viernes, 4 de octubre de 2013

Nos va a sacar del agujero nuestra ... madre

Reunión, ayer, de Comunidad... Bufff, ya saben, se lo imaginan, no?. Las reuniones de comunidad parecen aquellos sitios donde se manifiesta lo peor del ser humano; y así, el que es un imbécil en su casa, pero lo disimula, en la reunión de comunidad lo demuestra a su gusto. Y el que no osa levantar la voz en la intimidad, allí se siente como cerdo en el fango para decir tonterías en voz alta...

A lo que iba:  se trata de aprobar entre tres presupuestos la reforma del edificio... Bueno, es algo que no entiendo: hace pocos años se acabó ya una reforma integral de todo, se supone que para solucionar las muchas deficiencias que había. Parece que no se hizo bien, como siempre, y ahora hay que volver a hacerlo. Claro que es la tercera vez que se haría, porque ya hubo una primera que también fue una porquería... En fin, lo normal en España, ya saben, que uno paga una cosa, y le hacen un octavo de lo pactado, y encima, mal... Total, que hay que volver a rascarse el bolsillo en unas obras que, nuevamente, se harán mal, y así dentro de cinco años, tendré que volver a escribir sobre que el edificio hay que volver a reformarlo. España, en toda su génesis..

Bien, el caso es que en los últimos meses se había creado una comisión para ir recabando informes, opiniones, quejas, denuncias, etc de los vecinos. Y así llegamos al día de ayer; día en el que, como imaginarán, no se pudo aprobar nada, porque muchos vecinos, entre gritos, quejas, denuncias, malos modos, etc manifestaban ostensiblemente que su casa, poco más ó menos, se les iba a caer... Tiempo han tenido, claro, para hacerselo llegar a la gestoría que lleva nuestros asuntos, ó al Presidente; no lo han hecho, como es normal en esta España de flojos, pícaros, sinvergüenza, ladrones y putas (y putos, claro...)... Y la reunión, pues lo de siempre: gritos, interrupciones, malas caras, estupefacciones varias, asombros, tonterías de todo tipo y condición... España, vamos... Total, que nuevamente hay que llamar a las empresas interesadas para que rehagan los presupuestos incluyendo los desperfectos que vayan diciendo los vecinos, a los que habrá que ir visitando en cada casa para comprobar "in situ" los desperfectos varios...

Solucionado el primer punto, pasamos al segundo: ruegos y preguntas. Un vecino pide que los niños no jueguen al balón en el patio, porque no le dejan descansar con los balonazos que dan a las paredes. De hecho, desde hace ya muchos años, hay un cartel en dicho patio que lo prohíbe... Aquí salta ya la sangre española: pues mi hijo, digan lo que digan, va a seguir jugando con el balón en el patio (la chulería parece que va intrínsica en los genes del español...); pues a mi hijo que nadie le diga nada cuando moleste, que venga a mi (que soy el padre) y me lo diga a la cara; pues entonces donde van a jugar los chiquillos; pues... Ahora estamos ya en el siglo XXI, y no se lleva eso de los navajones albaceteños en la faja, que si no... Se lo imaginan, no?. O sea, pónganse en situación: usted ni se atreva a llamarle la atención a cualquier niño que a las dos de la madrugada esté dando balonazos en la pared de su casa; siéntese, tranquilo, sin irritarse, allí mismo, a la espera de que venga el papá, ó la mamá, ó... su puta madre, para decirle que su hijo está molestando; con las consecuencias que ya imagina, a que sí???:  "Que mi hijo molesta?. ¿Pero tú quién te crees que eres, gilipolla?. ¿A mi hijo le vas tú a decir que no puede jugar, cabrón?. ¡A que todavía te voy a dar un guantazo, malageeee!"...  Porque aquí es normal que a las dos de la madrugada, el "niño" esté molestando a los vecinos a balonazo limpio; y que se jodan esos vecinos "que no lo comprenden"... ¿Se sorprende alguién que con unos padres "asín", nadie sea capaz de llamarle la atención en la vía pública a quien, impunemente, lanza un papel al suelo, por ejemplo?. Anda que no te va a caer ná...

Un país agitanado, maleducado, encarado, irrespetuoso, bronco, egoísta, sin capacidad de exigir a los de arriba, pero permanentemente enfrentado al de al lado, chulo, incapaz de respetar al prójimo, siempre dispuesto a sacar la navaja para enfrentarnos, envidioso, criticón, ...

Como dice Pérez Reverte, nuestro flamante Académico de la Lengua: ¡Nos va a sacar de la crisis nuestra puta madre!. (http://www.finanzas.com/xl-semanal/firmas/arturo-perez-reverte/20130929/calvario-becario-6269.html)


3 comentarios:

  1. ¿Reunión de vecinos? Jo, menudo papelón, Carlos. ¿Por qué te crees que salí huyendo de mi piso y me vine a una casa? Y aún, aún así, hay problemas con los vecinos. Qué asquito, de verdad...

    Buen fin de semana, majete.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Mª Carmen, sí, para buscar una isla desierta, casi... Buen finde también.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo la suerte de vivir en una comunidad de vecinos (somo 16) en la que nunca ha habido problemas a la hora de resolver los diferentes temas que se van planteando. ¡Esto si que es suerte!... YA que lo que me cuentan amigos y compañeros sobre las reuniones llega al esperpento.

    ResponderEliminar