martes, 19 de noviembre de 2013

Negro, negro...

Pues, en fin, como qué quieren que les diga... Ya lo he comentado mismamente aquí, en otra entrada de hace no demasiado tiempo; pero es que esto pinta chungo, chungo...

Es que ahora la culpa del Prestige es del... cha-cha-cha, poco más ó menos. O sea, que nadie tiene la culpa, y que todos los españolitos deben de pagar de lo que nadie tiene la culpa. Ni la armadora, ni el capitán, ni los que malgobernaban en aquellos tiempos... Nadie!!!. En este país impera una justicia que se está especializando en sacar las castañas del fuego a la gente con dinero, y perseguir con saña al ladrón de una gallina, sin que en este caso el hambre y la necesidad vital sirva de atenuante.

Y es que, joder, no es sólo el Prestige... ¿Han visto ustedes a algún ladrón de esos que han esquilmando algún banco ó caja de ahorros, en la cárcel?. ¿A que no?. 

¿Han visto ustedes a alguno de esos políticos que se lo llevaban calentito a casa, mientras construían aeropuerto inútiles, estaciones desiertas, Palacios de Congresos sin abrir, ... en la cárcel?. Tampoco, ¿verdad?.

¿Han visto ustedes a algún dirigente político que haya "distraído" (?) dinero de los caudales públicos, y que haya sido, sorprendemente, pillado en falta, ya detenido, juzgado y condenado a la sombra?. No, parece que no, que tampoco...

Y así seguimos soportando estoicamente que sinvergüenzas que han hundido  cajas de ahorros, sigan en la calle; que caraduras sin idea de lo que era la gestión pública hayan gobernado como si esto fuera una república bananera; que sindicalistas de índoles varias no sepan llevar una contabilidad; que dos presidentes de una comunidad autónoma hayan despilfarrado miles de millones de euros en subvenciones para "amigos" sin que pase nada, sino todo lo contrario, y que ahí sigan en la vida política aplaudidos por tipos de su misma calaña...

Sí, esto pinta mal, muy mal. Con fiscales convertidos en abogados defensores de infantas y gente poderosa; con empresarios cuasi mafiosos pensando sólo en ganar "más, y más, y más,...", como en la famosa canción, mientras rebajan, con todo el morro del mundo, el sueldo de sus empleados; con una política y unos políticos contentos de estar saliendo de la crisis, a costa del hundimiento de la clase media trabajadora de este país; con un vertiginoso aumento de la desigualdad entre ricos y pobres; con millones de parados que, así pasen los años, no encuentran trabajo; con unos salarios que se van "normalizando" no ya en los mil euros, que menos, sino en los 800, como si esto fuera lo más normal del mundo;...

No tiene futuro ningún país, ninguno, en que robos, estafas, abusos, engaños, y todo tipo de tropelías y sinvergonzonerías no acabe con sus responsables en la cárcel; no tiene futuro ninguna comunidad en que la impunidad sea la única ley; no hay futuro en la no aplicación de la ley, en la inanidad contra aquellos que abusan de su posición; no hay futuro cuando nadie es responsable de nada, aunque todos sepan que se tirado a la misma basura miles y miles de millones de euros...

Negro, muy negro es el tiempo que nos queda.

1 comentario:

  1. Como siempre Carlos,eres extraordinario comentando y hablando claramente sobre los temas que publicas. Estoy contigo en todas tus manifestaciones sobre todos los asuntos que comentas. Un saludo, y como te darás cuenta te leo.

    ResponderEliminar