lunes, 12 de agosto de 2013

Empresarios y hosteleros

Si ustedes son asiduos lectores de estas páginas, ya sabrán que no soy muy amigo ni de empresarios, ni de hosteleros. Por motivos obvios, desconozco cómo son los de otros países de este mundo mundial; pero en el caso de los españoles, creo que hay pocos "gremios" que sean tan avaros, tacaños, egoístas, laeducados y poco profesionales. Tal y como leen...

Digo esto a raíz de algo que he escuchado esta mañana en la radio, y que me pone los pelos como escarpias... En San Fernando, donde vivo, resulta que hay hosteleros que proponen la ampliación del horario de apertura de su establecimiento por la noche, de forma que en vez de a las dos de la madrugada, puedan cerrar a las tres. Y tan pancho, oigan...

Verán, silentes lectores. Si estos hosteleros que tan generosos son con el ruido propio, con las molestias que ocasionan a los vecinos, con los follones que cualquier terraza provoca a su alrededor,... Si estos mamarrachos de hosteleros que lo único que miran son sus propios bolsillos y sus propias ganancias, importándoles un pito el descanso de quienes le rodean... son capaces de educar a sus clientes, pues, ¡perfecto!, nada que oponer. Pero como ellos dirán que sus clientes deben de venir "educaditos" de su casa, y que ellos sólo son dueños de un establecimiento, a ellos que... que le registren, ... Pues, entonces, como que no.

Enfrente de mi casa, por ejemplo, tengo un salón recreativo con algunas mesitas en la calle. Hasta la hora establecida (que son las dos de la madrugada, no entiendo bien el porqué...), como ustedes podrán imaginar, la única manera que tenemos de poder conciliar el sueño es cerrar las ventanas del dormitorio, porque sino es imposible descansar... Y en un invierno, bueno; pero en estos días de verano y de calor, imagínense ustedes lo que es intentar dormir con la ventana cerrada (no, no tenemos aire acondicionado...). Y todo ello, "gracias" a los clientes de la terraza, que haciendo gala del tradicional respeto español hacia el prójimo, pues ya saben: gritos, risas, conversaciones para sordos, saludos a todo volumen, ... En fin, lo normal en esta España de botarates, en las que el respeto por el otro siempre, siempre, brilla por su ausencia. O sea, literalmente yo me estoy "jodiendo" todas las noches para que el dueño de ese recreativo pueda ganarse la vida. ¿Y ahora quieren ampliar en una hora más las molestias a los vecinos?. ¿El resto de habitantes de este mundo para qué estamos aquí, sólo para que esta gente pueda ver aumentado sus ingresos?.

Como siempre, apelan a que así "crearían" puestos de trabajo, en una época tan difícil como la actual. Por supuesto, de las molestias a los vecinos ni mú. Digo yo que si convertimos San Fernando en un puticlub, con cañaillas y cañaillos paseando medio desnudos por la calle, y cobrando baratitos los "servicios", pues también se crearían "puestos de trabajo", ¿verdad?; y aumentaría la renta per cápita de la ciudad una barbaridad...

En fin, así son la mayor parte de los empresarios y hosteleros españoles. Mirando sólo sus bolsillos, explotando lo que pueden y más a sus trabajadores, mirando poco ó nada por el resto, con camareros que apenas tienen formación alguna, y algunos con una hechurita que a su lado los bandoleros de antaño eran verdaderos señoritos, exigiendo siempre más y más a administraciones y ciudadanos, e importándoles poco ó nada el bienestar ni de sus clientes ni de sus vecinos.

NO. Alto y claro: NO. Confórmense, que ya es, con su horario actual. Y muestren un poquito de respeto a quienes con ustedes conviven. Si así fuera, quizás otras cosas fueran posible. Mientras, no.



No hay comentarios:

Publicar un comentario