miércoles, 3 de julio de 2013

Las chicas de oro

No sé si ustedes saben que el domingo acabó el Campeonato de Europa de baloncesto... femenino. Y no sé si ustedes saben que la campeona fue... España.

La publicidad que se le ha dado a este importante evento es, sinceramente, bochornosa. Ya sabemos que en España gobierna la derecha (¡y bien derecha que está demostrando ser!)... pero es que vaya tela con la izquierda que sufrimos. Con el bombo y platillo que se le está dando de unos años para acá a la igualdad de sexos; con la miríada de millones de euros que se están gastando; con la casi vergüenza que está dando ya mirar a una chica que pasee con su minifalda al aire, no se le vaya a tachar a uno de troglodita poco más ó menos... resulta que la selección española de baloncesto femenino juega un Campeonato de Europa... y las televisiones ni se coscan. La única emisora que ha emitido sus partidos ha sido TDP (Teledeporte), y yo creo que ha sido porque le ha venido bien para "rellenar" su parrilla; que si no, a lo mejor pues tampoco...

¿Se imaginan ustedes que hubiera sido la masculina?. Alguna de las grandes cadenas lo hubiera emitido seguro, segurísimo; se le hubiera dado una publicidad enorme; y nos hubiéramos enterado sí, ó sí... Y aquí resultan que nuestras feministas de izquierdas, ni se coscan, ni protestan, ni dicen ni pío... Lo cual resulta además más curioso si tenemos en cuenta que han desperdiciado una ocasión buenísima para poner como los trapos a los del PP... Pues ni por esas...

Y si ustedes no han visto los partidos de este grupo de chicas de oro, vayan lamentándolo ya. ¡Vaya espectáculo!. Ha sido impresionante el juego que han hecho. Yo he visto todos sus partidos, y lo único que puedo hacer es darles las gracias por lo que han hecho. La entrega, la garra, el esfuerzo, el sacrificio, la sangre fría cuando era necesaria, ... ha sido espectacular, he podido disfrutar, como suele decirse, como un enano. Ver cómo defendían su aro en cada partido, como si les fuera la vida en ello; ver la superioridad que demostraban fuera cual fuera el rival (a Serbia, actual subcampeona del mundo, le metieron 19 puntos de ventaja...); ver esa ilusión con la que jugaban, esa camaradería, esa lucha sin cuartel, sólo merece mi reconocimiento, y quitarse el sombrero. ¡Vaya equipazo de lujo!.

Hay que nombrar, es justo decirlo, a su entrenador, Lucas Montelo, que ha leído perfectamente cada partido, y dicho a las chicas cómo debían de jugar. Todo en un tono amable, sin exabruptos ni malos modos, ni gritos, ni nada... Pero poniendo las cosas en su sitio cuando había menester: precisamente en el partido ante Serbia, después de que ésta rebajara cinco ó seis puntos la ventaja que le llevaba España, pidió un tiempo muerto, reunió a las jugadoras, las tranquilizó, y les soltó un: "dejaros de mariconadas, eh?", que fue un revulsivo cuando volvieron a la pista, y ya supieron mantener la diferencia de puntos que llevaban.

En resumiendo: gracias, chicas, por vuestro pundonor y ejemplo. Y a los que me leen, no se pierdan sus partidos el año que viene, que es el Campeonato Mundial. Tenemos un equipo que hace disfrutar.



1 comentario:

  1. Desde luego que no nos podemos quejar con nuestros deportistas, son estupendos. A ver si con esas ganas que ellas le ponen, el año próximo... el campeonato para ellas, para España.

    Buen sábado (a pesar del levante).

    ResponderEliminar