sábado, 26 de octubre de 2013

La normalidad de los días

Pues signo de la normalidad que, afortunadamente, nos va llegando cada día que pasa, ayer nos acercamos a El Vagamundo, especie de café-teatro sito en el Palillero, de Cádiz. Nos habían invitado al concierto que allí iban a ofrecer, a las 21'30 horas, el grupo de música StereoShack, en el que toca mi sobrino Àlvaro, y del que ya les hablé hace no tanto tiempo (pueden recordar la entrada aquí)...

El caso es que, como ya les dije en su día, pues... me gustan. Son todavía muy jóvenes, claro; aún deben de madurar, ganar experiencia, terminar de afinar cosas, pero... creo, sinceramente, que van por muy buen camino. Ayer no era el escenario idóneo para lucirse, precisamente. Dense cuenta de las condiciones: un local pequeño, en el que la música, dado su volumen, casi retumbaba, ya que el escenario está pegado prácticamente a las mesas... No es el mejor sitio para un grupo de rock, claro. A pesar de lo cual, ayer ya tuve ocasión de escucharles en directo, varias canciones, no en Youtube, como cuando escribí ese artículo anterior. Y pese a los inconvenientes, ya digo, pues me gusta la música que hacen: pegadiza, sonora, potente, con buenos solitarios de guitarra....

Añádenle que además se han hecho con un grupo de "fans", cosa imprescindible hoy en día como ustedes comprenderán, y no se asombren que, de aquí a no mucho, vayan ustedes escuchando hablar de una nueva banda musical, joven, gadita, que hace una música interesante, repito, y que poco a poco se va abriendo camino en ese espinoso mundo musical. Y si no me creen, ahí llevan una  foto del club de fans en pleno apogeo disfrutador del espectáculo:


Después de concierto tan deleitoso, nos fuimos a cenar a La Gorda te da de comer, ahí en la calle Rosario, en el mismo sitio donde hace años estuvo El Pescador, creo recordar. Una buena cena, acompañado de Rosa y Mariano, nuestros cuñados, y padres de Alvaro, el guitarrista y compositor del grupo; de nuestros hijos; de la presidenta del Club de Fans, Marta, médica ya mismito, y hermana de Alvaro; y unos amigos... Una cena algo copiosa, quizás, pero tranquila y relajada, agradable.

Y hoy ya, visita al Àrea Sur de Jerez, a comprar ropa para la nueva temporada. No sé ustedes; pero a mi me sigue sorprendiendo que con, la crisis tan profunda que vive este país, haya tanta gente en cualquier centro comercial, y no sólo mirando, ojo, sino comprando y comiendo, porque luego no fue tan fácil encontrar un sitio donde apaciguar el hambre... En fin, las cosas de España, Andalucía y Cádiz.

Así que bueno, que uno está encantado de estas cosas, de escribirles, de que la rutina y la falta de sucesos anormales se vaya apoderando de mi vida...


No hay comentarios:

Publicar un comentario