viernes, 2 de agosto de 2013

En Egipto

Pues sí, como pueden ustedes ver a su izquierda, a Egipto nos desplazamos este miercoles. Fue un viaje rápido, cómodo, e interesante. Mucho calor, sí, como se pueden imaginar. Y algo intranquilos, por la situación "movida" del país...

La verdad es que me gustó. El templo que visitamos, digo. Se llama "Abu Simbell", y es, como pueden observar en la siguiente foto, precioso, tanto por fuera como por dentro:





Los árboles que se ven pertenecen a un pequeño oasis que hay justo al lado...

Dividido en tres salas, y con una amable guía, nos quedamos ya algo impresionados sólo entrar: ante nosotros, orgullosos, podíamos distinguir varias figuras gigantes, en un completo silencio, que nos miraban amenazadoras, y que nos hacían retroceder miles de años en la historia. Hechas en piedra, de gran altura, llaman la atención la perfección de las tallas:

La segunda sala no es tan espectacular, pero no deja de ser bonita. En ella se pueden observar mosaicos y pinturas de una gran belleza, contando diversas escenas de la vida cotidiana de aquellos remotos tiempos, como pueden ver abajo:

Y ya la tercera y última sala es, verdaderamente, preciosa, con varias esculturas muy reales y bien hechas, una gran obra de artesanía, como pueden ustedes contemplar a su derecha. Toda una admirable obra egipcia, que casi emociona al contemplarla...

La verdad es que me esperaba algo mucho más grande y alto, más espectacular en cuanto a tamaño; pero no dejo de reconocer que el interior es una preciosidad...

Como íbamos acompañados de los amigos que formamos el grupo "Palillo y Tacón", y la visita al Templo no nos llevó mucho tiempo, aprovechamos para ver una de los joyas arquitectónicas de la provincia de Cádiz; y, a mi parecer, un monumento grandioso y no demasiado conocido fuera de sus fronteras: la Iglesia de San Miguel. ¡Qué lujo, oigan!. Yo ya la conocía desde hace algunos años; pero mis amigos, no. Y vaya si se quedaron impresionados con este pedazo de templo, una de las iglesias más bonitas, sin duda, de España. Vean si no: 


Si conocen la Iglesia de San Miguel, seguro que me darán la razón; si no la conocen, se lo aseguro: cuando la vean, se van a quedar con la boca abierta.... ¡Una joya, repito!.

Y este fue mi viaje de este miercoles pasado. A Jerez, naturalmente... ¿Qué creían?.


2 comentarios:

  1. Jajaja, en un primer momento te juro que pensé que te habías liado la manta a la cabeza y te habías marchado a Egipto. Claro que tal como están las cosas, pues mejor Jerez, sí señor. Me alegra que lo hayas pasado tan bien. Habrás tenido calor, pero desde luego nada que ver con Egipto. Y mucho más seguro Jerez, dónde va a parar :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Mª Carmen. Este templo está en el Parque del Retiro, de Jerez. Pero, ¿a que da el pego?.

    Saludos.

    ResponderEliminar