lo saben ustedes, hay que seguir agarrándose los machos, e incluso yo diría que, directamente, para que andar con tonterías: cortárnoslo... Ya sabrán las nuevas peticiones de esos impresentables del FMI (Fondo Monetario Internacional), reclamando, entre otras cosas, que hay que bajar los sueldos... Tal cual, como lo leen (http://economia.elpais.com/economia/2013/06/19/actualidad/1371629980_231310.html).

Oye, y se quedan tan panchos, tú... Hemos pasado, como bien muestra la viñeta de arriba, de darnos pena los "mileuristas", a, poco más o menos, tenerles envidia... Y  como los muñequitos de Duracell, y siguen, y sigues... Estos señores parecen que a lo que aspiran es a pagar sueldos de auténtica miseria, de forma que va a llegar el momento que casi va a ser más rentable NO trabajar que ir a trabajar. Estos señores, inútiles a más no poder, que se equivocan cada dos por tres (se equivocaron con las medidas impuestas a Grecia; se equivocaron al pedir medidas de austeridad; no supieron ver esta crisis que nos atenaza;...), resulta que piden bajadas de sueldos... de los demás, claro, no de ellos. Porque sería muy interesante que supiéramos el resto de los mortales qué sueldos cobran ellos; seguro, seguro, que ninguno de esos altos cargos y ejecutivos que con tanta facilidad aconsejan ó exigen qué deben de cobrar los demás, seguro, repito, que no son mileuristas, ¿verdad?. Ellos cobrarán sus buenos seis mil euros al mes, ¡ahí queda eso!, como mínimo, claro; que además como viajan tanto, añádanle dietas, indemnizaciones de todo tipo, kilometrajes, ... en fin, lo que se puedan imaginar. Y resulta, ¡oh!, que el problema no son esos seis mil euros multiplicados por... cienes y cientos de caras duras. No; el problemas son los que cobran mil ó poco más de mil. ¿Qué hacemos, los pasamos por la máquina de la verdad? (ó sea, pelotón de fusilamiento, sin más...).

Porque aquí nadie habla de bajar los precios, no; aquí nadie habla que cuando en España entra el euro, las cien pesetas pasan a convertirse en 166'386.- €, que muy encantados estaban los empresarios en esos tiempos, ganándose por la cara muchos euros extras, subiendo lo que valía cien pesetas, a 1 uero (ó sea, 166 pesetas)... No se quejaron, no, en aquellos entonces del subidón que pegó la vida, de cómo se hincharon de ganar dinero porque sí... Y nos hubiera encantado, a que sí?, haber oído entonces a estos sesudos dirigentes del FMI alertar sobre los perjuicios de esas ganancias descaradas de los empresarios, de que eso no podía ser bueno para el futuro de los trabajadores. Y no, oigan, nada de nada. 

Y tampoco dicen nada de los escandolosos sueldos de los políticos en España, muy por encima, además, de lo que se merecen por lo que hacen; ni de las dietas que cobran; ni de los privilegios que se han otorgado; ni del del excesivo número de ellos en España, comparándolo con otras naciones occidentales; ni de cómo cobran indemnizaciones por residencia en Madrid, pese a ser propietarios de pisos en Madrid... De eso tampoco opinan estos canallas, no.

Porque si sus sueldos (los de FMI, y los de los políticos) se bajaran a la mitad de los actuales, pues también eso supondría un ahorro para los cargados presupuestos de los diversos Estados, ¿verdad que sí?; porque si se suprimera, por ejemplo, el derecho a pensión vitalicia de quien ha sido ministros sólo unos meses, también habría un buen ahorro, ¿sí?. Ya saben que esto es lo que pasa en España: a un señor por el hecho de haber sido Ministro, ya tiene derecho a una pensión "v-i-t-a-l-i-c-i-a"... ¿De eso no tienen nada que decir los sesudos dirigentes del FMI?...

¡Cuántos impresentables habitan este mundo, señor, señor,...!

1 comentario:

  1. No sé que más se puede decir... Parece que quienes mandan y ordenan (banqueros, políticos, sindicatos) todo les entra por un oido y les sale por otro.

    ResponderEliminar