domingo, 29 de septiembre de 2013

Hoy es un buen día

Suele comentarse aquello de que "detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer"... Y en el caso que me ocupa, no puedo estar más de acuerdo.

Nos conocimos hace no muchos años,en el baile, cómo no. Eran (y son, claro), dos personas sencillas, educadas, de buen trato, algo serios, quizás incluso algo tímidos. A fuerza de nudos bailarísticos, de comidas compartidas, de actividades varias, empezamos ya a conocernos algo más, y a tener cada vez más y más trato. Hasta el punto de que hoy, sinceramente, forman parte de nuestros mejores amigos, con los que mantenemos una gran relación, y con los que salimos ya hasta con cierta frecuencia. Un día, nos abrieron la puerta de su casa, y hasta hoy...

Con él comparto mi afición al arte. Ambos somos "artistas", aunque de distintas áreas. El es un pintor como la copa de un pino, del que no me recato en elogiar su maestría con el pincel. Con ella, comparto la afición desmedida por la lectura, siendo como somos "devoradores" de libros; un vicio que siempre suele salir a la palestra en nuestras reuniones.

Son además, lo sé, seguidores de estas modestas líneas, de las que también hacen algún que otro comentario de vez en cuando. Aunque ustedes no los lean aquí, porque me suelen comentar en el Facebook, esa cosa tan moderna que va sumando adeptos como la espuma.

Me consta que, además de una mujer sencilla, espitirual, algo tímida, callada, lectora, incluso paciente, creo... me consta, digo, que es hasta buena cocinera, fíjense. Y lo digo yo, perpetuo admirador de quienes saben hacer cosas en las que soy un completo inútil... He probado alguna que otra delicatessen suya, así que hablo con cocimiento de causa... 

Sé que, además, ejerce de abuela orgullosa, feliz, encantada de serlo. Y es tanta su afición al baile que, como no podía ser menos, hasta tiene un hijo... bailador de tango, del que aquí les he dejado alguna que otra semblanza también.

Pero así es ella de polifacética: abuela, madre, esposa, bailarina, lectora, amiga de sus amigos... Una joya, sí.

Hoy es su cumpleaños (titantos, como suele decirse). Y yo no puedo menos que aportar mi granito de arena en tan feliz día. Porqué sé que me lee, y se lo agradezco, de verdad, sinceramente; y sé que le hará ilusión. De Ignacio, qué puedo decir que no haya dicho ya... Pero hoy es tu día, Mª Paz, y a ti va dedicada esta entrada y estas palabras, con todo el cariño del mundo, para darte las gracias por cómo eres, por ser compañera de baile, por ser mi amiga. Ya escribí una vez:

Veo tus cuadros, Ignacio,
y a Mª Paz en todos ellos reflejados;
porque quizás sólo hace falta los 100x160 centímetros del retrato
mirándonos majestuosa en ese paisaje cálido
de flores, montañas y campo
para poder decir orgulloso:
“Yo sí he amado”.
¡Feliz cumpleaños!, querida Mª Paz, amiga.


3 comentarios:

  1. Es importante contar siempre con buenos amigos, Carlos ,y sin duda, tú los tienes. Enhorabuena y felicidades a la cumpleañera, aunque no la conozca.

    Un abrazo y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, mil gracias ha sido un regalo precioso! Me ha encantado y lo recordare siempre.
    Sabes que tanto a Alicia como a ti os consideramos amigos del alma.Y esperamos que dure muchos años mas.

    ResponderEliminar
  3. Es un orgullo tener una hermana así.

    ResponderEliminar